google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0 google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

La tasa de vacunación COVID-19 en los niños sigue siendo baja en Canadá

Un miembro del Grupo de Trabajo de Inmunidad contra el COVID-19 dijo que el momento del brote de Ómicron en Canadá puede haber afectado la aceptación de las vacunas pediátricas, justo cuando los niños más las necesitan.


La tasa de vacunación COVID-19 en los niños sigue siendo baja en Canadá.
La tasa de vacunación COVID-19 en los niños sigue siendo baja en Canadá.

El 19 de noviembre de 2021 se aprobaron las dosis pediátricas de la vacuna COVID-19 de Pfizer para niños de cinco a 11 años y muchas provincias comenzaron a administrar las inyecciones la semana siguiente.


La experta en decisiones ante las vacunas, Kate Allen, advirtió desde el principio que los padres tardarían más en vacunar a sus hijos de cinco a 11 años que en vacunarse a sí mismos o incluso a sus hijos mayores; ya que los padres tienden a ser más cautelosos cuando se trata de niños pequeños.


Pero la tasa de vacunas es aún más baja de lo que esperaba, a pesar de que la evidencia sobre la seguridad de la vacuna para los niños ha sido positiva.


Luego de dos meses de la aprobación de las vacunas pediátricas, solo el 51 por ciento de los niños en ese grupo de edad han recibido al menos una dosis.


Eso se compara con más del 72 por ciento de los jóvenes de 12 a 17 años que recibieron al menos una inyección dos meses después de que la mayoría de las provincias comenzaran a ofrecerlas.


“Creo que la impresión que probablemente tuvo la comunidad de salud pública fue que habría una aceptación un poco más rápida de lo que ha sido”, dijo Allen, investigador postdoctoral en el Centro de Enfermedades Prevenibles por Vacunación de la Universidad de Toronto.

Datos de vacunación de Ontario COVID-19 (24 de enero de 2022)



Una razón podría ser que las provincias comenzaron a ofrecer dosis pediátricas de la vacuna justo cuando la variante Ómicron del COVID-19 comenzó a propagarse.


La variante altamente transmisible y relativamente menos grave ahora se ha extendido por las comunidades canadienses, lo que provocó un cambio importante hacia la oferta de vacunas de refuerzo para proteger a los adultos y las poblaciones mayores.


“Creo que hubo un enfoque real en ello y eso puede haberle quitado un poco de atención a la población de cinco a 11 años”, dijo Allen.

Eso ahora puede estar cambiando.


La semana pasada, el primer ministro Justin Trudeau advirtió que la tasa de vacunación entre los niños era demasiado baja y la directora de salud pública, la Dra. Theresa Tam, también expresó su preocupación.


“Tenemos que hacer lo correcto”, dijo Trudeau en una rueda de prensa la semana pasada. “Eso significa vacunar a nuestros hijos”.

La directora de salud pública, la Dra. Theresa Tam, también expresó su preocupación la semana pasada y sugirió que el gobierno debe investigar por qué más padres no eligen vacunar a sus hijos.


El Comité Asesor Nacional de Inmunización de Canadá ya recomendó que las personas con inmunodepresión moderada o grave reciban una cuarta dosis de la vacuna contra el COVID-19, al menos seis meses después de la tercera.


El pediatra Dr. Jim Kellner, que forma parte del Grupo de Trabajo de Inmunidad COVID-19, dijo que muchos gobiernos se han centrado en mejorar el acceso a las dosis de refuerzo para adultos frente a Ómicron, en lugar de promover las vacunas para los niños.


Él dijo que la variante Ómicron altamente transmisible también ha cambiado la percepción del público sobre la amenaza que representa el COVID-19, a pesar de que muchas jurisdicciones están viendo más niños hospitalizados con el virus.


Muchos padres tienen la impresión de que contraer Ómicron es inevitable, que una vacuna ya no evitará la transmisión y que, dado que los niños tienen un riesgo menor en primer lugar, no tiene sentido someterlos a la terrible experiencia de ser inyectados.


Pero Ómicron ha provocado un aumento en las hospitalizaciones entre los niños más pequeños de todo el país y las vacunas podrían prevenir los peores resultados, dijo Kellner.


Si bien los niños pequeños representan menos del dos por ciento de las hospitalizaciones relacionadas con COVID-19, la cantidad total de personas que necesitan atención se disparó a 10.588 desde el 17 de enero. Eso significa que más y más niños terminaron muy enfermos.


“Estos niños están lo suficientemente enfermos como para tener que ir al hospital”, dijo.

Si bien algunos niños son particularmente vulnerables porque tienen condiciones subyacentes, ese no es el caso de todos los que terminan en una cama de hospital. Kellner dijo que es difícil predecir cuáles serán los más afectados.


Hasta ahora, los funcionarios de salud pública y los políticos han reforzado el mensaje de que las personas deben vacunarse para proteger a sus comunidades; pero Kellner dijo que ese enfoque debería cambiar.


“La razón principal para que un niño sea vacunado es que los padres protejan a ese niño”, dijo.


ARTÍCULO POR: LAURA OSMAN

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


Recent Posts

See All

Comentarios


bottom of page