google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0 google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

Los expertos se muestran optimistas a medida que la pandemia del COVID-19 ingresa a su tercer año

A medida que la pandemia de COVID-19 llega a su tercer año, muchos expertos expresan un cauto optimismo de que Canadá ha superado la necesidad de confinamientos y los protocolos de seguridad generalizados que marcaron gran parte de los últimos 24 meses.


Este modelo gráfico muestra el virus que causa el COVID-19.
Este modelo gráfico muestra el virus que causa el COVID-19.

Pero después de dos años de lidiar con un virus impredecible, también dicen que debemos estar listos para adaptarnos en cualquier momento.

Si bien las hospitalizaciones y otros marcadores pandémicos parecen haberse reducido o estabilizado en todo el país, el virólogo Jason Kindrachuk dijo que no se puede considerar que la crisis del COVID-19 haya terminado hasta que desaparezca en todo el mundo.

“La historia de COVID-19 nos dice que debemos prepararnos para el potencial de otra variante de preocupación…. Al menos agradezcamos haber estado en esta situación antes”, dijo Kindrachuk, profesor asistente en la Universidad de Manitoba. “Ninguno de nosotros quiere dar un paso adelante y terminar teniendo que dar cinco o 10 pasos hacia atrás porque nos golpea lo que viene después”.

Las jurisdicciones comenzaron a levantar las medidas de salud pública durante el último mes, eliminando los límites en las reuniones sociales, los certificados de vacunación y los mandatos de uso de mascarillas.

La política de mascarillas de Ontario terminará en la mayoría de los lugares cerrados el 21 de marzo, dos años después del día en que la frontera entre EE. UU. y Canadá se cerró a los viajes no esenciales a medida que se propagó la cepa original del SARS-CoV-2.

Esta semana se acercan varios aniversarios de la pandemia; ya que muchos canadienses reflexionan sobre los eventos de marzo de 2020 que cambiaron la percepción del virus de un desconocido lejano a una amenaza real en América del Norte.

La llegada del COVID-19 a Canadá marcó el comienzo de un período de transformación marcado por órdenes de quedarse en casa y distanciamiento social, y los impactos de gran alcance del virus en los dos años transcurridos desde entonces han ido mucho más allá de las casi 40.000 muertes en todo el país, una cifra que, según algunos expertos, es probablemente mucho más alta.

La Organización Mundial de la Salud declaró la pandemia global el 11 de marzo de 2020, el mismo día que la NBA cerró su temporada después de que un jugador diera positivo. Ontario y Alberta declararon estados de emergencia el 17 de marzo, mientras que British Columbia y Saskatchewan lo hicieron al día siguiente.

Desde entonces, los avances científicos han dado paso a numerosas vacunas y terapias contra el COVID-19 para limitar la tensión en los sistemas de atención médica, lo que ha brindado a muchos expertos la confianza para sugerir que es probable que se eviten los confinamientos en el futuro. Una nueva variante podría retrasar el progreso; pero los expertos dicen que probablemente requeriría mutaciones significativas en el virus para provocar el regreso de las medidas más estrictas de marzo de 2020.

Raywat Deonandan, epidemiólogo de la Universidad de Ottawa, está animado por la forma en que las vacunas actuales han ofrecido una protección excepcional contra enfermedades graves incluso cuando el virus ha cambiado, al menos hasta su forma actual.

“Esto ya no es una crisis del virus que nos tiene a su merced”, dijo Deonadan. “Tenemos las herramientas para vivir una vida normal… pero es cuestión de gastar el dinero adecuado y tener la voluntad política para implementar esas herramientas en consecuencia”.

Deonandan dijo que "definitivamente" surgirán nuevas variantes a medida que la transmisión continúe en el mundo en desarrollo donde las vacunas son escasas.

“¿Serán preocupantes esas variantes? No lo sabemos”, añadió. “Pero tenemos plataformas de vacunas que pueden producir nuevas formulaciones muy, muy rápidamente”.

