google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0 google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

Médicos sudafricanos ven signos de que la variante Ómicron es más leve que la Delta

Mientras la variante Ómicron recorre Sudáfrica, el Dr. Unben Pillay atiende a decenas de pacientes enfermos al día. Sin embargo, no ha tenido que enviar a nadie al hospital.


Un niño es vacunado contra COVID-19 en un sitio cerca de Johannesburgo, el 8 de diciembre de 2021.
Un niño es vacunado contra COVID-19 en un sitio cerca de Johannesburgo, el 8 de diciembre de 2021.

Esa es una de las razones por las que él, junto con otros médicos y expertos médicos, sospecha que la cepa de Ómicron realmente está causando un COVID-19 más leve que Delta, incluso si parece que se está propagando más rápido.


"Pueden controlar la enfermedad en casa", dijo Pillay sobre sus pacientes. "La mayoría se ha recuperado dentro del período de aislamiento de 10 a 14 días".

Y eso incluye a los pacientes mayores y aquellos con problemas de salud que pueden hacerlos más vulnerables a enfermarse gravemente por una infección por coronavirus, dijo.


En las dos semanas luego de que se informó por primera vez sobre Ómicron en el sur de África, otros médicos han compartido historias similares. Sin embargo, todos advierten que se necesitarán muchas más semanas para recopilar datos suficientes para estar seguros de que sus observaciones e investigaciones de la variante ofrecen algunas pistas.



  • -Solo alrededor del 30 por ciento de los hospitalizados con COVID-19 en las últimas semanas han estado gravemente enfermos, menos de la mitad de la tasa que durante las primeras semanas de oleadas pandémicas anteriores.

  • Las estancias hospitalarias promedio para COVID-19 han sido más cortas esta vez, alrededor de 2.8 días en comparación con ocho días anteriormente.

  • Solo el 3 por ciento de los pacientes hospitalizados recientemente con COVID-19 han muerto, en comparación con aproximadamente el 20 por ciento en los brotes anteriores del país.


"Por el momento, prácticamente todo apunta a que se trata de una enfermedad más leve", dijo Willem Hanekom, director del Instituto de Investigación de Salud de África, citando las cifras del instituto nacional y otros informes. “Son los primeros días y necesitamos obtener los datos finales. A menudo, las hospitalizaciones y las muertes ocurren más tarde, y solo llevamos dos semanas en esta ola".

Mientras tanto, los científicos de todo el mundo están observando el recuento de casos y las tasas de hospitalización, mientras realizan pruebas para ver qué tan bien se mantienen las vacunas y los tratamientos actuales. Si bien Delta sigue siendo la cepa de coronavirus dominante en todo el mundo, los casos de Ómicron han aparecido en docenas de países, con Sudáfrica como el epicentro.


Pillay ejerce la médicina en la provincia de Gauteng del país, donde la variante de Ómicron se ha afianzado. Con 16 millones de habitantes, es la provincia más poblada de Sudáfrica e incluye la ciudad más grande, Johannesburgo, y la capital, Pretoria. Gauteng vio un aumento del 400 por ciento en nuevos casos en la primera semana de diciembre y las pruebas muestran que Ómicron es responsable de más del 90% de ellos, según funcionarios de salud.


Pillay dijo que sus pacientes con COVID-19 durante la última ola de Delta “tenían problemas para respirar y niveles más bajos de oxígeno. Muchos necesitaron hospitalización por unos días ”, dijo. Los pacientes que está tratando ahora tienen síntomas más leves, parecidos a los de la gripe, como dolores corporales y tos, dijo.


Pero el número de casos está aumentando. Sudáfrica confirmó 22.400 casos nuevos el jueves y 19.000 el viernes, frente a unos 200 por día hace unas semanas. El nuevo aumento ha infectado a 90.000 personas en el último mes, dijo el viernes el ministro de Salud, Joe Phaahla.


"Ómicron ha impulsado el resurgimiento", dijo Phaahla, citando estudios que dicen que el 70 por ciento de los nuevos casos en todo el país son de Ómicron.


La tasa de reproducción del coronavirus en la ola actual, que indica la cantidad de personas que probablemente se infectarán a causa de una sola persona, es de 2.5, la más alta que Sudáfrica ha registrado durante la pandemia, dijo.


“Debido a que esta es una variante muy transmisible, estamos viendo aumentos como nunca antes lo habíamos visto”, dijo Waasila Jassat, quien rastrea los datos del hospital para el Instituto Nacional de Enfermedades Transmisibles.

De los pacientes hospitalizados en la ola actual, el 86 por ciento no fueron vacunados contra el coronavirus, dijo Jassat. Los pacientes con COVID-19 en los hospitales de Sudáfrica ahora también son más jóvenes que en otros períodos de la pandemia: alrededor de dos tercios tienen menos de 40 años.


Jassat dijo que, aunque los primeros signos son que los casos de Ómicron son menos graves, el volumen de nuevos casos de COVID-19 aún puede abrumar a los hospitales de Sudáfrica y provocar un mayor número de síntomas graves y muertes.


“Ese es el peligro siempre con las oleadas de este virus”, dijo.


ARTÍCULO POR: ANDREW MELDRUM

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


Recent Posts

See All

Comments


bottom of page