google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0 google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

La Casa Blanca dice que Rusia podría invadir Ucrania en una semana

La Casa Blanca dijo el viernes que podría producirse una invasión rusa de Ucrania dentro de la semana, posiblemente dentro de los próximos dos días, e instó a los estadounidenses a abandonar el país inmediatamente.


El presidente ruso, Vladimir Putin, asiste a una reunión por videoconferencia en la residencia presidencial del Palacio Konstantin en Strelna, en las afueras de San Petersburgo, Rusia, el miércoles 29 de diciembre de 2021.
El presidente ruso, Vladimir Putin, asiste a una reunión por videoconferencia en la residencia presidencial del Palacio Konstantin en Strelna, en las afueras de San Petersburgo, Rusia, el miércoles 29 de diciembre de 2021.

El asesor de seguridad nacional Jake Sullivan dijo que Estados Unidos aún no sabía si el presidente ruso, Vladimir Putin, había tomado la decisión de invadir; pero que ahora todos los elementos estaban listos para una incursión rápida.


El secretario de Defensa de Gran Bretaña visitó Moscú el viernes en otro esfuerzo por aliviar las tensiones sobre una posible invasión de Ucrania por parte de Rusia, que realizó juegos de guerra masivos cerca de su vecino e insistió en que el enfrentamiento con Occidente no fue “culpa de ellos”.


El viaje de Ben Wallace se produjo un día después de que la secretaria de Relaciones Exteriores británica, Liz Truss, sostuviera heladas negociaciones en Moscú para instar a Rusia a retirar más de 100.000 soldados cerca de Ucrania. Su homólogo ruso describió mordazmente las conversaciones como una “conversación entre sordos y mudos”.


Rusia dijo que no tiene planes de invadir; pero que quiere que Occidente mantenga a Ucrania y otros países exsoviéticos fuera de la OTAN. También quiere que la OTAN se abstenga de desplegar armas allí y que haga retroceder a las fuerzas de la alianza de Europa del Este, demandas que Occidente rechaza rotundamente.


Hablando al comienzo de sus conversaciones con Wallace, el ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, señaló que “la situación político-militar en Europa se está volviendo cada vez más tensa y que no es culpa suya”.


Señaló que los envíos de armas a Ucrania por parte de Estados Unidos, Gran Bretaña y otros aliados han contribuido a las tensiones y señaló el reciente despliegue de soldados británicos en Ucrania, preguntando por qué fueron enviados y cuánto tiempo permanecerían allí.


Hablando con los periodistas después de las conversaciones, Wallace señaló que los misiles antitanque que Gran Bretaña envió a Ucrania eran armas tácticas defensivas que no representan una amenaza para ningún vecino a menos que intente invadirlos. Dijo que las tropas británicas se desplegaron en Ucrania para ayudar a entrenar a su ejército para usar las armas británicas y se irán "muy pronto" después de cumplir esa misión.


Wallace describió las conversaciones como "constructivas y francas" y destacó las garantías de su homólogo ruso de que Moscú no tiene intención de atacar a Ucrania. Pero también enfatizó que la concentración de tropas rusas cerca del territorio ucraniano está claramente “más allá del ejercicio normal”, y explicó que aproximadamente la mitad de las fuerzas terrestres de Rusia se concentran alrededor de la frontera con Ucrania.


Reafirmó que una invasión rusa tendría “trágicas consecuencias” y enfatizó la necesidad de mantener contactos entre las fuerzas militares para prevenir incidentes.


“Lo que es increíblemente importante, especialmente en este momento con más de 100.000 tropas preparadas en las fronteras de otro país, es que no lleguemos a una posición de error de cálculo o escalada”, dijo Wallace. Hizo hincapié en que solo a través de “la capacidad de hablar entre nosotros en momentos de preocupación podemos allanar el camino para cualquier medida de desescalada”.

En una entrevista el jueves con NBC News, el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, repitió su advertencia de que cualquier estadounidense que aún se encuentre en Ucrania debería irse lo antes posible.


“No es como si estuviéramos tratando con una organización terrorista. Estamos lidiando con uno de los ejércitos más grandes del mundo. Es una situación muy diferente y las cosas podrían alocarse rápidamente”, dijo.

