google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0 google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

Separando la realidad de la ficción sobre efectos secundarios de las vacunas COVID-19

Una de las grandes preguntas que la gente está considerando ahora es si una vacuna es mejor que las otras.



Solo un año después de que el COVID-19 fuera declarado pandemia, casi una docena de vacunas han sido probadas y aprobadas en todo el mundo, una hazaña científica incomparable. Hasta la fecha, se han vacunado 360 millones de personas en todo el mundo y eso aumenta en unos 10 millones al día. A pesar de un comienzo lento, ya se han vacunado más de tres millones de canadienses .


Canadá ha aprobado hasta la fecha cuatro vacunas. En los ensayos clínicos, la vacuna Pfizer tuvo una eficacia del 95 por ciento contra la infección; Moderna un 95 por ciento; Johnson & Johnson un 67 por ciento y AstraZeneca un 62 por ciento.


Eso no significa necesariamente que la vacuna Pfizer sea mucho mejor que AstraZeneca; ya que la eficacia de cada una fue medida de forma ligeramente diferente y los ensayos se realizaron en momentos distintos. En particular, las vacunas J&J y AstraZeneca que se probaron cuando las variantes ya habían comenzado a circular.


Todas las vacunas parecen ser un poco menos efectivas para proteger contra las variantes y eso hace que sea aún más urgente que vacunemos a las personas lo más rápido posible.


Ninguna de las vacunas es perfecta; pero todas tienen una eficacia cercana al 100 por ciento para prevenir la hospitalización y la muerte. Si hay una estadística para recordar cuando se dirige a la farmacia para tomar una inyección, es esa.


Si lee las noticias, sabrá que también hay un par de criticas contra la vacuna AstraZeneca.


Algunos países, como Canadá, recomendaron que la vacuna AstraZeneca no se administre a personas mayores de 65 años en un inicio. Esta recomendación, del Comité Asesor Nacional de Inmunización, se debió “a información limitada”, lo que significa que no se incluyeron muchas personas mayores en los ensayos clínicos. Sin embargo, en el mundo real, la vacuna AstraZeneca parece funcionar bien en todos los grupos de edad y es por eso que las autoridades ampliaron el uso de esta vacuna a todos los adultos recientemente.


Como resultado, muchos países ya han anulado dicha restricción basada en la edad. Es un recordatorio de que los expertos pueden estar en desacuerdo y eso está bien. Responder a una pandemia global es muy parecido a construir un avión en pleno vuelo: cuando aprendes sobre la marcha, algunas de las señales pueden ser confusas.


Tomemos como ejemplo el tema de los coágulos de sangre. En los últimos días, varios países han suspendido temporalmente el uso de la asediada vacuna de AstraZeneca debido a informes de coágulos de sangre que ocurren después de la vacunación. Alemania, Francia e Italia se unieron a ellos el lunes.


Este es probablemente un caso clásico de correlación que no implica causalidad. Más de 17 millones de personas han recibido la vacuna AstraZeneca y ha habido 37 informes de coágulos de sangre, que es menor que la tasa de referencia (la tasa normal de formación de coágulos de sangre, sin la vacuna). Así que probablemente sea una coincidencia. Lo que sí sabemos es que COVID-19 afecta el sistema circulatorio y los coágulos de sangre ocurren con mucha más frecuencia en las personas infectadas, que es otra razón para vacunarse.


La misma precaución de correlación versus causalidad se aplica a las historias sobre reacciones alérgicas, convulsiones y muertes después de la vacunación. La gente tiene todo tipo de problemas de salud; esos no desaparecen durante una pandemia, ni necesariamente se ven agravados por la vacunación.


Prácticamente todas las personas con alergias pueden recibir las vacunas de forma segura. Las únicas advertencias específicas son para aquellos con una alergia severa al polietilenglicol (PEG) que eviten las vacunas de Pfizer y de Moderna, y para aquellos alérgicos al polisorbato que eviten el producto de J&J.


Otro tema que ha aparecido en los titulares es la afirmación de que las vacunas contra el coronavirus contienen tejido fetal. Eso es incorrecto. Lo que es cierto es que las líneas celulares derivadas de fetos abortados (voluntariamente) se utilizan en la fabricación de muchas vacunas y medicamentos recetados. La vacuna AstraZeneca usa la línea celular de riñón HEK-293, que se derivó de un feto en 1972, y J&J usa la línea celular PER.C6 (de 1985). Si bien algunos fanáticos contrarios al derecho a decidir se oponen, incluso el Vaticano ha dicho que los católicos pueden usar medicamentos derivados de líneas celulares fetales con buena conciencia.


Aún así, el primer ministro de Alberta, Jason Kenney, dice que la gente debería poder rechazar estas vacunas por razones morales. Además de ser un abrazo extrañamente selectivo de los puntos de vista a favor del aborto, plantea la pregunta es: ¿Deberían los canadienses poder elegir qué vacuna contra el coronavirus recibir?


Eso es teóricamente seguro; pero en la práctica, eso complicaría indebidamente el lanzamiento de las vacunas, sin una buena razón.


Si bien hay mucho ruido, también hay una señal clara: las vacunas contra el coronavirus son notablemente seguras y efectivas y la mejor vacuna es la primera que este disponible para ser inyectada en el brazo de los destinatarios.


ARTÍCULO POR: ANDRÉ PICARD

FOTOGRAFÍA: COTTONBRO

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


Recent Posts

See All

Comments


bottom of page