google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0 google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

Los rusos mantienen la presión sobre Mariupol tras el ataque al hospital

Los civiles atrapados dentro de Mariupol buscaban desesperadamente comida y combustible mientras las fuerzas rusas continuaban bombardeando la ciudad portuaria el jueves en medio de la condena internacional por un ataque aéreo el día anterior que mató a tres personas en un hospital de maternidad.


Los rusos mantienen la presión sobre Mariupol tras el ataque al hospital.
Los rusos mantienen la presión sobre Mariupol tras el ataque al hospital.

Funcionarios occidentales y ucranianos calificaron el ataque al hospital en Mariupol como un crimen de guerra por parte del Kremlin. Mientras tanto, las conversaciones de más alto nivel celebradas desde que comenzó la invasión hace dos semanas no arrojaron ningún progreso, el número de refugiados que huían del país superó los 2,3 millones y Kiev se preparó para una embestida, su alcalde se jactó de que la capital se había convertido prácticamente en una fortaleza protegida por civiles armados.


Más de 1.300 personas han muerto en el asedio de 10 días a la gélida ciudad de Mariupol, según la viceprimera ministra Iryna Vereshchuk.


Los residentes del puerto marítimo del sur, de 430.000 habitantes, no tienen servicio de calefacción ni teléfono y muchos no tienen electricidad. Las temperaturas nocturnas están regularmente por debajo del punto de congelación y las diurnas normalmente rondan justo por encima. Los cuerpos están siendo enterrados en fosas comunes. Las calles están llenas de autos quemados, vidrios rotos y árboles astillados.


Las tiendas de comestibles y las farmacias fueron vaciadas hace días por personas que irrumpieron para obtener suministros, según un funcionario local de la Cruz Roja, Sacha Volkov. Está funcionando un mercado negro de verduras, no hay carne disponible y la gente está robando gasolina de los coches, dijo Volkov.


Los lugares protegidos de los bombardeos son difíciles de encontrar, con sótanos reservados para mujeres y niños, dijo. Los residentes, Volkov, se están enfrentando entre sí: “La gente comenzó a atacarse entre sí por comida”.


El departamento de bomberos local y la Universidad Técnica Estatal de la ciudad fueron bombardeados.


Los repetidos intentos de enviar alimentos y medicinas y evacuar a los civiles se han visto frustrados por los bombardeos rusos, dijeron las autoridades ucranianas.


“Quieren destruir a la gente de Mariupol. Quieren que se mueran de hambre”, dijo Vereshchuk. “Es un crimen de guerra”.

El Ministerio de Defensa ruso negó el jueves su responsabilidad en el ataque a un hospital de maternidad en la ciudad ucraniana de Mariupol y afirmó que las explosiones que golpearon el edificio fueron escenificadas para difamar a Rusia.


El portavoz, mayor general Igor Konashenkov, afirmó que las dos explosiones que devastaron el edificio fueron causadas por artefactos explosivos colocados cerca en lo que describió como una "provocación escenificada para incitar la agitación antirrusa en Occidente".


El presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskyy, dijo a los líderes rusos que la invasión les resultará contraproducente ya que su economía se estrangula. Las sanciones occidentales ya han asestado un duro golpe, provocando la caída del rublo, la huida de las empresas extranjeras y un fuerte aumento de los precios.


“Definitivamente serás procesado por complicidad en crímenes de guerra”, dijo Zelenskyy en un mensaje de video. “Y luego, definitivamente sucederá, serás odiado por los ciudadanos rusos, todos a quienes has estado engañando constantemente, diariamente, durante muchos años seguidos, cuando sientan las consecuencias de tus mentiras en sus billeteras, en sus posibilidades cada vez más reducidas, en el futuro robado de los niños rusos”.

El presidente ruso, Vladimir Putin, desestimó tales conversaciones y dijo que el país ha sufrido sanciones antes.


″Los venceremos”, dijo en una reunión televisada de funcionarios del gobierno. Sin embargo, reconoció que las sanciones crean "ciertos desafíos".

