google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0 google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

Hospitales comienzan a liberarse lentamente del último aumento de COVID-19 en EE. UU.

En los EE. UU., la cantidad de personas hospitalizadas con COVID-19 se ha reducido más de un 28 % en las últimas tres semanas, a unas 105.000 personas en promedio, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.


 Letrero del departamento de emergencias en Kootenai Health, en Coeur d'Alene, Idaho.
Letrero del departamento de emergencias en Kootenai Health, en Coeur d'Alene, Idaho.

Pero la disminución de la oleada de omicron ha dejado a su paso cirugías pospuestas, miembros del personal exhaustos e incertidumbre sobre si esta es la última gran ola o si se avecina otra.


“Lo que queremos es que Ómicron continúe disminuyendo, que no veamos surgir otra variante del virus por la que debamos preocuparnos y que empecemos a salir finalmente de esto”, dijo el Dr. Chris Beyrer, epidemiólogo de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg. Pero añadió: “Ya se ha demostrado que hemos estado equivocados dos veces; primero con Delta y luego con Ómicron. Eso se suma a la ansiedad y la incertidumbre de las personas y a la sensación de '¿Cuándo terminará esto?'”

Otro motivo de ansiedad son las hospitalizaciones por COVID-19 que ni siquiera son tan bajas. Están en un nivel visto en enero de 2021, en medio del aumento del invierno pasado.


Los hospitales sobrepasaron el aumento de Ómicron con fuerzas laborales que ya se habían agotado después de que muchos miembros del personal abandonaron la profesión, además de numerosos trabajadores de la salud que se enfermaron en masa. En algunos hospitales, se llegó a asignar personal de oficina para ayudar a hacer las camas.


Actualmente, muchos hospitales todavía están en modo de crisis, mientras trabajan para reprogramar a las personas cuyos reemplazos de cadera e incluso cáncer y cirugías cerebrales se pospusieron durante la crisis de Ómicron para liberar espacio en las camas y dejar que las enfermeras pudieran atender a los pacientes con COVID-19.


Incluso en Dakota del Norte, que constantemente se ha clasificado entre los primeros en el número de casos de COVID-19 en relación con la población, los hospitales han visto una caída dramática en los pacientes con el virus. Sin embargo, los ejecutivos de Sanford Health, con sede en Dakota, dijeron que sus hospitales todavía están llenos.


“Hemos estado trabajando duro durante un par de años aquí, pero no estoy seguro de sentir alivio”, dijo el Dr. Doug Griffin, vicepresidente y funcionario médico de Sanford en Fargo, Dakota del Norte. “La mayoría de nuestros cuidadores están atendiendo a otros pacientes. Todavía tenemos algunas personas muy, muy enfermas que ingresan por todo tipo de razones”.

En los 13 hospitales de Ohio de la Clínica Cleveland, el número de pacientes con COVID-19 se ha reducido a 280, por debajo del máximo histórico de la pandemia de alrededor de 1.200. Las cirugías comenzaron a retrasarse a fines de diciembre y la situación recién está volviendo a la normalidad, dijo el Dr. Raed Dweik, director del instituto respiratorio del sistema. La esperanza, dijo, es que este sea el último gran aumento y que los hospitales puedan comenzar a ponerse al día.


“Nuestras esperanzas se han visto frustadas a raíz de esto. 'Oh, este es el final de la pandemia y de este virus'”, dijo. “Cada vez que decimos algo como eso, el virus se ríe de nosotros y regresa con una nueva variante”.

El Dr. Craig Spencer, médico de la sala de emergencias de la ciudad de Nueva York, tuiteó hace una semana: “Acabo de trabajar 12 horas en la sala de emergencias durante un lunes ajetreado y no tuve ni un solo paciente con COVID-19, ni uno. Esto no ha terminado, pero al menos la situación es mucho mejor que hace unas pocas semanas”.


Spencer dijo el martes que tuvo otro turno libre de COVID-19 durante las horas nocturnas del viernes y el sábado.


Mary Turner, quien es presidenta de la Asociación de Enfermeras de Minnesota y trabaja como enfermera de la UCI de COVID-19, dijo que el número de pacientes sigue siendo alto porque "todas las demás personas que no fueron a sus citas o a sus seguimientos están regresando con todas sus demás condiciones.”


Si hay algún alivio, dijo Turner, es poder entrar a la habitación de un paciente sin tener que usar equipo de protección completo.


“Es como estar en el cielo” entrar y simplemente ponerse un par de guantes, dijo.

En el sistema de salud Beaumont Health de ocho hospitales en Michigan, la cantidad de pacientes con COVID-19 cayó a 250 el martes, por debajo del pico de 851 infecciones de Ómicron el mes pasado.


El Dr. Justin Skrzynski, médico de medicina interna que dirige un piso de COVID-19 en el hospital de Beaumont Health en Royal Oak, dijo que la atención a los pacientes ha vuelto a la normalidad en un 90 %, encontrando motivos para sentirse optimista al respecto. Skrzynski señaló que la combinación de vacunas e inmunidad contra infecciones deberían proporcionar cierta protección.


Pero agregó: “Creo que debe haber mucha conciencia de cuánto se ha degenerado la atención médica”.

Dijo que las enfermeras sujetas a abusos por parte de los pacientes han dejado la profesión en un gran número y que los costos han aumentado.


“En este momento, estamos haciendo mucho para apoyar financieramente el sistema de atención médica”, dijo, y señaló los miles de millones de dólares que el paquete de estímulo federal proporcionó para ayudar a los hospitales a enfrentar la pandemia. “Desafortunadamente, una vez que las condiciones cambien, creo que todos esos beneficios vencerán”.


ARTÍCULO POR: HEATHER HOLLINGSWORTH Y DAVE KOLPACK

FOTOGRAFÍA: YOUNG KWAK

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


Recent Posts

See All

Comentários


bottom of page