google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0 google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

Iglesia de motociclistas de Ottawa vandalizada mientras el "Rolling Thunder" llega a su fin

Updated: May 2, 2022

La policía de Ottawa se encontró patrullando las calles del centro cada vez más vacías el domingo cuando la protesta "Rolling Thunder" cumplió con los planes de abandonar la capital de Canadá, pero la fuerza abrió una investigación después de que la escena del único evento formal del día fue desfigurada con un graffiti dirigido a los manifestantes.


Se ve grafiti en el exterior de la Iglesia de Motociclistas de la Ciudad Capital cuando la gente llega para el servicio dominical en Ottawa

A diferencia de febrero, cuando multitudes de manifestantes que se oponían a las medidas de salud pública de COVID-19 y el gobierno federal obstruyeron las calles de Ottawa durante semanas, el domingo por la tarde quedaron escasos rastros de las manifestaciones de este fin de semana.


Aproximadamente una docena de personas se concentraron en las afueras del Parlamento después de un servicio dominical por la mañana en la Iglesia cercana de Capital City Bikers’ Church, el último evento programado en el fin de semana.


El evento atrajo a cientos de fieles cuando la policía inició una investigación sobre el vandalismo que supuestamente tuvo lugar antes de la reunión.


Ciclistas, simpatizantes de la manifestación “Rolling Thunder” y otros fieles llegaron a la iglesia y descubrieron que su exterior de ladrillo había sido vandalizado con mensajes pintados con aerosol que incluían “fascistas” y “no hay refugio para el fascismo”.


El Servicio de Policía de Ottawa confirmó que está investigando “un incidente de actos maliciosos motivados por el odio en una institución religiosa” en Carillon Street, la misma donde se encuentra la iglesia.


Una banda de cuatro integrantes cantó conmovedoras canciones de rock cristiano mientras cientos de fieles, algunos con chaquetas de motociclista de cuero con banderas canadienses sobre los hombros, agitaban los brazos en el aire.


Familias, niños e incluso perros abarrotaron el edificio a oscuras, mientras los reflectores púrpuras y una imagen de Jesús en vitral iluminada por el sol exterior iluminaban el escenario interior. Un bar en la parte trasera de la iglesia pentecostal vendía refrescos, bocadillos y café, y una tienda vendía camisetas de Biker Church.


Los asistentes comieron perros calientes y socializaron en el estacionamiento una vez que terminó el servicio. La mayoría expresó sus intenciones de irse de Ottawa, aunque algunos indicaron que planeaban pasar a una posible protesta en Montreal o regresar a Parliament Hill.


Los participantes comenzaron a llegar a Ottawa el viernes por la tarde, atrayendo grandes multitudes a un centro de la ciudad que aún estaba nervioso después de la ocupación de tres semanas del “Convoy de la Libertad” en febrero.


Los organizadores de “Rolling Thunder” dicen que la manifestación se organizó para oponerse a los mandatos de vacunación contra el COVID-19, pero como en febrero, algunos manifestantes tenían una lista más larga de quejas.


“Queremos que Dios quite este gobierno y que se establezca un gobierno justo. Las personas a cargo de este gobierno son responsables ante Dios”, dijo.

Entre los últimos manifestantes que quedaron en Ottawa estaba Misty Brown, quien había viajado durante cuatro semanas desde la isla de Vancouver y llegó el viernes por la noche.


A diferencia de muchos en la protesta de este fin de semana, Brown no participó en las protestas de febrero, pero se unió a la manifestación de motociclistas para expresar su oposición a los mandatos de vacunas.


“Mi hija se vio obligada a vacunarse solo para poder conservar su trabajo. Ella no lo quería; pero tenía que pagar las cuentas”, dijo Brown. “Son nuestros cuerpos y deberíamos tener derecho a elegir”.

Una presencia policial más fuerte de lo normal permaneció alrededor de Parliament Hill, con oficiales patrullando las calles en parejas y oficiales de ordenanza de la ciudad multando a los autos.


Pero por lo demás, todo era como de costumbre en una tarde soleada, con turistas explorando la zona a pie o en bicicleta.


El desenlace pacífico se produjo después de que los residentes expresaran su preocupación de que las protestas se prolongarían durante semanas como lo hicieron durante el invierno. El jefe interino de la policía de Ottawa, Steve Bell, había indicado anteriormente que no se permitiría que esto sucediera, y se trajeron cientos de refuerzos de la RCMP, la policía provincial de Ontario y otras fuerzas municipales para reforzar las filas locales.



La policía de Ottawa realizó algunos arrestos durante el fin de semana, incluidos tres durante las principales manifestaciones del sábado.


La fuerza dijo que una mujer fue arrestada por agredir a la policía en Elgin Street, donde se llevó a cabo una gran manifestación de motocicletas, y un hombre fue arrestado por violar las condiciones derivadas de la ocupación del “Freedom Convoy” de febrero.


Otro hombre enfrenta varios cargos luego de presuntamente “empujar” una motocicleta OPP, que incluyen conducción peligrosa, agresión con un arma y violación de las condiciones derivadas de la última ronda de protestas.


Se emitieron más de 760 multas de estacionamiento y se remolcaron 39 vehículos desde la madrugada del viernes, dijeron funcionarios de la ciudad el domingo. Se han emitido otras diez multas por infracciones que incluyen ruido, fumar y orinar en público.



FOTOGRAFÍA: SEAN KILPATRICK

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


17 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page