google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0 google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

La ola de calor del verano pasado en BC y Alberta estuvo entre las más extremas

La ola de calor sin precedentes que asoló el oeste de América del Norte en junio pasado fue una de las más extremas jamás registradas a nivel mundial, según muestran nuevos análisis realizados por investigadores de universidades del Reino Unido.


Humo de los incendios forestales de BC se cierne sobre el centro de la ciudad mientras un peatón pasa caminando en Calgary, Alta., el jueves 15 de julio de 2021.
Humo de los incendios forestales de BC se cierne sobre el centro de la ciudad mientras un peatón pasa caminando en Calgary, Alta., el jueves 15 de julio de 2021.

El estudio publicado el miércoles en la revista Science Advances encontró que solo otras cinco olas de calor desde la década de 1960 fueron más extremas, en función de cuánto superaron el calor promedio del verano durante los 10 años anteriores.


El documento muestra que los extremos se están calentando a medida que aumentan las temperaturas con el cambio climático, dijo Vikki Thompson, investigadora asociada principal de la Facultad de Ciencias Geográficas y el Instituto Cabot para el Medio Ambiente de la Universidad de Bristol.


El estudio proyecta que alrededor de 2080, las olas de calor como la del verano pasado podrían tener una posibilidad entre seis de ocurrir cada año en el oeste de América del Norte a medida que empeoran los efectos del cambio climático causado por el hombre.


Las proyecciones son diferentes dependiendo de si se contiene el cambio climático global, dijo Thompson en una entrevista el miércoles.


“También incluimos los escenarios de emisiones más bajas en nuestros datos adicionales para que las personas puedan ver, si las políticas cambian, dónde podríamos estar”, dijo. “Y esa es una predicción mucho mejor; ya que se trataría de un evento de uno en 1.000 años para fines de siglo, si se redujeran las emisiones”.

El estudio cita el ejemplo de Lytton, en el interior del sur de British Columbia, donde se estableció un récord nacional de temperatura de 49,6 grados Celsius el día antes de que un incendio forestal de rápido movimiento destruyera gran parte de la comunidad.


El forense de BC atribuyó casi 600 muertes al calor desde mediados de junio hasta agosto, con 526 muertes en solo una semana entre el 25 de junio y el 1 de julio.


Los investigadores del Reino Unido observaron las temperaturas máximas diarias entre 1950 y 2021 durante dos semanas de calor extremo, del 24 de junio al 6 de julio, en un área que abarca Vancouver, Lytton y el sur del Pacífico Noroeste de EE. UU.


Se eligió esa área porque era la más calurosa dentro del área más grande del oeste de América del Norte que sintió la ola de calor, dijo Thompson.


El estudio encontró que la temperatura máxima diaria promedio más alta durante esas siete décadas fue de 39,5º C el 29 de junio de 2021. En los 10 años anteriores, la temperatura máxima promedio de los tres meses más calurosos de cada año fue de 23,4º C, dijo.


Los extremos de las temperaturas diarias en esa región el verano pasado fueron “mucho más allá de ese rango, eso fue bastante excepcional”, dijo Thompson.


Para comprender la ola de calor en un contexto global, los investigadores examinaron 230 regiones de todo el mundo, incluidas British Columbia y Alberta. Compararon las temperaturas más altas registradas en un solo día durante todo el año con el promedio de los tres meses más calurosos al año durante la década anterior, dijo Thompson.


La temperatura registrada en Alberta el 30 de junio de 2021 figura como el sexto calor más extremo desde la década de 1960, con una temperatura máxima de 36º C.


La máxima diaria de casi 50 °C en BC fue mucho más alta; pero no estuvo tan fuera de lo normal porque la provincia tenía una temperatura de referencia más alta que Alberta, dijo Thompson. La referencia en Alberta fue de 22 °C, agregó.


Una combinación de alta presión atmosférica y condiciones de sequía en gran parte del oeste de América del Norte ayudó a impulsar la ola de calor, dice el estudio.


Para obtener información sobre futuras olas de calor, los investigadores utilizaron modelos de sistemas terrestres que proyectaron eventos de intensidad similar en la misma área.


“Podemos mirar hacia el futuro y ver cuánto más probable es dentro de 100 años, y el modelo que usamos sugiere que sucederá uno de cada seis años, dentro de 100 años, por lo que cada década se espera una ola de calor así de extrema”, dijo Thompson, refiriéndose a las temperaturas en el oeste de América del Norte.

Los investigadores utilizaron el peor de los casos para el cambio climático, anotó.


“Pensando en los posibles impactos, queremos saber qué tan malo podría ser”.

Es probable que las personas que han experimentado calor extremo antes estén mejor preparadas para protegerse si vuelve a ocurrir, agregó Thompson.



ARTÍCULO POR: BRENNA OWEN

FOTOGRAFÍA: JEFF MCINTOSH

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


13 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page