El Dr. Zain Chagla, experto en enfermedades infecciosas de la Universidad McMaster de Hamilton, dijo que si bien la ciencia ha evolucionado a un ritmo "increíble" desde 2020, la rapidez con la que las ondas Delta y Ómicron se arraigaron significa que la creación de inyecciones específicas contra dichas variantes a tiempo podría resultar ser algo difícil.

Sin embargo, dijo que otras tecnologías de vacunas están en marcha, incluidos los esfuerzos para crear una inyección de pan-coronavirus que podría proteger contra la cepa actual y lo que venga después.

“La próxima generación de vacunas COVID-19 en uno o dos años puede ser muy diferente... y puede complementar nuestras vacunas actuales al ayudar a prevenir infecciones y ser más estables contra las variaciones de este virus”, dijo Chagla.

A medida que se levantan las restricciones en Canadá, los mensajes de los líderes políticos y de salud pública han cambiado de énfasis, de contener el virus a aprender a vivir con él.

Ese cambio ha sido controvertido y algunos especulan que la presión política, no la ciencia, está dictando qué tan rápido ciertas jurisdicciones desechan las medidas.

Los expertos reconocen que muchos canadienses quieren volver a los estilos de vida previos a la pandemia; pero enfatizan que aprender a vivir con el COVID-19 a medida que pasa de una pandemia a una fase endémica no significa que el virus haya desaparecido.

Deonandan señala que las enfermedades endémicas como la varicela y el sarampión continúan circulando en niveles bajos y que las personas vulnerables siguen estando en riesgo.

“En un escenario ideal, la forma en que sería vivir con el COVID-19 es... niveles extremadamente bajos de endemicidad con brotes que no son una amenaza para la sociedad, el sistema hospitalario o para la mayoría de las personas”, dijo, y agregó que el COVID-19 sigue siendo peligroso para grandes segmentos de la población, incluidas las personas mayores y los inmunocomprometidos.

Kindrachuk dijo que se deben establecer sistemas para garantizar que los vulnerables no se queden atrás mientras la sociedad abandona las precauciones.

Eso significa que los gobiernos y los formuladores de políticas deben poder girar rápidamente y reintroducir medidas como mandatos de enmascaramiento si es necesario.

“Una parte fundamental de aprender a vivir con el virus es seguir aprendiendo sobre el virus en sí y adoptar recomendaciones y protocolos en torno a esa información”, dijo Kindrachuk. “Todavía no hemos llegado al punto en que este virus se haya vuelto endémico”.

SEGÚN LOS NÚMEROS:

Han pasado dos años desde que el COVID-19 fue declarado pandemia por la Organización Mundial de la Salud. Aquí hay un vistazo a la pandemia según las cifras en Canadá:

3,3 millones : el número total de casos de COVID-19 detectados en Canadá a partir de la primera semana de marzo.

37.229 : el número de muertes relacionadas con COVID-19 en Canadá hasta el 11 de marzo.

14.141 : la cantidad de muertes relacionadas con COVID-19 reportadas en Quebec, la jurisdicción canadiense que reportó el mayor número de muertes hasta el 11 de marzo.

5 : la cantidad de muertes relacionadas con COVID-19 reportadas en Nunavut, la jurisdicción canadiense que reportó el número más bajo de muertes hasta el 11 de marzo.

32'365.566 : canadienses de cinco años o más que recibieron al menos una dosis de la vacuna al 11 de marzo, el 89 por ciento de esa población.

30'919.011: Canadienses de cinco años en adelante completamente vacunados con dos dosis de la vacuna a partir del 11 de marzo, el 85 por ciento de esa población.

17'646.784: Canadienses con tres inyecciones al 11 de marzo, 48,5 por ciento de la población total.

91: El porcentaje de la población de Terranova y Labrador completamente vacunada al 11 de marzo, la tasa más alta del país.

70: El porcentaje de la población de Nunavut completamente vacunada al 11 de marzo, el más bajo del país.



ARTÍCULO POR: MELISSA COUTO ZUBER EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ MÁS INFORMACIÓN NACIONAL

Recent Posts

See All

תגובות


bottom of page