google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0 google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

Rusia afirma que algunas de sus tropas están retrocediendo en medio de la crisis en Ucrania

Rusia dijo el martes que algunas unidades que participan en ejercicios militares comenzarían a regresar a sus bases, aumentando la esperanza de que el Kremlin no esté planeando invadir Ucrania de manera inminente, aunque no dio detalles sobre la retirada.


Un soldado ucraniano entrena durante ejercicios militares cerca de Kharkiv, Ucrania, el jueves 10 de febrero de 2022.
Un soldado ucraniano entrena durante ejercicios militares cerca de Kharkiv, Ucrania, el jueves 10 de febrero de 2022.

El anuncio se produjo un día después de que el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia indicara que el país estaba listo para seguir hablando sobre los problemas de seguridad que llevaron a la crisis de Ucrania, cambiando el tono después de semanas de crecientes tensiones. Aún así, los funcionarios occidentales continuaron advirtiendo que una invasión podría llegar en cualquier momento y dijeron que algunas fuerzas y equipos militares se estaban moviendo hacia la frontera, enturbiando el panorama.


No estaba claro de inmediato en dónde se desplegaron exactamente las tropas que el Ministerio de Defensa ruso dijo que estaban retirando o cuántas se estaban yendo, lo que dificulta entender el significado de lo está sucediendo. El anuncio hizo subir los mercados mundiales y el rublo; pero los líderes de Ucrania expresaron escepticismo.


“Rusia constantemente hace varias declaraciones”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba. “Por eso tenemos la regla: No creeremos cuando oigamos, creeremos cuando veamos. Cuando veamos que las tropas se retiran, creeremos en la desescalada”.

Rusia ha concentrado más de 130.000 soldados cerca de Ucrania, lo que genera temores sobre una invasión; pero Rusia niega tener planes de invadir Ucrania, a pesar de colocar tropas en las fronteras de Ucrania al norte, sur y este y realizar ejercicios militares masivos en las cercanías.


Los nuevos destellos de esperanza acompañaron una ráfaga de diplomacia. El canciller alemán, Olaf Scholz, planeaba reunirse con el presidente ruso, Vladimir Putin, en Moscú, un día después de que se reuniera con el líder de Ucrania en Kiev. El ministro de Relaciones Exteriores de Polonia, Zbigniew Rau, uno de los críticos europeos más estridentes de Rusia, también estuvo en Moscú el martes para reunirse con Lavrov, mientras que el ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania recibió a su homólogo italiano.


Los comentarios del ministro de Relaciones Exteriores, Sergey Lavrov, se produjeron en una reunión televisiva con Putin y parecían diseñados para enviar un mensaje al mundo sobre la posición del líder ruso. El canciller argumentó que Moscú debería mantener más conversaciones, a pesar de la negativa de Occidente a considerar las principales demandas de Rusia.


Las conversaciones “no pueden continuar indefinidamente, pero sugeriría continuar y expandirlas en esta etapa”, dijo Lavrov, y señaló que Washington se ha ofrecido a discutir los límites para el despliegue de misiles en Europa, las restricciones a los ejercicios militares y otras medidas de fomento de la confianza.


Moscú quiere garantías de que la OTAN no permitirá que Ucrania y otros países exsoviéticos se unan como miembros. También quiere que la alianza detenga los despliegues de armas en Ucrania y haga retroceder sus fuerzas de Europa del Este.


Lavrov dijo que las posibilidades de conversaciones “están lejos de agotarse”.


Putin señaló que Occidente podría intentar llevar a Rusia a “conversaciones interminables” y cuestionó si todavía existe la posibilidad de llegar a un acuerdo. Lavrov respondió que su ministerio no permitiría que EE. UU. y sus aliados bloqueen las principales solicitudes de Rusia.


Por su parte, Estados Unidos reaccionó con frialdad.


