google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0 google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

Preocupación en los hogares de cuidado a largo plazo de Ontario por el mandato de los refuerzos

La mayoría de los trabajadores de atención a largo plazo de Ontario tienen poco menos de dos semanas para recibir su tercera dosis de la vacuna COVID-19; pero los sindicatos y los grupos industriales dicen que se necesita más tiempo para cumplir con el objetivo del gobierno a medida que las infecciones del personal alcanzan niveles récord y los trabajadores luchan por acceder a las citas de vacunación.



El gobierno ordenó dosis de refuerzo para los trabajadores de este sector, citando el mayor riesgo para los residentes vulnerables que viven en estos hogares comunitarios que vieron miles de muertes y brotes a principios de la pandemia.


Los trabajadores, voluntarios y estudiantes tienen hasta el 28 de enero para recibir su tercera dosis y permanecer en sus puestos de trabajo, si ha pasado suficiente tiempo desde la segunda dosis. Las personas que se volvieron elegibles para los refuerzos después del 1 de enero tienen hasta el 14 de marzo para recibir la tercera vacuna y aquellos con infecciones recientes de COVID-19 también tendrán más tiempo para recibir sus inyecciones.


El Ministerio de Atención a Largo Plazo dijo que la mayoría del personal actualmente es elegible para la tercera dosis. Hasta el 12 de enero, cerca del 64 por ciento de esas personas ya habían recibido la tercera dosis, dijo un portavoz, y agregó que "se mantiene la expectativa de que todo el personal elegible reciba una tercera dosis para el 28 de enero".


Pero con la variante de Ómicron impulsando los brotes, las ausencias de los trabajadores y las infecciones del personal a cifras récord, los que están adentro dicen que el objetivo, aunque importante para proteger a los residentes, será casi imposible de alcanzar a tiempo en todo el sector.


“Deberíamos apuntar a hacerlo el 28, pero entendiendo las circunstancias de cada uno de estos hogares”, dijo Sharleen Stewart, presidenta de SEIU Healthcare, un sindicato que representa a los trabajadores de atención a largo plazo en la provincia. “Realmente depende de los hogares y las circunstancias individuales de cada uno en este momento”.

Dijo que extender la fecha límite que se aproxima caso por caso tendría sentido, especialmente porque los trabajadores luchan con cargas de trabajo intensas debido a la escasez de personal, que es inferior a la crisis que enfrentamos al inicio de la pandemia; pero que empeoró durante la ola de Ómicron.


“En este momento, todo en la vida de estos trabajadores de primera línea es un desafío”, dijo.

Las clínicas que funcionan en los hogares ayudarían a que más personas se vacunen más rápido, dijo Stewart, algo que está sucediendo en algunos lugares; pero no en toda la provincia. También se ha vuelto un desafío para las personas reservar citas fuera del trabajo, ahora que todos los adultos en la provincia son elegibles para refuerzos y que clínicas están priorizando a los trabajadores de la educación y los niños por el regreso a clases programado para esta semana.


Lisa Levin, directora ejecutiva de AdvantAge Ontario, que representa a los hogares de cuidado a largo plazo municipales y sin fines de lucro, dijo que ha habido “bastantes barreras” para cumplir con la fecha límite del 28 de enero para las vacunas de refuerzo.


“Muchos hogares no podrán cumplirlo y esperamos que el ministerio pueda retrasarlo”, dijo Levin en una entrevista.

La vacilación también es un problema, señaló, con algunas personas que no están dispuestas a mezclar tipos de vacunas, y otras sorprendidas por el nuevo requisito de recibir tres dosis que se anunció a fines de diciembre, unas semanas después de que entrara en vigencia la regla obligatoria de dos dosis.


También señaló que debido a que Ontario no ha exigido vacunas para ningún otro sector, algunas personas pueden optar por ir a trabajar a otra parte del sistema de salud en lugar de cumplir con la fecha límite de la tercera dosis.


El presidente del Consejo de Sindicatos de Hospitales de Ontario, una rama del sindicato de empleados del sector público, dijo que también cree que será difícil cumplir con la fecha límite inminente dada la situación actual de pandemia.


“Creo que retrasar la fecha límite tendría mucho sentido”, dijo Michael Hurley.

Dijo que el estrés al que han estado sometidos los trabajadores en los últimos dos años también debe tenerse en cuenta con plazos menos rígidos y acceso a las vacunas en los lugares de trabajo.


Hurley también señaló la necesidad de más días de enfermedad garantizados para que las personas puedan tomarse un tiempo libre si tienen efectos secundarios.


La Asociación de Atención a Largo Plazo de Ontario también reconoció que "puede haber algunos desafíos" para que todo el personal cumpla con la fecha límite del 28 de enero porque muchos trabajadores se han infectado y otros no pueden acceder a citas oportunas en sus regiones.


La directora ejecutiva, Donna Duncan, dijo que los hogares y los socios del sistema de salud están trabajando en "soluciones regionales" para mejorar el acceso a las terceras dosis, incluidos algunos hospitales que invitan al personal de atención a largo plazo a sus clínicas.


El Dr. Peter Juni, director de investigación de la Junta de Asesoramiento Científico de COVID-19 de Ontario, dijo que si bien la situación es desafiante, la fecha límite es importante para que los residentes estén protegidos mientras Ómicron está en su punto más extendido y peligroso.


“No es algo que necesitaríamos dentro de tres meses. Estamos realmente en medio de una crisis”, dijo.

Un memorando a los operadores del ministro asociado de atención a largo plazo ofreció cierta claridad sobre las posibilidades de extensiones que se realizarán individualmente, pero dicho mensaje no incluyó a todo el sector.


Erin Hannah escribió que los hogares pueden solicitar extensiones de siete días "caso por caso" para personas en circunstancias atenuantes, con la posibilidad de repetir extensiones para la misma persona. Ejemplos de tales circunstancias incluyeron la imposibilidad de obtener una cita para la vacuna, si una clínica en el lugar de trabajo se canceló debido a un brote, si alguien entre 18 y 29 años está esperando la tercera dosis de Pfizer según lo recomendado por el Ministerio de Salud, o si una persona se infecto recientemente con COVID-19.



ARTÍCULO POR: HOLLY MCKENZIE-SUTTER

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


Recent Posts

See All

Comments


bottom of page