google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0 google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

Más civiles huyen del este de Ucrania después de ataque mortal a una estación de tren

Las evacuaciones de civiles avanzaron el sábado en las zonas del este de Ucrania marcadas por batallas, un día después de que un ataque con misiles matara al menos a 52 personas e hiriera a más de 10 civiles en una estación de tren donde miles clamaban por irse antes de un esperado ataque ruso.


Más civiles huyen del este de Ucrania después de ataque mortal a una estación de tren.
Más civiles huyen del este de Ucrania después de ataque mortal a una estación de tren.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskyy, exigió una dura respuesta mundial al ataque a la estación de tren del viernes en Kramatorsk, calificándolo como el último ejemplo de crímenes de guerra cometidos por las fuerzas rusas que debería motivar a Occidente a hacer más para ayudar a su país a defenderse.


“Todos los esfuerzos mundiales estarán dirigidos a establecer quién hizo qué, quién dio qué órdenes, de dónde provino el misil, quién lo transportó, quién dio el comando y cómo se acordó este ataque”, dijo Zelenskyy en su discurso de video nocturno, levantando su voz con ira.

Rusia negó ser responsable y acusó al ejército ucraniano de disparar contra la estación para tratar de culpar a Moscú por las bajas civiles. Un portavoz del Ministerio de Defensa ruso detalló la trayectoria del misil y las posiciones de las tropas ucranianas para reforzar el argumento.


Los expertos occidentales y las autoridades ucranianas insistieron en que Rusia lanzó el arma. Los restos del cohete tenían pintadas las palabras "Para los niños" en ruso. La frase parecía sugerir que el misil fue enviado para vengar la pérdida o el sometimiento de los niños, aunque su significado exacto sigue sin estar claro.


Como los trenes no salían de Kramatorsk el sábado, los residentes aterrorizados subieron a los autobuses o buscaron otras formas de salir, temiendo el tipo de asaltos y ocupaciones implacables de los invasores rusos que provocaron escasez de alimentos, demolieron edificios y provocaron la muerte en otras ciudades de Ucrania.


La compañía ferroviaria estatal de Ucrania dijo en un comunicado el sábado que los residentes de Kramatorsk y otras partes de la disputada región de Donbas del país podrían huir a través de otras estaciones de tren. La viceprimera ministra Iryna Vereshchuk dijo que se planearon 10 corredores de evacuación para el sábado.


Rusia retiró sus tropas del norte de Ucrania y centró su atención en Donbas después de no poder capturar la capital, Kiev. Los analistas militares occidentales dijeron que un largo arco de territorio estaba bajo control ruso, desde Kharkiv, la segunda ciudad más grande de Ucrania, en el norte, hasta Kherson en el sur. Pero los combatientes ucranianos continuaron repeliendo los ataques y manteniéndose firmes, según las evaluaciones occidentales.


El sábado, el primer ministro británico, Boris Johnson, y Zelenkyy se reunieron en Kiev en lo que la oficina de Johnson dijo que era “una muestra de solidaridad con el pueblo ucraniano. La visita no anunciada se produjo un día después de que Johnson comprometiera otros 100 millones de libras (130 millones de dólares) en equipo militar de alta calidad para Ucrania.


El ataque a la estación de tren se produjo cuando las autoridades ucranianas trabajaban para identificar a las víctimas y documentar posibles crímenes de guerra cometidos por soldados rusos en el norte de Ucrania. El alcalde de Bucha, un pueblo cerca de Kiev donde surgieron evidencias gráficas de asesinatos de civiles después de que los rusos se retiraron, dijo que los equipos de búsqueda seguían encontrando los cuerpos de personas a las que dispararon a quemarropa en patios, parques y plazas de la ciudad.


El viernes, trabajadores desenterraron los cuerpos de 67 personas de una fosa común cerca de una iglesia, según el fiscal general de Ucrania. Rusia ha afirmado que lo que se vio en Bucha fueron puestas en escena.


