google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0 google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

La guerra de Ucrania está lejos de terminar mientras Rusia reanuda los ataques en Kiev

Tras el hundimiento de su buque de guerra más importante en el Mar Negro, Moscú advierte que la capital ucraniana podría convertirse en un objetivo una vez más.


Militares ucranianos caminan entre los escombros de edificios dañados después de un ataque ruso en Kharkiv, Ucrania

Las fuerzas rusas aceleraron el sábado ataques en Kiev y el oeste de Ucrania en un recordatorio violento para los ucranianos y sus partidarios occidentales de que todo el país sigue bajo amenaza a pesar del giro de Rusia para montar una nueva ofensiva en el este.


Dolido por la pérdida de su buque insignia en el Mar Negro e indignado por la supuesta agresión ucraniana en territorio ruso, el comando militar de Rusia advirtió sobre nuevos ataques con misiles en la capital de Ucrania. Funcionarios en Moscú dijeron que estaban apuntando a sitios militares, una afirmación repetida, y refutada por testigos, a lo largo de 52 días de guerra.


Pero el número de víctimas es mucho más profundo. Cada día trae nuevos descubrimientos de víctimas civiles de una invasión que ha hecho añicos la seguridad europea. Mientras Rusia se preparaba para la ofensiva anticipada, una madre lloró sobre el cuerpo de su hijo de 15 años después de que los cohetes impactaran en una zona residencial de Kharkiv, una ciudad al noreste. Un bebé y al menos otras ocho personas murieron, dijeron las autoridades.


En la región de Kiev, las autoridades ucranianas informaron haber encontrado los cuerpos de más de 900 civiles, la mayoría muertos a tiros, desde que las tropas rusas se retiraron hace dos semanas. El humo volvió a salir de la capital el sábado temprano cuando el alcalde Vitali Klitschko informó de un ataque que mató a una persona e hirió a otras varias.


El alcalde aconsejó a los residentes que huyeron de la ciudad a principios de la guerra que no regresen.


“No descartamos más ataques en la capital”, dijo Klitschko. “Si tienes la oportunidad de quedarte un poco más en las ciudades donde es más seguro, hazlo”.

No quedó claro de inmediato qué fue lo que impactó el ataque del sábado en el distrito Darnytskyi de Kiev. El distrito en expansión en el borde sureste de la capital contiene una mezcla de bloques de apartamentos de estilo soviético, centros comerciales más nuevos, grandes tiendas minoristas, áreas industriales y terminales ferroviarias.


El portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Igor Konashenkov, dijo que el objetivo era una planta de vehículos blindados. No especificó dónde está ubicada la planta, pero hay una en el distrito de Darnytskyi.


Dijo que la planta se encontraba entre varios sitios militares ucranianos atacados con "armas de largo alcance de alta precisión lanzadas desde el aire". A medida que EE. UU. y Europa envían nuevas armas a Ucrania, la estrategia podría tener como objetivo debilitar las defensas de Ucrania antes de lo que se espera sea un asalto ruso a gran escala en el este.


Fue el segundo ataque en el área de Kiev desde que el ejército ruso prometió esta semana intensificar los ataques con misiles en la capital.


Kiev fue uno de los muchos objetivos el sábado. La oficina del presidente de Ucrania informó ataques con misiles y bombardeos en las últimas 24 horas en ocho regiones que se extienden por todo el país.


El gobernador de la región de Lviv, en el oeste de Ucrania, lejos del este volátil y un área vista durante mucho tiempo como una zona segura, informó sobre ataques aéreos en la región por parte de aviones rusos Su-35 que despegaron de la vecina Bielorrusia.


En aparentes preparativos para su asalto al este, el ejército ruso intensificó el bombardeo de Kharkiv, la segunda ciudad más grande de Ucrania, en los últimos días. Además de matar a civiles, el ataque del viernes hirió a más de 50 personas, informó la oficina del presidente ucraniano.


El sábado, una explosión que se cree que fue causada por un misil envió a los trabajadores de emergencia a las inmediaciones de un mercado al aire libre en Kharkiv. Una persona murió y al menos 18 personas resultaron heridas, según los rescatistas.


“Todas las ventanas, todos los muebles, todo destruido. Y la puerta también”, relató atónita la residente Valentina Ulianova.

En el sureste de Ucrania, la golpeada ciudad portuaria sureña de Mariupol resiste, pero la situación es crítica, dijo la oficina del presidente ucraniano. Las fuerzas rusas han mantenido un bloqueo allí desde los primeros días de la invasión, y un número cada vez menor de defensores ucranianos ha resistido el asedio.


La captura de Mariupol permitiría a las fuerzas rusas en el sur, que llegaron a través de la península de Crimea anexada, unirse completamente con las tropas en la región de Donbas, el corazón industrial del este de Ucrania.


La batalla por el control de Mariupol ha tenido un costo terrible para los civiles atrapados y hambrientos. Los lugareños informaron haber visto tropas rusas desenterrando cuerpos de patios residenciales y prohibiendo nuevos entierros. No estaba claro por qué.


El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, pidió más armas occidentales y un embargo global sobre el petróleo ruso, y acusó a las tropas rusas que ocupan las ciudades ucranianas de aterrorizar a los civiles.


“Los ocupantes creen que esto les facilitará el control de este territorio. Pero están muy equivocados. Se están engañando a sí mismos”, dijo Zelensky en su discurso de video nocturno. “El problema de Rusia es que no es aceptado, y nunca lo será, por todo el pueblo ucraniano. Rusia ha perdido a Ucrania para siempre”.

También advirtió en una entrevista con CNN que “todos los países del mundo” deberían estar preparados para la posibilidad de que el presidente ruso, Vladimir Putin, pueda usar armas nucleares tácticas, un temor subyacente desde que comenzó la invasión de Ucrania el 24 de febrero.


Zelensky estimó que entre 2.500 y 3.000 soldados ucranianos murieron en la guerra y unos 10.000 resultaron heridos. La oficina del fiscal general de Ucrania dijo el sábado que al menos 200 niños han muerto desde el comienzo de la guerra y más de 360 ​​han resultado heridos.


Los rusos también tomaron cautivos a unos 700 soldados ucranianos y más de 1.000 civiles, dijo el sábado la viceprimera ministra ucraniana, Iryna Vereshchuk. Ucrania tiene aproximadamente la misma cantidad de tropas rusas como prisioneros y tiene la intención de organizar un intercambio con Moscú, pero exige la liberación de civiles “sin ninguna condición”, dijo Vereshchuk.



EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


20 views0 comments

Recent Posts

See All

Opmerkingen


bottom of page