google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0 google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

Nuevo periodo de confinamiento en Austria debido a un resurgimiento del COVID-19

Austria adoptó el lunes lo que su líder calificó como un paso "dramático" al implementar un bloqueo a nivel nacional para las personas no vacunadas que no han tenido recientemente COVID-19, quizás la más drástica de una serie de medidas que están tomando los gobiernos europeos para conseguir controlar un resurgimiento regional masivo del coronavirus.


La gente participa en una protesta de activistas contra la vacunación después de una cumbre del gobierno por la crisis de la Corona en Viena, Austria, el 14 de noviembre de 2021.
La gente participa en una protesta de activistas contra la vacunación después de una cumbre del gobierno por la crisis de la Corona en Viena, Austria, el 14 de noviembre de 2021.

La medida, que entró en vigor a la medianoche, prohíbe que las personas de 12 años o más que no hayan sido vacunadas o que no se hayan recuperado recientemente abandonen sus hogares, excepto para actividades básicas como trabajar, ir de compras, ir a la escuela, a la universidad, a dar un paseo o a vacunarse.


El bloqueo se impondrá inicialmente hasta el 24 de noviembre en el país alpino de 8,9 millones de habitantes. No se aplica a los niños menores de 12 años porque aún no pueden vacunarse oficialmente, aunque la capital, Viena, inició el lunes la campaña de vacunación para los menores de 12 años como parte de un proyecto piloto y reportó una alta demanda.


Las autoridades han dicho que se intensificarán las patrullas policiales y que las personas no vacunadas pueden ser multadas con hasta 1.450 euros (1.660 dólares) si violan el cierre.


"Realmente no tomamos este paso a la ligera y no creo que deba ser menospreciado", dijo el canciller Alexander Schallenberg a la radio Oe1. “Este es un paso dramático: alrededor de 2 millones de personas en este país se ven afectadas. … Lo que estamos intentando es precisamente reducir al mínimo el contacto entre los no vacunados y los vacunados, y también entre no vacunados”.

“Mi objetivo es muy claramente lograr que los no vacunados se vacunen y no confinar en sus hogares a los vacunados”, agregó Schallenberg. "A largo plazo, la salida de este círculo vicioso en el que estamos, el ir de una ola de infecciones a otra, es la vacunación".

Aproximadamente el 65% de la población está completamente vacunada, una tasa que Schallenberg describió como "vergonzosamente baja". Todos los estudiantes de las escuelas, vacunados o no, ahora deben tomar tres pruebas por semana y al menos una de ellas debe ser una prueba de PCR.


Las autoridades están preocupadas por el aumento de las infecciones y la creciente presión sobre los hospitales. Austria registró el domingo 849,2 nuevos casos por cada 100.000 habitantes durante los siete días anteriores. Su situación es mucho peor que la de su vecino, Alemania, en donde las tasas de casos del lunes fueron de 303 nuevas infecciones por cada 100.000 habitantes


Berlín se convirtió el lunes en el último de varios estados alemanes en limitar el acceso a restaurantes, cines, museos y conciertos a las personas que han sido vacunadas o que se han recuperado de la enfermedad recientemente, excluyendo a las personas no vacunadas que dieron negativo en las pruebas. Los menores de 18 años están exentos.


El jueves, el parlamento alemán debe votar sobre un nuevo marco legal para las restricciones al coronavirus, elaborado por los partidos que se espera formen el próximo gobierno del país. Según los informes, esos planes se están reforzando para permitir restricciones de contacto más estrictas de lo previsto originalmente.


Por separado, las tres partes, que esperan asumir el cargo a principios del próximo mes, también parecen estar listas para introducir un mandato de vacunación en algunas áreas, un paso al que los funcionarios hasta ahora se han negado.


"Necesitaremos la vacunación obligatoria... en hogares de ancianos, en guarderías, etc.", dijo la líder del grupo parlamentario de los Verdes, Katrin Goering-Eckardt. "Vamos a hacer que esto despegue".

Alemania ha luchado por dar un nuevo impulso a su campaña de vacunación, con poco más de dos tercios de la población completamente vacunada, y está tratando de aumentar las vacunas de refuerzo.


La canciller saliente, Angela Merkel, emitió una nueva invitación el sábado para que los que resisten a que se vacunen. “Piénsenlo de nuevo”, dijo. El centro de control de enfermedades del país pidió la semana pasada a la gente que cancelara o evitara grandes eventos.


Al oeste de Alemania, los Países Bajos implementaron el sábado por la noche un cierre parcial que debe durar al menos tres semanas, lo que obligó a los bares y restaurantes a cerrar a las 8 pm en la ciudad norteña de Leeuwarden, cientos de jóvenes se reunieron en una plaza central encendiendo fuegos artificiales y sosteniendo bengalas, antes de que la policía antidisturbios entrara para expulsar a los manifestantes.


En Austria, el líder del opositor Partido de la Libertad de extrema derecha, prometió combatir las nuevas restricciones con "todos los medios parlamentarios y legales que tengamos disponibles". Herbert Kickl dijo en un comunicado que "2 millones de personas están prácticamente encarceladas sin haber hecho nada malo".


El ministro de Salud, Wolfgang Mueckstein, dijo que quiere discutir más medidas el miércoles, y dijo que una propuesta sobre la mesa es limitar las salidas nocturnas que también se aplicarían a los vacunados.


Schallenberg dio una nota más cautelosa. “Por supuesto que no descarto agudizar las medidas", dijo, pero indicó que no espera restricciones en bares o lugares similares por el momento.



ARTÍCULO POR: GEIR MOULSON FOTOGRAFÍA: GEORG HOCHMUTH EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL

18 views0 comments

Recent Posts

See All

Comentarios


bottom of page