google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0 google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

Más de 10.000 civiles han muerto tras semanas de ataques rusos en Mariupol, Ucrania

Updated: Apr 14, 2022

La ciudad ucraniana sitiada de Mariupol afirmó ser el escenario de más horrores después de seis semanas de bombardeos por parte de las tropas rusas y el alcalde dijo que más de 10.000 civiles han muerto en el estratégico puerto del sur, con sus cadáveres “alfombrando las calles”.


Más de 10.000 civiles han muerto tras semanas de ataques rusos en Mariupol, Ucrania.
Más de 10.000 civiles han muerto tras semanas de ataques rusos en Mariupol, Ucrania.

Mientras Rusia golpeaba objetivos alrededor de Ucrania y se preparaba para un gran ataque en el este, el líder del país advirtió que las fuerzas del presidente Vladimir Putin podrían recurrir a armas químicas y los funcionarios occidentales dijeron que estaban investigando una afirmación no confirmada de un regimiento ucraniano de que se lanzó una sustancia venenosa en Mariúpol.


La ciudad ha sufrido algunos de los ataques más intensos y ha visto el sufrimiento de la población civil en la guerra; pero los ataques por tierra, mar y aire de las fuerzas rusas que luchan por capturarla son informados cada vez de manera más limitada.


El alcalde de Mariupol, Vadym Boychenko, acusó a las fuerzas rusas de haber bloqueado semanas de intentos de convoyes humanitarios en la ciudad, en parte para ocultar la "carnicería". Boychenko dijo que el número de muertos únicamente en Mariupol podría superar los 20.000.


Boychenko también dio nuevos detalles sobre las denuncias de funcionarios ucranianos de que las fuerzas rusas llevaron equipos móviles de cremación a Mariupol para deshacerse de los cadáveres de las víctimas del asedio. Dijo que las fuerzas rusas han llevado muchos cuerpos a un enorme centro comercial donde hay instalaciones de almacenamiento y refrigeradores.


“Han llegado crematorios móviles en forma de camiones: lo abres, y hay una tubería adentro y estos cuerpos se queman”, dijo el alcalde.

Boychenko habló desde el territorio controlado por Ucrania en las afueras de Mariupol. El alcalde dijo que tenía varias fuentes para su descripción de la supuesta quema metódica de cuerpos por parte de las fuerzas rusas en la ciudad, pero no detalló las fuentes.


El descubrimiento de un gran número de civiles aparentemente masacrados después de que las fuerzas rusas se retiraran de las ciudades y pueblos alrededor de la capital, Kiev, ya ha provocado una condena generalizada y acusaciones de que Rusia está cometiendo crímenes de guerra en Ucrania.


Esas fuerzas se retiraron después de que no pudieron tomar Kiev ante la dura resistencia ucraniana, y Rusia ahora dijo que se concentrará en Donbas, una región industrial en el este de Ucrania. Ya hay señales de que los militares se están preparando para una gran ofensiva allí.


En una visita al Lejano Oriente de Rusia el martes, el presidente Vladimir Putin insistió en que las fuerzas armadas lograrían sus objetivos en Ucrania y dijo que la campaña tenía como objetivo garantizar la seguridad de Rusia y proteger a los civiles en el este. Agregó que su país no tenía intención de aislarse y que las potencias extranjeras no lograrían aislarlo, a pesar de una serie de amplias sanciones económicas.


La visita de Putin a la instalación de lanzamiento espacial Vostochny marcó su primer viaje fuera de Moscú desde el inicio de la invasión de Rusia el 24 de febrero.


El Ministerio de Defensa británico dijo que las fuerzas rusas continúan retirándose de Bielorrusia para apoyar las operaciones en el este de Ucrania, donde dijo que los combates “se intensificarán en las próximas dos o tres semanas”.


Mientras acumulaba fuerzas en el este, Rusia continuó atacando objetivos en toda Ucrania en un intento por desgastar las defensas del país. El Ministerio de Defensa de Rusia dijo el martes que usó misiles lanzados desde el aire y el mar para destruir un depósito de municiones y un hangar de aviones en Starokostiantyniv, en la región occidental de Khmelnytskyi, y un depósito de municiones cerca de Kiev.


Donbas se ha visto afectado por los combates entre los separatistas aliados de Rusia y las fuerzas ucranianas desde 2014, y Rusia ha reconocido las afirmaciones de independencia de los separatistas. Los estrategas militares dicen que los líderes rusos parecen esperar que el apoyo local, la logística y el terreno en Donbas favorezcan a las fuerzas armadas rusas más grandes y mejor armadas, lo que podría permitir que sus tropas finalmente cambien el rumbo de manera decisiva a su favor de una manera en la que han luchado hasta ahora.


