google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0 google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

Ómicron difunde un pesimismo mundial en cuanto a las celebraciones de Año Nuevo

El principal experto en enfermedades infecciosas de EE. UU., el Dr. Anthony Fauci, advirtió el lunes que con el aumento de la variante altamente contagiosa, Ómicron, "la situación empeorará antes de mejorar".


En Bélgica, muchos acudieron en masa a su centro de vacunas local para recibir sus vacunas de refuerzo y mantenerse a la vanguardia de las crecientes infecciones por Ómicron.
En Bélgica, muchos acudieron en masa a su centro de vacunas local para recibir sus vacunas de refuerzo y mantenerse a la vanguardia de las crecientes infecciones por Ómicron.

“No esperamos que las cosas vayan a cambiar en unos pocos días o una semana. Probablemente tomará mucho más tiempo que eso, pero es algo impredecible”, dijo.

Es la imprevisibilidad en cuanto a la nueva variante lo que mantiene a los gobiernos dudando y eligiendo estrategias muy diversas para hacer retroceder la pandemia.


El gobierno francés y el primer ministro británico, Boris Johnson, estaban evaluando los datos más recientes y la necesidad de contrarrestar el número récord de infecciones por COVID-19 con más medidas para mantener a las personas separadas en un momento en el que muchos desean estar juntos.


Pero con indicios de que Omicron podría ser una variante más suave a pesar de su extraordinaria capacidad para infectar a la gente, los políticos se vieron atrapados en un aprieto sobre si cancelar a otra festividad o apostar a lo seguro para asegurarse de que los sistemas de atención médica no colapsen.


Para complicar aún más las cosas, la falta de datos completos durante el fin de semana de Navidad hizo que fuera más difícil trazar el rumbo de Ómicron.


En Bélgica, la gente se enfrentó a su primera prueba real con varias medidas nuevas el lunes. Se prohibieron las compras en grupos grandes y se cerraron los cines y las salas de conciertos en un momento en que innumerables familias están de vacaciones juntas.


Las solicitudes para cerrar teatros y centros artísticos fueron objeto de críticas especialmente duras.


Las celebraciones comunales como los fuegos artificiales de Año Nuevo, que generalmente atraen a miles de personas en Bruselas, están canceladas. Las discotecas ya están cerradas y los restaurantes y bares deben cerrar sus puertas a las 11 p.m.


En Gran Bretaña, hay movimientos progresivos similares. Escocia planeó cerrar sus clubes nocturnos el lunes. Irlanda del Norte y Gales lo hicieron el domingo, aunque siguen abiertos en Inglaterra.


Incluso ese elemento básico de las celebraciones navideñas británicas, la transmisión de partidos de fútbol de la Premier League inglesa, está amenazado; pues la liga ha cancelado 15 partidos de fútbol en las últimas dos semanas y media, y podrían llegar más cancelaciones.


Las cifras de infecciones diarias en Gran Bretaña alcanzaron un nuevo máximo de 122.186 el viernes, pero no hubo cifras durante el largo fin de semana navideño.


Francia ha registrado más de 100.000 infecciones en un solo día por primera vez en la pandemia y las hospitalizaciones por COVID-19 se han duplicado durante el último mes. El gobierno del presidente Emmanuel Macron tuvo reuniones de emergencia el lunes para discutir sus próximos pasos.


Se espera que la intensificación de las vacunas sea suficiente. El gobierno está impulsando un proyecto de ley que requeriría que las personas se vacunen para ingresar a todos los restaurantes y muchos lugares públicos, en lugar del actual sistema de aprobación de salud que permite a las personas presentar una prueba negativa o una prueba de recuperación si no están vacunadas.


Este enfoque fragmentado, a menudo vacilante, es visible en gran parte de Europa. En Polonia, una nación de 38 millones donde la cifra diaria de muertos ahora a menudo supera los 500, los clubes nocturnos, ahora cerrados podrán reabrir en la víspera de Año Nuevo y el gobierno no estará dispuesto a ir en contra de los muchos votantes que se oponen a las restricciones y a las vacunas obligatorias.


En Italia, el gobierno no ha impuesto ninguna regla para las reuniones privadas; pero ha prohibido los eventos al aire libre en la víspera de Año Nuevo y los clubes nocturnos estarán cerrados hasta finales de enero.


Los Países Bajos han ido más lejos que la mayoría de los demás países europeos, cerrando todas las tiendas, restaurantes y bares que no son esenciales y extendiendo las vacaciones escolares en un nuevo período de confinamiento parcial.



ARTÍCULO POR: RAF CASERT EDICIÓN Y TRADUCCIÓN: ELIANA GONZÁLEZ MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page