google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0 google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

Restaurantes implementan comidas solo para locales

Algunos restaurantes del sur de Ontario están tomando la difícil decisión financiera de prohibir a los clientes de fuera de la ciudad comer en el interior a medida que aumentan los casos de COVID-19 en los puntos calientes cercanos.



Ramshackle Industries, que posee cuatro restaurantes y bares en Stratford, Ontario, introdujo por primera vez la política cuando los restaurantes reabrieron en junio, reduciéndola lentamente a medida que la pandemia disminuía este verano.


Ahora que la provincia ha reintroducido restricciones más estrictas en las regiones de Toronto, York y Peel y Ottawa en medio de la segunda ola de COVID-19, el propietario de Ramshackle, Jessie Votary, dijo que la regla se está aplicando nuevamente.


Los turistas son una "gran parte" de la base de clientes en Stratford, especialmente en los meses de verano, pero Votary dijo que la seguridad de los empleados en las empresas propiedad de los trabajadores tenía que ser lo primero.


Los restaurantes han estado explicando las reglas antes de sentar a los clientes, con el personal verificando las identificaciones en un puñado de casos, y algunos no locales han sido rechazados para comer en el interior.


Votary dijo que las reacciones han variado desde comprensión hasta disgusto.


El personal adopta un enfoque conversacional para discutir la regla y trabaja para encontrar alternativas para los clientes de fuera de la ciudad, como pedir comida para llevar.


Los trabajadores a tiempo completo ganan un salario digno en los establecimientos, en lugar de depender de las propinas, lo que, según Votary, facilitó mantenerse al día con los salarios mientras soportaba algunos impactos en las ganancias.


Si bien Ramshackle Industries fue uno de los primeros en adoptar los comedores solo locales, otros establecimientos ya golpeados por la pandemia están adoptando un enfoque similar frente a las crecientes tasas de infección cerca de sus comunidades.



Ale House en Cobourg, Ontario, anunció el miércoles que estaba limitando el servicio en interiores a los locales en respuesta a las restricciones en Toronto, que se encuentra a una hora en auto.


El propietario, Todd Oberholtzer, dijo que tuvo problemas con la decisión, pero que finalmente tomó la decisión de proteger a la comunidad, que tiene muchos residentes y empleados mayores que tienen varios trabajos en la ciudad.


El pequeño pub ya perdió un volumen de negocios significativo este verano, con menos turistas de temporada y residentes locales, y sin área para sentarse al aire libre.


Romby's Tavern and Smokehouse en St. Catharines, Ontario, anunció una política similar justo antes del fin de semana de Acción de Gracias. En una publicación de Facebook del 9 de octubre, el restaurante dijo que se requeriría prueba de residencia en Niagara para comer "como una precaución de seguridad adicional para nuestro personal, nuestros clientes y sus seres queridos".


“Niagara, nos estamos acercando a otro cierre, hagamos lo que podamos para evitarlo por el bien de TODOS”, decía la publicación.

Otros tipos de negocios se han visto obligados a adaptarse rápidamente a las restricciones específicas durante la segunda ola de COVID-19 de Ontario, abordando el desafío de los clientes que normalmente serían bienvenidos saltando entre regiones en el área metropolitana densamente poblada de Toronto.


A principios de esta semana, las cadenas de gimnasios LA Fitness y GoodLife Fitness pidieron a sus clientes que no viajen desde Toronto y Peel Region para hacer ejercicio en instalaciones abiertas cercanas.


GoodLife tomó la medida de congelar las cuentas de los miembros de GoodLife en regiones de zona activa el 10 de octubre, lo que les impidió reservar entrenamientos en otras áreas.


En Stratford, Votary dijo que la pandemia ya ha puesto a los restaurantes en "una situación imposible", por lo que la pérdida de algunos comensales en interiores no hace mella en un año ya brutal, y la propagación de la comunidad empeoraría las cosas.


“Una infección por COVID en nuestro equipo o un aumento de casos en nuestra comunidad que nos cierra el paso a comida para llevar es una pérdida adicional”, dijo.

ARTÍCULO POR: HOLLY MCKENZIE-SUTTER

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN: ELIANA GONZÁLEZ


105 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page