google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0 google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

La mayoría de los canadienses creen que ciertos trabajadores no vacunados deberían ser despedidos

Una nueva encuesta encontró que la mayoría de los canadienses están de acuerdo con que los trabajadores de ciertas industrias sean despedidos por negarse a recibir una inyección contra el COVID-19.


Casi el 65 por ciento de los encuestados apoyan el que los profesionales médicos sean despedidos si se niegan a vacunarse contra el COVID-19.
Casi el 65 por ciento de los encuestados apoyan el que los profesionales médicos sean despedidos si se niegan a vacunarse contra el COVID-19.

Según la encuesta de Angus Reid, alrededor del 70 por ciento de los encuestados cree que los empleados de las aerolíneas, los maestros de escuela, los socorristas y los profesionales médicos deberían ser despedidos si se niegan a vacunarse.


Instituto Angus Reid.
Instituto Angus Reid.

Cuando se trata de empleados de restaurantes, el 64 por ciento piensa que aquellos en esa industria deberían perder su trabajo si no tienen inyecciones al día.


Pero eso se reduce a aproximadamente la mitad de los canadienses cuando se les pregunta sobre el despido de trabajadores de pequeñas empresas y personas en la industria de la construcción.


En Ontario, el 71 por ciento piensa que los profesionales médicos que no estén dispuestos a recibir la vacuna deberían ser despedidos de sus trabajos, mientras que el 65 por ciento se siente así en Quebec, a pesar de la decisión de ambas provincias de dar marcha atrás en las vacunas obligatorias para los trabajadores de centros médicos a principios de este mes.


Según el especialista en bioética de la Universidad de Toronto, el Dr. Kerry Bowman, despedir a alguien por un mandato de vacunación es un enfoque extremo.


“Creo que cualquier persona en el sector de la salud debería, sin lugar a dudas, vacunarse; pero despedir a un trabajador es algo extremo y me preocupa que estén siendo demasiado duros con ellos”, dijo Bowman. “En algunos casos, creo que no entendemos realmente por qué los trabajadores de la salud no están siendo vacunados y me preocupa que estemos sentando un precedente muy difícil con esto”.

Bowman sugiere que debería haber una exploración del por qué un trabajador optaría por no vacunarse. También le preocupan aquellos en roles de liderazgo que adoptan una posición rígida con respecto al mandato de vacunación, dividiendo a los vacunados y no vacunados.


“Me preocupa que su tono sea de intolerancia. Me preocupa que con los vacunados y los no vacunados, realmente lo hayamos convertido en una especie de guerra de 'nosotros y ellos' ”.

Mientras tanto, continúan las preguntas sobre la priorización de Canadá para las vacunas COVID-19 después de que Health Canada aprobara las inyecciones de refuerzo de Pfizer para adultos de 18 años o más a principios de octubre. Dos de cada cinco de los encuestados dijeron que la atención debería centrarse en los refuerzos en el país, mientras que el mismo número trasladaría los recursos al extranjero para ayudar a los países de bajos ingresos con escasez de vacunas.


“Hemos descuidado por completo la pandemia mundial. La mayor amenaza para todos nosotros como canadienses es el virus que nos ataca desde un punto de vista global”, dijo Bowman. "Hay lugares en el mundo que casi no tienen vacunas y creo que centrarse en los refuerzos y la vacunación de los niños no es lo correcto en este momento".

En algunos otros hallazgos clave de la encuesta, el 52 por ciento de los canadienses están personalmente preocupados por contraer el virus y el 63 por ciento sigue preocupado por la posibilidad de que sus seres queridos contraigan COVID-19.



ARTÍCULO POR: NEETU SEUPERSADSINGH Y JULIE AROUNLASY EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ MÁS INFORMACIÓN NACIONAL

45 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page