google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0 google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

La incertidumbre se cierne en vísperas de la segunda vuelta presidencial francesa

El presidente francés, Emmanuel Macron, está en la primera posición para ganar la reelección el domingo en la segunda vuelta presidencial del país; pero su ventaja sobre su rival de extrema derecha, Marine Le Pen, depende de una gran incertidumbre: los votantes que podrían decidir quedarse en casa.


La incertidumbre se cierne en vísperas de la segunda vuelta presidencial francesa.
La incertidumbre se cierne en vísperas de la segunda vuelta presidencial francesa.

Una victoria de Macron en esta votación, que podría tener repercusiones de gran alcance para la dirección futura de Europa y los esfuerzos occidentales para detener la guerra en Ucrania, lo convertiría en el primer presidente francés en 20 años en ganar un segundo mandato.


Todas las encuestas de opinión de los últimos días apuntan a una victoria del centrista proeuropeo de 44 años, pero el margen sobre su rival nacionalista varía ampliamente, de 6 a 15 puntos porcentuales, según la encuesta. Las encuestas también pronostican un número posiblemente récord de personas que emitirán un voto en blanco o no votarán en absoluto.


Los territorios franceses en el extranjero permitieron que los votantes comenzaran a votar el sábado en puntos de votación que iban desde cerca de la costa caribeña en las Antillas hasta las sabanas de la Guayana Francesa en la costa sudamericana.


De vuelta en la parte continental de Francia, los trabajadores montaron un escenario el sábado debajo de la Torre Eiffel donde se espera que Macron pronuncie su discurso postelectoral, gane o pierda.


La primera vuelta electoral del 10 de abril en Francia eliminó a otros 10 candidatos presidenciales, y quién se convierta en el próximo líder del país, Macron o Le Pen, dependerá en gran medida de lo que hagan los partidarios de los candidatos perdedores el domingo.


La pregunta es difícil, especialmente para los votantes de izquierda a quienes no les gusta Macron pero tampoco quieren ver a Le Pen en el poder. Macron hizo varios llamamientos a los votantes de izquierda en los últimos días con la esperanza de obtener su apoyo.


“Piense en lo que decían los ciudadanos británicos unas horas antes del Brexit o (la gente) en los Estados Unidos antes de que ocurriera la elección de Trump: 'No voy a ir, ¿cuál es el punto?'. Les puedo asegurar que se arrepintieron al día siguiente”, advirtió Macron esta semana en el canal France 5. “Así que si quieren evitar lo impensable… ¡elijan por sí mismos!” dijo instando a los votantes franceses vacilantes.

Los dos rivales se mostraron combativos en los últimos días antes de las elecciones del domingo, chocando el miércoles en un debate televisado uno a uno. No se permite hacer campaña durante el fin de semana y las encuestas de aprobación están prohibidas.


Macron argumentó que el préstamo que el partido de extrema derecha de Le Pen recibió en 2014 de un banco checo-ruso lo hizo inadecuado para negociar con Moscú en medio de su invasión de Ucrania. También dijo que sus planes de prohibir que las mujeres musulmanas en Francia usen velos en público desencadenarían una "guerra civil" en el país que tiene la mayor población musulmana en Europa occidental.


“Cuando alguien te explica que islam es igual a islamismo es igual a terrorismo es igual a un problema, eso claramente se llama extrema derecha”, declaró Macron el viernes en la radio France Inter.


En su discurso de victoria en 2017, Macron había prometido “hacer todo” durante su mandato de cinco años para que los franceses “ya no tuvieran motivos para votar por los extremos”.


Cinco años después, ese desafío no se ha cumplido. Le Pen ha consolidado su lugar en la escena política de Francia después de renombrarse como menos extremista.


La campaña de Le Pen esta vez ha buscado atraer a los votantes que luchan contra el aumento de los precios de los alimentos y la energía en medio de las consecuencias de la guerra de Rusia en Ucrania. La candidata de 53 años dijo que reducir el costo de vida sería una prioridad principal si fuera elegida como la primera mujer presidenta de Francia.


Le Pen criticó la presidencia “calamitosa” de Macron en su último mitin en la ciudad norteña de Arras.


“Ni siquiera estoy mencionando la inmigración o la seguridad por lo que, creo, todos los franceses solo pueden notar el fracaso de las políticas de Macron… su historial económico también es catastrófico”, declaró.

El analista político Marc Lazar, jefe del Centro de Historia de Sciences Po, dijo que incluso si Macron es reelegido, “hay un gran problema”, agregó.


“Una gran parte de las personas que van a votar por Macron no votan por este programa, sino porque rechazan a Marine Le Pen”.Dijo que eso significa que Macron enfrentará un “gran nivel de desconfianza” en el país.

Macron ha prometido cambiar la economía francesa para hacerla más independiente y al mismo tiempo proteger los beneficios sociales. Dijo que también seguirá presionando por una Europa más poderosa.


Su primer mandato se vio sacudido por las protestas de los chalecos amarillos contra la injusticia social, la pandemia del COVID-19 y la guerra en Ucrania. Situaciones que obligaron a Macron a retrasar una reforma de pensiones clave, que dijo que relanzaría poco después de la reelección, para aumentar gradualmente la edad mínima de jubilación de Francia de 62 a 65 años. El presidente frances afirmó que que esa es la única forma de mantener los beneficios para los jubilados.


Las elecciones presidenciales francesas también están siendo seguidas de cerca en el exterior.


En varios periódicos europeos el jueves, los líderes de centroizquierda de Alemania, España y Portugal instaron a los votantes franceses a elegir a Macron sobre su rival nacionalista. Lanzaron una advertencia sobre “los populistas y la extrema derecha” que tienen a Putin “como un modelo ideológico y político, replicando sus ideas chovinistas”.


Una victoria de Le Pen sería un "momento traumático, no solo para Francia, sino también para la Unión Europea y para las relaciones internacionales, especialmente con Estados Unidos", dijo Lazar, y señaló que Le Pen "quiere una relación distante entre Francia y Estados Unidos".


En cualquier caso, el ganador del domingo pronto enfrentará otro obstáculo para gobernar Francia: una elección legislativa en junio decidirá quién controla la mayoría de los escaños en la Asamblea Nacional de Francia.



EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


Recent Posts

See All

תגובות


bottom of page