google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

Johnson del Reino Unido elimina las restricciones del COVID-19 en Inglaterra

El primer ministro británico, Boris, dijo el lunes que pondría fin a todas las restricciones por el coronavirus en Inglaterra, incluido el autoaislamiento obligatorio para las personas con COVID-19 y las pruebas gratuitas, lo que provocó el escepticismo de algunos científicos y opositores políticos.


El primer ministro británico, Boris Johnson, habla durante una conferencia de prensa para delinear el nuevo plan pandémico a largo plazo de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) del gobierno, en Downing Street en Londres, Gran Bretaña, el 21 de febrero de 2022.
El primer ministro británico, Boris Johnson, habla durante una conferencia de prensa para delinear el nuevo plan pandémico a largo plazo de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) del gobierno, en Downing Street en Londres, Gran Bretaña, el 21 de febrero de 2022.

El plan de "vivir con el COVID-19" de Johnson ha despertado la alarma de que es prematuro y dejará al país vulnerable ante nuevas variantes virales; pero el gobierno dijo que ha proporcionado más pruebas que la mayoría de los demás países y ahora debe reducir el costo.


El plan para deshacerse de las restricciones legales restantes es una prioridad para muchos de los legisladores del Partido Conservador de Johnson, cuyo descontento por su liderazgo plagado de escándalos ha amenazado su control del poder. Algunos críticos piensan que el plan también es un intento de desviar la atención de esos escándalos.


Gran Bretaña ha informado 160.000 muertes por COVID-19, el séptimo número de muertes más alto del mundo.


A medida que Hong Kong construye unidades de aislamiento y Europa mantiene las reglas de vacunación y distanciamiento social, Johnson se está moviendo para derogar cualquier requisito pandémico que afecte las libertades personales, diciendo que es hora de que el público asuma la responsabilidad.


Se apoyará aún más en el lanzamiento de vacunas de refuerzo, con el gobierno ofreciendo dosis de refuerzo adicionales a los más vulnerables, así como otras intervenciones farmacéuticas como tratamientos antivirales.


“Las restricciones suponen un alto costo para nuestra economía, nuestra sociedad, nuestro bienestar mental y las oportunidades de vida de nuestros hijos, y ya no tendremos que pagar ese costo”, dijo Johnson al parlamento. “Así que aprendamos a vivir con este virus y sigamos protegiéndonos a nosotros mismos y a los demás sin restringir nuestras libertades”.

Johnson dijo que el requisito legal de autoaislamiento para las personas que dan positivo por COVID-19 se eliminaran el 24 de febrero, mientras que las pruebas universales gratuitas finalizarán el 1 de abril.


Las administraciones descentralizadas de Escocia, Gales e Irlanda del Norte han establecido sus propias restricciones de COVID-19; pero la cantidad de dinero que tienen que gastar en las pruebas se derivará de las decisiones que tome el gobierno del Reino Unido.


La primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, fue mordaz en Twitter y escribió: "Permitir un desmantelamiento significativo de la infraestructura de pruebas construida en los últimos dos años sería una negligencia imperdonable dados los riesgos actuales".

Johnson dijo que se mantendría cierta vigilancia del coronavirus, lo que permitiría una respuesta rápida a nuevas variantes, las cuales podrían ampliarse rápidamente; pero citó el vínculo muy debilitado entre los casos de COVID-19 y las muertes debido a las vacunas, los antivirales y la menor gravedad de la variante Ómicron como información para su decisión.


"Solo porque sabemos que Ómicron es menos grave, las pruebas de Ómicron en la escala colosal que hemos estado haciendo son mucho menos importantes y mucho menos valiosas para prevenir enfermedades graves", dijo Johnson. "Eso tuvo un gran costo... Ahora debemos reducirlo".

Johnson dijo que las pruebas sintomáticas seguirían estando disponibles para los grupos en riesgo y el personal de atención social, y que trabajaría con los minoristas para permitir que cualquiera que quiera pueda comprar pruebas.


Gran Bretaña ha sido inusual al proporcionar pruebas de flujo lateral gratuitas a las personas que desean hacerlo durante meses. En contraste, el presidente de EE. UU., Joe Biden, ofreció pruebas rápidas gratuitas limitadas a los hogares por primera vez el mes pasado.


Los líderes de Escocia y Gales criticaron los planes de Johnson de reducir la disponibilidad de pruebas antes del anuncio, mientras que el líder de la oposición, Keir Starmer, también dijo que el plan estaba mal concebido.


"No podemos apagar el radar de Gran Bretaña antes de que se gane la guerra. 'La ignorancia es felicidad' no es un enfoque responsable ante un virus mortal", dijo el líder del Partido Laborista.


ARTÍCULO POR: ELIZABETH PIPER Y ALISTAIR SMOUT

FOTOGRAFÍA: TOLGA AKMEN

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


Commentaires


bottom of page