google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0 google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

Los niños tenían un riesgo bajo de padecer un COVID-19 grave al comienzo de la pandemia

Los casos graves de COVID-19 fueron muy raros entre los niños canadienses durante las primeras oleadas de la pandemia, según un nuevo estudio realizado por investigadores que advierte que los hallazgos no deben tomarse como una razón para no vacunar a los más jóvenes.



El estudio fue publicado el lunes por la Canadian Medical Association Journal y analizó 264 casos notificados de niños hospitalizados en Canadá entre el 25 de marzo y el 31 de diciembre de 2020, antes de que surgiera la variante Delta más infecciosa.


De esos casos, el 43% había sido hospitalizado por otro motivo, como una fractura, y solo después de su ingreso se conoció el resultado positivo. Casi 34.000 canadienses de todas las edades fueron hospitalizados durante el mismo período de tiempo.


"Si miras las cifras en total, son solo 150 niños hospitalizados con COVID-19 durante las dos primeras oleadas aquí en Canadá", dijo la coautora principal del estudio, la Dra. Fatima Kakkar, del Hospital Ste-Justine de Montreal. "Estos son números muy pequeños cuando se comparan con lo que ha sucedido en los adultos".

El estudio se realizó antes de la aparición de la variante Delta más infecciosa, que ahora representa la mayoría de las infecciones por COVID-19 en Canadá.


La investigación también se llevó a cabo antes de que se autorizaran las vacunas COVID-19 para jóvenes de 12 años o más. De los casos estudiados, 77 involucraron a niños de 13 a 17 años. Pfizer ha dicho que tiene la intención de solicitar la autorización pronto para una vacuna destinada a niños de 5 a 11 años.


Los investigadores originalmente creían que los niños pueden tener un mayor riesgo de enfermedad grave; ya que se ven infecciones respiratorias de gravedad frecuentemente en la población pediátrica.


Entre los 150 niños ingresados ​​directamente a causa del coronavirus, los síntomas más comunes fueron fiebre (70 por ciento) y tos (34 por ciento). La mitad tenía una forma grave de la enfermedad, el 21% ingresó en cuidados intensivos y el 13% necesitó asistencia respiratoria o cardíaca.


Los investigadores añaden que recientemente se ha demostrado que más del tres por ciento de los niños canadienses, una cifra alta entre todos los grupos de edad en el país, tienen anticuerpos contra el COVID-19, lo que indica que han estado expuestos al virus.


Pero el número relativamente pequeño de admisiones pediátricas muestra que los niños tenían infecciones menos graves que los adultos, a pesar de que estaban potencialmente infectados con más frecuencia, dijo Kakkar.


En general, el 39 por ciento de los niños y jóvenes hospitalizados por COVID-19 tenían al menos una comorbilidad y los que tenían una enfermedad grave tenían más probabilidades de tener una condición de salud subyacente que incluía obesidad, problemas neurológicos o respiratorios.


“A menudo hablamos de niños que tienen comorbilidades y que están más enfermos, (…) pero el 60 por ciento no tenía una comorbilidad”, dijo. “Eran niños sanos que fueron hospitalizados por la enfermedad. Por otro lado, cuando observamos la gravedad, los casos más graves se dieron en niños que tenían comorbilidades, como obesidad o trastornos importantes del neurodesarrollo”.

Las muertes de niños infectados con COVID-19 también fueron muy raras, lo que confirma los hallazgos de otros estudios.


Pero incluso con las conclusiones alentadoras, los padres no deben adoptar una falsa sensación de seguridad y no vacunar a sus hijos, dijo Kakkar, dado que los niños con buena salud también terminan en el hospital.


“No sabemos, entre estos niños que gozan de buena salud, cuáles serán los más enfermos, y sabemos que cuando tenemos una enfermedad grave, tenemos consecuencias”, dijo Kakkar. "Un niño intubado en cuidados intensivos necesita meses de rehabilitación y, lamentablemente, no podemos predecir qué niño entrará en esa categoría".

Un niño no vacunado también tendrá más probabilidades de continuar la propagación del virus dentro de su propia familia y amigos.


También señaló que la variante Delta es mucho más transmisible y actualmente está causando estragos entre los adultos no vacunados.


“No quiero desalentar en absoluto a los padres de que vacunen a sus hijos”, dijo. “Realmente tenemos que velar por el bienestar total de los niños: ¿qué les permitirá tener una vida normal, hacer actividades, practicar deporte o ver a sus amigos? Es la vacunación".

Aún así, Kakkar dijo que los beneficios de asistir a la escuela y ver amigos son esenciales para el desarrollo.


"Hay mucha ansiedad entre los padres sobre el riesgo del COVID-19 en los niños", dijo Kakkar. "Es importante tranquilizar a los padres, no es la misma enfermedad que en los adultos, (así que) espero que les permita a los niños vivir una vida un poco más normal".


ARTÍCULO POR: JEAN-BENOIT LEGAULT

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


15 views0 comments

Comentarios


bottom of page