google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

Los hospitales de Toronto y Windsor abren clínicas de COVID-19 para niños

Dos hospitales de Ontario están abriendo clínicas COVID-19 específicamente para niños esta semana en un esfuerzo por lidiar con el aumento de infecciones que se espera que aumenten aún más a medida que los estudiantes regresen a la escuela.


Los hospitales de Toronto y Windsor abren clínicas de COVID-19 para niños en medio de un aumento en los casos.
Los hospitales de Toronto y Windsor abren clínicas de COVID-19 para niños en medio de un aumento en los casos.

El Hospital Regional de Windsor abrió su clínica pediátrica COVID-19 el martes, mientras que el Hospital Michael Garron en East Toronto planea reabrir su centro de evaluación para niños el miércoles.


En Windsor, el director de operaciones del hospital y el ejecutivo de enfermería dijeron que la instalación ha visto duplicar la demanda de pruebas pediátricas en las últimas semanas.


“Con la apertura de las escuelas, queríamos asegurarnos de tener la capacidad suficiente para manejar el aumento de la demanda porque esperamos que a raíz de cualquier posible exposición haya una mayor necesidad de exámenes”, dijo Karen Riddell en una entrevista.

La Clínica de Evaluación Médica Urgente Pediátrica del hospital, que abrió junto a su departamento de emergencias, ofrece pruebas de COVID-19, evaluación médica de atención de urgencia y vacunas a los menores de 17 años.


Riddell dijo que la clínica es necesaria porque la variante Delta más transmisible se está extendiendo en la comunidad, las restricciones de COVID-19 se han aliviado, los niños nacidos en 2010 o después aún no son elegibles para la vacunación y los deportes juveniles se han reanudado.


"Estamos preparándonos para lo peor; pero esperamos lo mejor", dijo Riddell. "Debemos tener en cuenta que el riesgo de exposición es ciertamente más alto que en el año escolar anterior".

La clínica contará con personal de enfermería y médicos que ayudarán a desviar a los pacientes más jóvenes del departamento de emergencias, dijo Riddell.


Las pruebas rápidas serán importantes para identificar y detener la propagación del COVID-19 entre los niños, dijo.


“Queremos asegurarnos de tener esa capacidad para el mismo día o para el día siguiente”, dijo. "Y para hacer eso, necesitábamos otro centro de evaluación".

Hubo una gran demanda de pruebas de COVID-19 cuando las escuelas se reanudaron en septiembre del año pasado, impulsadas en gran parte por los estrictos protocolos provinciales que requerían que los niños fueran evaluados si tenían ciertos síntomas.


Las familias en algunas áreas esperaron en fila todo el día para hacerse la prueba antes de que la provincia implementara un sistema de solo citas. La avalancha de pruebas también abrumaba a los laboratorios, que tardaban días en devolver los resultados en muchos casos.


Por otro lado, en el este de Toronto, el Hospital Michael Garron reabrirá su clínica pediátrica COVID-19 el miércoles en preparación para el regreso a la escuela y la mayor demanda de pruebas que se espera que traiga consigo.


El hospital lanzó la clínica a fines de septiembre del año pasado y espera ver el mismo nivel de éxito este año, dijo el Dr. Michael Charnish, médico de emergencias y codirector de la Zona de Evaluación Pediátrica ED COVID-19 del hospital.


“El año pasado nos dimos cuenta de que la población pediátrica de nuestra área necesita su propia área de evaluación, un lugar que sea adecuado para familias, donde puedan entrar y sea menos estresante”, dijo Charnish, y señaló que la clínica tiene su propia entrada.

Además de evaluar a los niños, la clínica también puede evaluar hasta cuatro miembros de una familia al mismo tiempo, dijo.


"Estas son evaluaciones reales, verificamos los niveles de oxígeno, hablamos con los pacientes y hacemos los hisopos", dijo Charnish. “Pero también tratará cosas diferentes al COVID-19, pues hemos podido detectar y tratar infecciones del oído y la faringitis estreptocócica".

La clínica también ofrecerá hisopos buco-nasales, que son mucho menos intrusivos que los hisopos nasofaríngeos, dijo.


El hospital dijo que pudo reducir los tiempos de espera en su departamento de emergencias el año pasado con la incorporación de la clínica infantil.


El programa ha tenido tanto éxito que la instalación espera convertirlo en un departamento de emergencias pediátricas permanente, dijo Charnish. El fin de semana pasado, dijo, las familias locales con sus hijos vinieron para hacer una lluvia de ideas sobre cómo hacer un departamento de emergencias adecuado para los niños.


“Esta semilla de una idea, esencialmente solo un área de evaluación de COVID-19, ahora está floreciendo en el concepto de una zona completa que es amigable para la familia y totalmente dedicada a una excelente atención pediátrica basada en la evidencia”, dijo Charnish.

Todavía no hay atención sin cita previa en las clínicas de Windsor y Toronto; pero ambos dijeron que los espacios para el mismo día y para el día siguiente se pueden reservar en línea o por teléfono.



ARTÍCULO POR: LIAM CASEY

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN LOCAL

23 views0 comments

Comments


bottom of page