Además de aquellos que han huido del país, millones han sido expulsados ​​de sus hogares dentro de Ucrania. El alcalde de Kiev, Vitali Klitschko, dijo que alrededor de 2 millones de personas, la mitad de la población del área metropolitana, han abandonado la capital.


“Cada calle, cada casa… está siendo fortificada”, dijo. “Incluso las personas que en su vida nunca tuvieron la intención de participar en las fuerzas militares, ahora están uniformados y con ametralladoras en sus manos”.

Funcionarios occidentales dijeron que las fuerzas rusas han progresado poco sobre el terreno en los últimos días y están experimentando mayores pérdidas y una resistencia ucraniana más dura de lo que aparentemente anticipó Moscú. Pero las fuerzas de Putin han utilizado el poder aéreo y la artillería para bombardear las ciudades de Ucrania.


Zelenskyy dijo que 35.000 personas lograron salir el miércoles de varios pueblos sitiados y que el jueves se estaban realizando más esfuerzos.


Temprano en el día, el ayuntamiento de Mariupol publicó un video que mostraba un convoy que, según dijo, traía alimentos y medicinas. Pero cuando cayó la noche, no estaba claro si esos autobuses habían llegado a la ciudad.


Un niño estaba entre los muertos en el ataque aéreo del hospital el miércoles. Diecisiete personas también resultaron heridas, incluidas mujeres que esperaban dar a luz, médicos y niños enterrados entre los escombros.


Las imágenes del ataque, con mujeres embarazadas cubiertas de polvo y sangre, dominaron las noticias en muchos países.


El presidente francés, Emmanuel Macron, calificó el ataque como “un acto de guerra vergonzoso e inmoral”. El ministro de las Fuerzas Armadas de Gran Bretaña, James Heappey, dijo que si el hospital fue atacado por fuego indiscriminado o deliberadamente, "es un crimen de guerra".


La vicepresidenta de EE. UU., Kamala Harris, en una visita al vecino de Ucrania, Polonia, respaldó los pedidos de una investigación internacional de crímenes de guerra sobre la invasión y dijo: “Los ojos del mundo están puestos en esta guerra y en lo que Rusia ha hecho en términos de esta agresión y estas atrocidades”.


El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, descartó las preocupaciones sobre las bajas civiles como "gritos patéticos" de los enemigos de Rusia y negó que Ucrania haya sido invadida.


Lavrov y su homólogo ucraniano, Dmytro Kuleba, sostuvieron conversaciones en un balneario turco en su primera reunión desde la invasión.


Las dos partes discutieron un alto el fuego de 24 horas; pero no lograron avances, dijo Kuleba. Dijo que Rusia todavía quería que Ucrania se rindiera; pero insistió en que eso no sucederá.


Lavrov dijo que Rusia está lista para más negociaciones, pero no mostró signos de suavizar las demandas de Moscú.


Rusia ha alegado que Ucrania, de aspecto occidental y respaldada por Estados Unidos, representa una amenaza para su seguridad. Funcionarios occidentales sospechan que Putin quiere instalar un gobierno amigo de Moscú en Kiev como parte de un esfuerzo por atraer de nuevo al antiguo estado soviético a su órbita.


En Viena, el jefe de la Agencia Internacional de Energía Atómica dijo que había programado inspecciones de las instalaciones nucleares de Ucrania. Rafael Grossi no dio detalles sobre cómo o cuándo se realizarían las inspecciones.


Ucrania tiene 15 reactores nucleares en cuatro plantas de energía en todo el país, además de la planta cerrada en Chernóbil, escenario de un desastre nuclear en 1986. Los combates alrededor de Chernobyl y otra planta han aumentado los temores globales de otro desastre.



ARTÍCULO POR: VADIM GHIRDA Y YURAS KARMANAU

FOTOGRAFÍA: TWITTER / @DAILYMIRROR

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


13 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page