google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0 google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

Proyecto de ley sobre el daño en línea recibe múltiples críticas

Los miembros de la comunidad LGBTQ, los pueblos indígenas y los grupos racializados temen que una ley propuesta que aborde el daño en línea pueda restringir desproporcionadamente sus libertades en línea e incluso convertirlos en objetivos policiales, advirtieron las respuestas a una consulta del gobierno.


El Ministro del Patrimonio Canadiense, Pablo Rodríguez, realiza una conferencia de prensa sobre la presentación del Proyecto de Ley C-18, la Ley de Noticias en Línea, en Parliament Hill en Ottawa el martes 5 de abril de 2022.
El Ministro del Patrimonio Canadiense, Pablo Rodríguez, realiza una conferencia de prensa sobre la presentación del Proyecto de Ley C-18, la Ley de Noticias en Línea, en Parliament Hill en Ottawa el martes 5 de abril de 2022.

Los documentos, revelados a través de una solicitud de acceso a la información, contienen advertencias de que los planes federales para frenar el discurso de odio en línea podrían llevar a que los grupos marginados, incluidas las trabajadoras sexuales, sean monitoreados y atacados injustamente por la policía.


Los planes para una ley de odio en línea, que ahora está siendo considerado por un panel de expertos designado por el Ministro de Patrimonio Pablo Rodríguez, daría al Servicio de Inteligencia de Seguridad de Canadá mayores poderes para obtener información de suscriptores de las empresas. Es posible que las plataformas en línea también deban informar sobre algunas publicaciones a la policía y los servicios de seguridad.


Una ley anterior contra el odio, presentada al final del último Parlamento, murió cuando se convocó la elección.


El gobierno inició consultas públicas sobre una ley actualizada antes de la campaña electoral y ha dicho que presentar un proyecto de ley es una prioridad.


Los comentarios de la consulta, divulgados en la solicitud de acceso a la información, están ayudando a informar al panel de expertos establecido por Rodríguez para considerar cómo enmarcar una nueva ley.


“Si bien es claro que se deben tomar medidas sobre el contenido dañino en línea, reconocemos las preocupaciones expresadas sobre las consecuencias no deseadas si no se toma un enfoque reflexivo”, dijo Ashley Michnowski, directora de comunicaciones de Rodríguez.

La ley estaría diseñada para reprimir el discurso de odio y el abuso, incluso contra mujeres y canadienses racializados, judíos, musulmanes y miembros de la comunidad LGBTQ, bloqueando ciertos sitios web y obligando a las plataformas a eliminar rápidamente el contenido de odio.


Pero los canadienses de algunos de estos grupos dijeron que Internet es una de las pocas plataformas donde la libertad de expresión es posible para ellos y que la ley podría restringir sus derechos.


Darryl Carmichael, de la facultad de derecho de la Universidad de Calgary, dijo en su respuesta que la ley corre el riesgo de frenar a los grupos racializados y marginados, y podría llevar a que sus publicaciones se malinterpreten como dañinas.


“Las publicaciones del movimiento de 'Black Lives Matter' se etiquetaron por error como discurso de odio y se eliminaron”, dijo, y advirtió que las publicaciones como las que crean conciencia sobre las mujeres y niñas indígenas desaparecidas y asesinadas también podrían eliminarse. “El resultado es que las voces de los mismos grupos que buscas proteger estarían aún más aisladas”, dijo.

Las trabajadoras sexuales de todo Canadá advirtieron que una ley de este tipo podría provocar el cierre de los sitios que utilizan para llevar a cabo el trabajo sexual seguro en línea si son capturados por restricciones de contenido sexual dañino en línea. También expresaron temores de riesgo de arresto debido a comentarios realizados en línea por la índole de su trabajo.


El Proyecto de Alcance de Puerto Seguro, que aboga por los derechos de las trabajadoras sexuales en Terranova y Labrador, advirtió que el proyecto de ley podría causar daños desproporcionados a la coumnidad LGBTQ y otros grupos marginados, así como el bloqueo de sitios “cruciales para la seguridad de las trabajadoras sexuales”. Su presentación expresó temores de que la ley pudiera conducir a la censura y a la denuncia masiva de muchas personas inocentes “ya demonizadas… por su expresión de género, raza (y) sexualidad”.


Algunos indígenas temían que el proyecto de ley pudiera otorgar más poder a las agencias de aplicación de la ley para atacarlos a ellos, su discurso y sus actividades de protesta.


La Asociación Nacional de Centros de Amistad, una red de centros comunitarios que ofrece programas y apoyo a los pueblos indígenas urbanos, dijo que “la organización, la comunidad y la resistencia lideradas por indígenas han florecido en línea”, con protestas sobre la “extracción y desarrollo de recursos” que se basan en las redes sociales, “una parte importante de su estrategia de comunicación”.


“Estos actos de resistencia se enmarcarían fácilmente como antigubernamentales o manifestaciones de ciberterrorismo indígena”, dijo en su presentación, advirtiendo del “riesgo de que los órganos de gobierno utilicen esta legislación como arma para identificar las protestas como antigubernamentales”.

Los expertos dicen que un algoritmo de inteligencia artificial puede simplemente elegir palabras clave, en lugar del contexto o el matiz de los comentarios en línea, lo que lleva a que se malinterpreten y provoque la participación de las fuerzas del orden.


Michael Geist, catedrático de investigación de derecho de Internet de la Universidad de Ottawa en Canadá, quien obtuvo los documentos de consulta a través de una solicitud de acceso a la información, dijo que "aprovechar la IA y las notificaciones automáticas podría poner en riesgo a estas comunidades".


Dijo que el nivel de crítica en la consulta, que incluye una serie de presentaciones que se quejan de las restricciones a la libertad de expresión, debería ser una "llamada de atención para el gobierno" de que está tomando el enfoque equivocado.


El Consejo Nacional de Musulmanes Canadienses advirtió que los planes del gobierno podrían “dar lugar sin darse cuenta a uno de los ataques más significativos en años contra comunidades marginadas y racializadas”.


Richard Marceau, del Centro para Israel y Asuntos Judíos, dijo que es necesaria una nueva ley que reprima el odio en línea; pero que “debe calibrarse adecuadamente para combatir el odio y garantizar que la libertad de expresión esté totalmente protegida”.


La presentación del centro decía que es importante que la participación de las fuerzas del orden sea proporcionada y apropiada.


Laura Scaffidi, vocera del ministro del patrimonio, dijo que el gobierno “tomó en serio lo que escuchamos de los canadienses durante la consulta que tuvo lugar el año pasado”, razón por la cual ha designado un grupo asesor de expertos sobre cómo abordar el contenido dañino en línea.


“Sabemos que este es un tema importante para los canadienses”, dijo. “Nos tomaremos el tiempo que necesitemos para hacerlo bien”.


ARTÍCULO POR: MARIE WOOLF

FOTOGRAFÍA: SEAN KILPATRICK

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


Recent Posts

See All

Comments


bottom of page