Rusia ha designado a un general experimentado para liderar su renovado impulso en Donbas; pero quedan dudas sobre la capacidad de las fuerzas rusas agotadas y desmoralizadas para conquistar mucho terreno.


Cuando se frustró su ofensiva en muchas partes del país, las fuerzas rusas confiaron cada vez más en bombardear ciudades, una estrategia que ha arrasado muchas áreas urbanas y ha matado a miles de personas. Los funcionarios occidentales advirtieron que Putin podría recurrir al uso de armas no convencionales, en particular agentes químicos, como parte de la campaña de las autoridades estadounidenses y británicas para publicar los hallazgos de inteligencia sobre los planes rusos como medida disuasoria.


Zelenskyy repitió la advertencia en su discurso nocturno del lunes, diciendo específicamente que las armas podrían usarse en Mariupol. “Nos tomamos esto lo más en serio posible”, dijo Zelenskyy.


Un funcionario separatista aliado de Rusia, Eduard Basurin, pareció instar a su uso el lunes y le dijo a la televisión estatal rusa que las fuerzas separatistas deberían apoderarse de una planta metalúrgica gigante en Mariupol bloqueando primero todas las salidas de la fábrica “y luego usaremos tropas químicas para sacarlos de allí”, dijo.


Un regimiento ucraniano que defendía la planta afirmó el lunes, sin aportar pruebas, que un dron había arrojado una sustancia venenosa sobre la ciudad. Indicaron que no hubo heridos graves.


La afirmación del Regimiento Azov, un grupo de extrema derecha que ahora forma parte del ejército ucraniano, no se pudo verificar de forma independiente.


Basurin fue citado por la agencia de noticias Interfax diciendo el martes que las fuerzas separatistas “no han usado armas químicas en Mariupol”.


Pero la viceministra de Defensa, Hanna Maliar, dijo que las autoridades ucranianas estaban investigando. Ella le dijo a la televisión ucraniana que “hay una sugerencia de que probablemente fueron, posiblemente, municiones de fósforo”. Gran Bretaña advirtió que Rusia podría usar bombas de fósforo, que causan quemaduras horrendas y cuyo uso en áreas civiles está prohibido por el derecho internacional, en Mariupol.


El portavoz del Pentágono, John Kirby, dijo en un comunicado que Estados Unidos no podía confirmar el informe del dron desde Mariupol; pero Kirby señaló las persistentes preocupaciones de la administración “sobre el potencial de Rusia para usar una variedad de agentes de control de disturbios, incluido el gas lacrimógeno mezclado con agentes químicos, en Ucrania”.


La secretaria de Relaciones Exteriores, Liz Truss, dijo que el Reino Unido estaba "trabajando con urgencia" para investigar el informe.


Mientras tanto, los analistas militares occidentales dicen que el ataque de Rusia se está enfocando cada vez más en un arco de territorio que se extiende desde Kharkiv, la segunda ciudad más grande de Ucrania, en el norte, hasta Kherson en el sur.


Un alto funcionario de defensa de EE. UU. describió el lunes un largo convoy ruso que ahora avanza hacia la ciudad oriental de Izyum con apoyo de artillería, aviación e infantería, como parte del redespliegue de lo que parece ser la campaña rusa que se avecina.


Antes de esa ofensiva, parecía haber poco progreso diplomático para poner fin a una guerra que ha expulsado a más de 10 millones de ucranianos de sus hogares, más de 4 millones de ellos del país, y dejado miles de muertos.


La agencia de la ONU para la infancia dijo que casi dos tercios de todos los niños ucranianos han huido de sus hogares desde que comenzó la invasión de Rusia, mientras que las autoridades ucranianas acusan a las fuerzas rusas de cometer atrocidades, incluida una masacre en la ciudad de Bucha, en las afueras de Kiev, ataques aéreos contra hospitales y ataques con misiles.


Mientras tanto, en Mariupol, unos 120.000 civiles tienen una necesidad extrema de alimentos, agua, calor y comunicaciones, dijo el alcalde.


Ucrania acusa a las fuerzas rusas de sacar a la fuerza a la gente de la ciudad hacia el este de Ucrania, controlado por los separatistas, antes de enviarlos a áreas distantes y económicamente deprimidas en Rusia. Rusia ha negado desplazar a las personas en contra de su voluntad.


FOTOGRAFÍA: EVGENIY MALOLETKA

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ



13 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page