google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0 google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

La emergencia sanitaria por COVID-19 podría terminar este año si se abordan las inequidades: OMS

El jefe de emergencias de la Organización Mundial de la Salud dijo el martes que lo peor de la pandemia de coronavirus (muertes, hospitalizaciones y cierres) podría terminar este año si se abordan rápidamente las enormes desigualdades en la distribución de vacunas y medicamentos.


Una enfermero camina para atender a un paciente infectado con el COVID-19 en la unidad de cuidados intensivos el 5 de enero de 2022.
Una enfermero camina para atender a un paciente infectado con el COVID-19 en la unidad de cuidados intensivos el 5 de enero de 2022.

El Dr. Michael Ryan, hablando durante un panel de discusión sobre la equidad de las vacunas organizado por el Foro Económico Mundial, dijo que "quizás nunca terminemos con el virus" porque tales virus pandémicos "terminan convirtiéndose en parte del ecosistema". Aún así “tenemos la oportunidad de poner fin a la emergencia de salud pública este año si hacemos las cosas de las que hemos estado hablando”, dijo.


La OMS ha criticado el desequilibrio en la vacunación contra el COVID-19 entre países ricos y pobres como una falla moral catastrófica. Menos del 10 por ciento de las personas en países de bajos ingresos han recibido una primera dosis de la vacuna contra el COVID-19.


Ryan dijo a la reunión virtual de líderes mundiales y empresariales que si las vacunas y otras herramientas no se comparten de manera justa, la tragedia del virus, que hasta ahora ha matado a más de 5,5 millones de personas en todo el mundo, continuaría.


“Lo que debemos hacer es llegar a niveles bajos de incidencia de enfermedades con la máxima vacunación de nuestras poblaciones, para que nadie tenga que morir”, dijo Ryan.

Ryan también se metió en el creciente debate sobre si el COVID-19 debe considerarse endémico, una etiqueta que algunos países como España han pedido para ayudar a vivir mejor con el virus, o aún una pandemia, lo que implica medidas intensificadas que muchos países han tomado para luchar contra la infección.


“La malaria endémica mata a cientos de miles de personas, al igual que el VIH endémico o la violencia endémica al interior de nuestras ciudades. Endémico en sí mismo no significa bueno. Endémico solo significa que estará aquí siempre”, dijo.

Los funcionarios de salud pública advirtieron que es muy poco probable que se elimine el COVID-19 y dicen que seguirá matando personas, aunque en niveles mucho más bajos, incluso después de que se vuelva endémico.


La panelista Gabriela Bucher, directora ejecutiva de la organización contra la pobreza Oxfam International, citó la “enorme urgencia” de una distribución más justa de las vacunas y la necesidad de una producción a gran escala. Dijo que los recursos para combatir la pandemia estaban siendo “acaparados por unas pocas empresas y unos pocos accionistas”.


John Nkengasong, director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de África, denunció el “colapso total de la cooperación y la solidaridad mundial” en los últimos dos años y dijo que era “totalmente inaceptable” que solo el siete por ciento de la población de África estuviera completamente vacunada. También trató de disipar la creencia entre algunos de que la reticencia a las vacunas está muy extendida en África, citando estudios que dicen que el 80 por ciento de la población del continente estaría lista para vacunarse si las vacunas estuvieran disponibles.


Los comentarios se produjeron en el segundo día de la alternativa en línea a la reunión anual del Foro Económico Mundial, que se pospuso por preocupaciones de salud por la pandemia.


En discursos en el evento, líderes mundiales como el primer ministro israelí, Naftali Bennett, discutieron los enfoques de la pandemia. Dijo que su país, que rápidamente lanzó una campaña de vacunación generalizada y que tiene una estrategia de estar “a la vanguardia en cuanto a los medicamentos y las vacunas” contra el COVID-19.


Citando investigaciones avanzadas en Israel, Bennett dijo: “Queremos ser los primeros en el mundo en saber cómo las vacunas y las nuevas variantes responden entre sí”.

Por otra parte, el primer ministro japonés, Fumio Kishida, dijo que su país tenía altos niveles de vacunación porque la sociedad valora la protección de los ancianos y vulnerables. Japón planea mantener estrictos controles fronterizos hasta finales de febrero. También dijo que estaba tratando de equilibrar las restricciones con mantener la economía abierta.


En una conferencia de prensa separada el martes, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que la variante Ómicron del COVID-19 “sigue barriendo el mundo” y dijo que se informaron 18 millones de nuevos casos de COVID-19 la semana pasada.



ARTÍCULO POR: JAMEY KEATEN EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ MÁS INFORMACIÓN LOCAL

33 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page