“El camino para la diplomacia sigue disponible si Rusia decide participar de manera constructiva”, dijo la subsecretaria de prensa principal de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre. “Sin embargo, tenemos los ojos claros sobre las perspectivas de eso, dados los pasos que Rusia está tomando sobre el terreno a la vista”.

Una posible salida surgió esta semana: el embajador de Ucrania en el Reino Unido, Vadym Prystaiko, señaló la posibilidad de que Ucrania dejara de lado su candidatura a la OTAN, un objetivo que está escrito en su constitución, si evita la guerra con Rusia. Más tarde, Prystaiko pareció alejarse de la idea; pero el hecho de que se planteó sugiere que se está discutiendo a puerta cerrada.


Incluso en medio de las señales esperanzadoras, Estados Unidos y los países europeos mantuvieron sus advertencias.


La secretaria de Relaciones Exteriores británica, Liz Truss, reiteró el martes que el peligro de una invasión aún existe y le dijo a Sky News que “podría ser inminente”. Pero agregó que “todavía hay tiempo para que Vladimir Putin se aleje del borde”.


La ministra de Relaciones Exteriores de Noruega, Anniken Huitfeldt, emitió una advertencia similar.


Los funcionarios estadounidenses han dicho que el ejército ruso continuó con los aparentes preparativos de ataque a lo largo de las fronteras de Ucrania. Un funcionario de defensa de EE. UU. dijo que un pequeño número de unidades terrestres rusas se han estado moviendo fuera de áreas de reunión más grandes durante varios días, tomando posiciones más cerca de la frontera con Ucrania en lo que serían puntos de partida si Putin ordenara el inicio de una invasión.


El funcionario habló bajo condición de anonimato para discutir información no divulgada públicamente.


Maxar Technologies, una compañía comercial de imágenes satelitales que ha estado monitoreando la acumulación rusa, informó un aumento de la actividad militar rusa en Bielorrusia, Crimea y el oeste de Rusia, incluida la llegada de helicópteros, aviones de ataque a tierra y aviones cazabombarderos en ubicaciones avanzadas. Las fotos tomadas durante un período de 48 horas también muestran a las fuerzas terrestres saliendo de sus guarniciones y unidades de combate moviéndose en formación de convoy.


Aún así, el jefe del consejo de seguridad y defensa de Ucrania, Oleksiy Danilov, minimizó la amenaza de invasión; pero advirtió sobre el riesgo de “desestabilización interna” por parte de fuerzas no especificadas.


“No vemos que una ofensiva a gran escala de la Federación Rusa pueda tener lugar el 16 o el 17 (de febrero)”, dijo a los periodistas. “Somos conscientes de los riesgos que existen en el territorio de nuestro país; pero la situación está absolutamente bajo control”.

Como para mostrar desafío, el presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskyy, dijo que el miércoles sería un “día de unidad nacional” y pidió al país mostrar la bandera azul y amarilla y cantar el himno nacional frente a las “amenazas híbridas”.


“No es la primera amenaza que enfrenta el fuerte pueblo ucraniano”, dijo Zelenskyy el lunes por la noche en un video dirigido a la nación. “Estamos tranquilos. Somos fuertes. Estamos juntos."

No obstante, el país se está preparando. Los residentes de Kiev recibieron cartas del alcalde instándolos a “defender su ciudad” y aparecieron carteles en los edificios de apartamentos que indicaban el refugio antibombas más cercano. La capital tiene alrededor de 4.500 sitios de este tipo, incluidos estacionamientos subterráneos, estaciones de metro y sótanos, dijo el alcalde.


La Dra. Tamara Ugrich dijo que se abasteció de granos y alimentos enlatados y preparó una maleta de emergencia.


“No creo en la guerra; pero en la televisión la tensión crece cada día y cada vez es más difícil mantener la calma”, dijo. “Cuanto más nos dicen que no entremos en pánico, más nerviosa se pone la gente”.


ARTÍCULO POR: DARIA LITVINOVA Y YURAS KARMANAU FOTOGRAFÍA: ANDREW MARIENKO EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL

15 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page