google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0 google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

Rusia se dirige hacia la capital de Ucrania después de golpear a la segunda ciudad más grande

Los ataques rusos golpearon la plaza central de la segunda ciudad más grande de Ucrania y otros sitios civiles el día martes en lo que el presidente del país condenó como una flagrante campaña de terror por parte de Moscú. “Nadie va a perdonar. Nadie lo olvidará”, prometió el presidente Volodymyr Zelenskyy.


Los autos se detienen en una barricada colocada por miembros de la defensa civil en una carretera que conduce al centro de Kiev, Ucrania, el lunes 28 de febrero de 2022.
Los autos se detienen en una barricada colocada por miembros de la defensa civil en una carretera que conduce al centro de Kiev, Ucrania, el lunes 28 de febrero de 2022.

Al mismo tiempo, un convoy de 40 millas de cientos de tanques rusos y otros vehículos avanzó hacia la capital, Kiev, en lo que Occidente temía que fuera un intento de derrocar al gobierno de Ucrania e instalar un régimen favorable al Kremlin. Las fuerzas del presidente ruso, Vladimir Putin, continuaron atacando otros pueblos y ciudades del país, incluso en los puertos estratégicos de Odesa y Mariupol en el sur o cerca de ellos.


El día 6 de la guerra terrestre más grande en Europa desde la Segunda Guerra Mundial encontró a Rusia cada vez más aislada, acosada por duras sanciones que han desbaratado su economía y han dejado al país prácticamente sin amigos, aparte de algunas naciones como China y Bielorrusia.


En Kharkiv, la segunda ciudad más grande de Ucrania, con una población de alrededor de 1,5 millones, al menos seis personas murieron cuando el edificio administrativo de la era soviética de la región fue atacado. Las explosiones arrasaron las áreas residenciales y una sala de maternidad fue trasladada a un refugio subterráneo.


La Plaza de la Libertad de Kharkiv, la plaza más grande de Ucrania y el núcleo de la vida pública de la ciudad, fue alcanzada con lo que se creía que era un misil, en un ataque visto por muchos ucranianos como una evidencia descarada de que la invasión rusa no se trataba solo de atacar objetivos militares sino también de destruir sus espíritus.


El ataque voló las ventanas y las paredes de los edificios que rodean la enorme plaza central, que estaba llena de escombros y polvo. Dentro de un edificio, trozos de yeso estaban esparcidos y las puertas, arrancadas de sus goznes, yacían en los pasillos.


“La gente está bajo las ruinas. Hemos sacado cuerpos”, dijo Yevhen Vasylenko, representante del Ministerio de Situaciones de Emergencia en la región de Kharkiv. Además de los seis muertos, 20 resultaron heridos en el ataque, dijo.

Zelenskyy catalogó el ataque a la plaza principal como “terror franco y no disimulado”, culpando a un misil ruso y calificándolo de crimen de guerra. “Esto es terrorismo de estado de la Federación Rusa”, dijo.

Más tarde, en un emotivo llamamiento al Parlamento Europeo, Zelenskyy dijo: “Estamos luchando también para ser miembros iguales de Europa. Creo que hoy le estamos mostrando a todo el mundo que eso es lo que somos”.

Dijo que 16 niños habían sido asesinados en Ucrania el lunes y se burló de la afirmación de Rusia de que solo persigue objetivos militares.


“¿Dónde están los niños, en qué tipo de fábricas militares trabajan? ¿A qué tanques van, lanzando misiles de crucero? dijo Zelenskiy.

En un desarrollo preocupante, Human Rights Watch dijo que documentó un ataque con bombas de racimo frente a un hospital en el este de Ucrania en los últimos días. Los residentes locales también informaron del uso de armas en Kharkiv y el pueblo de Kiyanka, aunque no hubo confirmación independiente.


Si se confirma, eso representaría un nuevo y preocupante nivel de brutalidad en la guerra y podría conducir a un aislamiento aún mayor de Rusia.


El Kremlin negó el martes haber usado tales armas.


