google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

¿Problemas de inmigración por recibir la vacuna COVID-19?

Los trabajadores de apoyo personal en ancianatos, entre muchos otros profesionales relacionados con la atención de primera línea de la pandemia, han sido elegibles para recibir la vacuna COVID-19 desde que se administraron las primeras inyecciones en diciembre; pero muchos no la han recibido por miedo, no de la vacuna en sí, sino de que al recibirla podrían ser despedidos o ser deportados del país.


A los trabajadores indocumentados les preocupa que recibir la vacuna COVID-19 pueda provocar problemas de inmigración no deseados.
A los trabajadores indocumentados les preocupa que recibir la vacuna COVID-19 pueda provocar problemas de inmigración no deseados.

Decenas de miles de inmigrantes indocumentados viven y trabajan en Toronto y por lo tanto no tienen una tarjeta OHIP y no quieren que sus empleadores descubran su falta de estatus migratorio. También les preocupa que si revela su información personal a los funcionarios de salud pública, podría ser compartida con las autoridades de inmigración, lo que podría llevar a su detención o expulsión de Canadá.


La mayoría de las personas indocumentadas en Canadá han llegado al país legalmente; pero sus visas o permisos de trabajo han expirado y ante la compleja situación de la pandemia han estado trabajando sin documentos vigentes.


Los defensores de los derechos de los migrantes y los expertos en salud pública dicen que la ciudad y la provincia deben implementar una estrategia específica para garantizar que los inmigrantes indocumentados y cualquier otra persona con un estado migratorio precario, se sientan lo suficientemente seguros como para recibir la vacuna COVID-19.


“Necesitamos un plan claro, de lo contrario tendremos una gran cantidad de personas que no serán vacunadas, especialmente en el GTA, y eso es un problema desde una perspectiva de salud pública”, dijo Denise Gastaldo, profesora de la Universidad de Escuela de Salud Pública Dalla Lana de Toronto que ha investigado a los trabajadores indocumentados en Ontario.

Las personas indocumentadas son una población intrínsecamente difícil de contar, pero las mejores estimaciones sitúan el número total en todo el país entre 200.000 y 500.000 y aproximadamente la mitad vive en el área de Toronto. A menudo realizan trabajos esenciales, como la agricultura, la construcción y el cuidado.


Ninguna de estas personas tiene OHIP y es posible que algunas no tengan una identificación válida. Es posible que quienes lo hagan no estén dispuestos a compartirlo con los funcionarios de salud por temor a que sea revelado a las autoridades de inmigración.


Actualmente, cualquier persona que reserve una cita para la vacunación en Ontario debe presentar una tarjeta OHIP o alguna otra forma de identificación con foto emitida por el gobierno, como una licencia de conducir o un pasaporte. La ciudad de Toronto dice que está trabajando en una estrategia para permitir que las personas sin identificación puedan ser vacunadas. Esperan tener algo en su lugar para abril, a tiempo para la Fase 2 del lanzamiento de la vacuna, cuando la mayoría de las personas indocumentadas, que se presume que en su mayoría están en edad laboral, comenzarán a ser elegibles.


"Todos los residentes de Toronto tendrán la oportunidad de vacunarse, independientemente de la documentación o el estatus", dijo el portavoz de la ciudad Brad Ross en una respuesta por escrito a las preguntas.

Al igual que la ciudad, la provincia dice que todos los que quieran la vacuna podrán recibirla, independientemente de su estado migratorio. Pero un portavoz provincial reiteró que se requiere una identificación válida con fotografía emitida por el gobierno. No respondieron la pregunta sobre lo que alguien debería hacer si no tiene una identificación válida o no se siente cómodo al revelar su identidad.

Syed Hussan, director ejecutivo de Migrant Workers Alliance for Change, dijo que no es suficiente decir simplemente que la vacuna es accesible sin hacerlo.


El grupo de defensa de Hussan ha pedido al Ministerio de Salud que deje explícitamente en claro que la vacuna es gratuita y está disponible para todos, incluidas las personas indocumentadas. También han pedido al ministerio que establezca claramente que no se requiere OHIP y los alentaron a expandir la lista de formas aceptables de identificación para incluir la identificación emitida por el gobierno de cualquier país, ya sea que siga siendo válida o no. También quieren que el ministerio prohíba "explícita y firmemente" que cualquier miembro del personal o voluntarios involucrados en la administración de la vacuna o en la reserva de citas comparta la información personal de cualquier persona con la policía o las autoridades de inmigración.


Las personas indocumentadas necesitan “garantías reales de personas en las que confían para hacerles saber que no correrán un riesgo mayor al acceder a la vacuna”, dijo Hussan. "Estas son personas que sostienen la ciudad, pero no se piensa en garantizar que tengan derechos y protecciones".

Hussan y otros defensores admiten que los funcionarios de salud deben poder rastrear las dosis, particularmente dado que las vacunas COVID-19 requieren dos inyecciones. Pero dicen que hay muchas formas de hacer esto sin requerir una tarjeta de salud o un tipo específico de identificación. Podrían usar números de teléfono, direcciones de correo electrónico, tarjetas de biblioteca, tarjetas de banco de alimentos, incluso podrían ser suficientes cartas de referencia de un trabajador social o agencia comunitaria, dijo Hussan.


Él y otros señalaron los esfuerzos recientes para vacunar a las personas en los refugios para personas sin hogar de Toronto, donde no se requerían identificaciones específicas y no se rechazaba a nadie. “Esto es lo que tenemos que hacer para ser inclusivos”, dijo el Dr. Andrew Boozary, director ejecutivo de medicina social de University Health Network y uno de los médicos involucrados en el programa de vacunación del refugio.


La ciudad de Toronto se ha asociado con el FCJ Refugee Center desde el comienzo de la pandemia para garantizar que los residentes indocumentados puedan acceder a una variedad de servicios, desde ayudas a los ingresos hasta pruebas de COVID-19 y el codirector Francisco Rico-Martinez dijo que la asociación ha tenido continuidad. Dijo que se ha reunido con funcionarios de la ciudad sobre el acceso a las vacunas para las personas indocumentadas.


"Ellos entienden el problema", dijo. "Son muy abiertos sobre nuestras ideas, pero no dijeron que sí a ninguna de ellas".



ARTÍCULO POR: BRENDAN KENNEDY

FOTOGRAFÍA: LAURA JAMES

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


Commentaires


bottom of page