Biden planeó realizar una llamada con los líderes transatlánticos más tarde ese día.


Cuando se le preguntó si había algún escenario que lo impulsara a enviar tropas estadounidenses a Ucrania para rescatar a los estadounidenses, el presidente dijo: “No lo hay. Cuando los estadounidenses y Rusia comiencen a dispararse unos a otros estaríamos enfrentándonos a una guerra mundial”.


Hablando el viernes en una visita a Australia, el secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, no detalló las razones detrás de la última alerta de seguridad del Departamento de Estado que insta a todos los ciudadanos estadounidenses a abandonar Ucrania.


“Estamos en un momento en el que una invasión podría comenzar en cualquier momento y, para ser claros, eso podría ser incluso durante los Juegos Olímpicos”, agregó Blinken. Los Juegos Olímpicos están programados para finalizar el próximo 20 de febrero.

El ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, restó importancia al consejo de Estados Unidos para que los estadounidenses se vayan del país y dijo que Washington ha hecho llamados similares antes. Señaló que la situación sigue siendo volátil.


Continuando con su acumulación militar cerca de Ucrania, Rusia ha trasladado seis buques de asalto anfibio al Mar Negro, aumentando su capacidad para desembarcar infantes de marina en la costa.


Moscú ha anunciado simulacros de barrido en los mares Negro y Azov en los próximos días y ha cerrado grandes áreas para el transporte marítimo comercial, lo que provocó una fuerte protesta de Ucrania el jueves.


Kuleba expresó su esperanza de que Occidente reaccione al movimiento ruso y dijo que “hemos comprometido a nuestros socios para preparar una respuesta coordinada”.


El jefe militar de Ucrania, Valerii Zaluzhnyi, informó al presidente Volodymyr Zelenskyy el viernes que las autoridades planean incorporar rápidamente entre 1,5 y 2 millones de personas en entrenamiento para la reserva del ejército.


La concentración de tropas de Rusia incluye fuerzas desplegadas en el territorio de su aliado Bielorrusia para simulacros conjuntos masivos que involucran disparar munición real. Esos ejercicios entraron en una fase decisiva el jueves y se extenderán hasta el 20 de febrero. La capital de Ucrania se encuentra a unos 75 kilómetros (47 millas) al sur de la frontera con Bielorrusia.


Por su parte, la OTAN ha intensificado los despliegues militares para reforzar su flanco oriental, con el envío de tropas estadounidenses a Polonia y Rumania.


La Marina de los EE. UU. dijo el jueves que ha desplegado cuatro destructores de los Estados Unidos en aguas europeas. La Marina no vinculó directamente este despliegue con la crisis de Ucrania, pero dijo que los barcos brindan "flexibilidad adicional" al comandante de la Sexta Flota de EE. UU., cuya área de responsabilidad incluye el Mediterráneo, y operará en apoyo de los aliados de la OTAN.


El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, visitó una base militar en Rumania y elogió el despliegue en curso de 1.000 soldados estadounidenses adicionales que casi duplicarán su número actual allí. “Esta es una poderosa demostración de unidad transatlántica”, dijo Stoltenberg.


La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Maria Zakharova, respondió señalando que “la OTAN sigue aumentando su presencia cerca de las fronteras de Rusia y exacerba la situación en torno a Ucrania para crear un pretexto para eso”.


Rusia y Ucrania han estado atrapadas en un amargo conflicto desde 2014, cuando el líder ucraniano, amigo del Kremlin, fue expulsado de su cargo por un levantamiento popular. Moscú respondió anexando Crimea y luego apoyando una insurgencia separatista en el este de Ucrania, donde los enfrentamientos han causado la muerte de más de 14.000 personas.

Un acuerdo de paz de 2015 negociado por Francia y Alemania ayudó a detener las batallas a gran escala; pero las disputas regulares han continuado y los esfuerzos para llegar a un acuerdo político se han estancado.



ARTÍCULO POR: VLADIMIR ISACHENKOV

FOTOGRAFÍA: ALEXEI NIKOLSKY

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


34 views0 comments

Recent Posts

See All

Comentarios


bottom of page