El fiscal jefe de la Corte Penal Internacional dijo que planea abrir una investigación sobre posibles crímenes de guerra en la invasión.


Impertérritos ante la condena occidental, los funcionarios rusos aumentaron sus amenazas de escalada, días después de plantear el espectro de un ataque nuclear. Un alto funcionario del Kremlin advirtió que la “guerra económica” de Occidente contra Rusia podría convertirse en una “guerra real”.


Las primeras conversaciones del lunes entre una Ucrania superada en armas y una Rusia con armas nucleares no detuvieron la lucha, aunque las dos partes acordaron celebrar otra reunión en los próximos días.


En todo el país, muchos civiles ucranianos pasaron otra noche acurrucados en refugios, sótanos o pasillos. Más de medio millón de personas han huido del país, y la oficina de derechos humanos de la ONU dijo que ha registrado la muerte de 136 civiles. Se cree que el número real es mucho mayor.


“Es una pesadilla. Esto no se puede explicar con palabras”, dijo Ekaterina Babenko, residente de Kharkiv, que se refugió en un sótano con vecinos por quinto día consecutivo. “Tenemos niños pequeños, personas mayores y, francamente, es muy aterrador”.

Los ataques rusos en Mariupol hirieron gravemente a varias personas el martes y en un puesto de control en las afueras de la ciudad de Odesa, en el Mar Negro, el cuerpo de un hombre yacía en una carretera junto a un automóvil cuyo asiento trasero estaba cubierto de sangre.


Un oficial militar ucraniano dijo que las tropas bielorrusas se unieron a la guerra el martes en la región de Chernihiv en el norte, sin proporcionar detalles; pero justo antes de eso, el presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, dijo que su país no tenía planes de unirse a la lucha.


Una tras otra, las explosiones estallaron en un área residencial de Kharkiv en un video verificado por la AP. En el fondo, un hombre le suplicaba a una mujer que se fuera y una mujer lloraba.


Determinados a que la vida continuara a pesar de los ataques, los trabajadores del hospital trasladaron una sala de maternidad de Kharkiv a un refugio antiaéreo. Entre enchufes eléctricos improvisados ​​y colchones apilados contra las paredes, mujeres embarazadas paseaban por el espacio abarrotado, acompañadas por los llantos de decenas de recién nacidos.


Los objetivos de Rusia para atacar el centro de Kharkiv no quedaron claros de inmediato.


Los funcionarios occidentales especularon que está tratando de atraer a las fuerzas ucranianas para defender la ciudad mientras una fuerza rusa más grande rodea Kiev.


Las tropas rusas continuaron su avance hacia la capital, una ciudad de casi tres millones. El convoy se encontraba a 25 kilómetros del centro de la ciudad y se extendía unos 65 kilómetros, según imágenes satelitales de Maxar Technologies.


Al aumentar las tensiones en Kiev, el Ministerio de Defensa de Rusia anunció que atacará las instalaciones de transmisión en la capital utilizadas por la agencia de inteligencia de Ucrania con ataques no especificados, e instó a las personas que viven cerca de esos sitios a abandonar sus hogares.


Las llamas se dispararon desde una base militar al noreste de Kiev, en el suburbio de Brovary, en imágenes tomadas desde un automóvil que pasaba. En otro video verificado por AP, un pasajero le rogó al conductor: “Misha, tenemos que conducir rápido porque atacarán de nuevo”.


Los movimientos del ejército ruso se han estancado por la feroz resistencia en el terreno y una sorprendente incapacidad para dominar el espacio aéreo de Ucrania.


Los ucranianos usaron todo lo que tenían a mano para tratar de detener el avance ruso: en una carretera entre Odesa y Mykolaiv en el sur de Ucrania, los residentes apilaron llantas de tractor llenas de arena y cubiertas con sacos de arena para bloquear los convoyes militares rusos.



ARTÍCULO POR: YURAS KARMANAU, KIM HEINTZ, VLADIMIR ISACHENKOV Y DASHA LITVINOVA

FOTOGRAFÍA: EMILIO MORENATTI

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


24 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page