Las autoridades ucranianas y los funcionarios occidentales han acusado repetidamente a las fuerzas rusas de cometer atrocidades en la guerra que comenzó con la invasión de Rusia el 24 de febrero. Un total de 176 niños han muerto en Ucrania desde el comienzo de la guerra, mientras que 324 más han resultado heridos, dijo el sábado la Fiscalía General del país.


Las autoridades ucranianas advirtieron que esperan encontrar más asesinatos en masa una vez que lleguen a la ciudad portuaria sureña de Mariupol, que también se encuentra en Donbas y ha sido objeto de un bloqueo de todo un mes y de intensos combates.


Los analistas militares habían pronosticado durante semanas que Rusia lograría tomar Mariupol; pero dijeron que los defensores ucranianos aún estaban dando pelea. La ubicación de la ciudad en el Mar de Azov es fundamental para establecer un puente terrestre desde la Península de Crimea, que Rusia arrebató a Ucrania hace ocho años.


Algunas de las pruebas más espeluznantes de atrocidades hasta ahora se han encontrado en Bucha y otras ciudades alrededor de Kiev, de donde las tropas rusas se retiraron en los últimos días. Una organización internacional formada para identificar a los muertos y desaparecidos de los conflictos de los Balcanes de la década de 1990 está enviando un equipo de expertos forenses a Ucrania para ayudar a poner nombres a los cuerpos.


Muchos civiles que ahora intentan evacuar están acostumbrados a vivir en o cerca de una zona de guerra porque los rebeldes respaldados por Moscú han estado luchando contra las fuerzas ucranianas desde 2014 en Donbas.


La misma semana que Rusia invadió Ucrania, el presidente ruso, Vladimir Putin, reconoció la independencia de las áreas controladas por los separatistas y dijo que planeaba enviar tropas para proteger a los residentes de la región industrial, en su mayoría de habla rusa.


Aunque la estación de tren de Kramatorsk se encuentra en territorio controlado por el gobierno ucraniano en Donbas, los separatistas, que trabajan en estrecha colaboración con las tropas rusas, culparon a Ucrania por el ataque. Los expertos occidentales, sin embargo, rechazaron la afirmación del portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, de que las fuerzas rusas “no usan” misiles Tochka-U, del tipo que golpeó la estación.


La muerte de civiles en la estación de tren provocó renovadas expresiones de indignación por parte de los líderes occidentales y promesas de que Rusia enfrentaría más represalias por sus acciones en Ucrania.


Un portavoz del ministerio, el mayor general Igor Konashenkov, alegó que los servicios de seguridad de Ucrania estaban preparando una operación mediática “escenificada cínicamente” en Irpin, otra ciudad cerca de Kiev. Konashenkov dijo que el plan era mostrar, falsamente, dijo, más bajas civiles a manos de los rusos y escenificar el asesinato de un falso equipo de inteligencia ruso que tenía la intención de matar a los testigos. Las afirmaciones no se pudieron verificar de forma independiente.


Los funcionarios ucranianos han suplicado a las potencias occidentales casi a diario que envíen más armas y que castiguen aún más a Rusia con sanciones, incluida la exclusión de los bancos rusos del sistema financiero mundial y un embargo total de la Unión Europea sobre el gas y el petróleo rusos.


El canciller austriaco, Karl Nehammer, dijo durante una visita a Kiev el sábado que espera más sanciones de la UE contra Rusia; pero defendió la oposición de su país hasta ahora a cortar las entregas de gas ruso.


Un paquete de sanciones impuesto esta semana “no será el último”, dijo el canciller, reconociendo que “mientras la gente muera, cada sanción sigue siendo insuficiente”. Austria es militarmente neutral y no es miembro de la OTAN.


Nehammer fue el último en un desfile de los principales líderes de las 27 naciones de la UE en visitar Zelenskyy. La jefa de la rama ejecutiva de la UE y presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, le entregó al presidente ucraniano un cuestionario el viernes que podría conducir a la membresía de Ucrania en el bloque de 27 países miembros.


Zelenskyy prometió irónicamente acelerar una respuesta.



ARTÍCULO POR: ADAM SCHRECK Y CARA ANNA

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


18 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page