google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0 google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

Ucranianos desafían el plazo para rendirse en la ciudad de Mariupol

La destrozada ciudad portuaria de Mariupol parecía estar a punto de caer ante los rusos el domingo después de siete semanas de asedio, en lo que le daría a Moscú un éxito crucial tras su fracaso para tomar la capital ucraniana y el hundimiento de su buque insignia en el Mar Negro.


Los cuerpos de los civiles yacen en el suelo mientras los residentes locales pasan junto a una parte destruida del Illich Iron & Steel Works Metallurgical Plant, la segunda empresa metalúrgica más grande de Ucrania, en un área controlada por las fuerzas separatistas respaldadas por Rusia en Mariupol, Ucrania, el sábado 16 de abril de 2022.
Los cuerpos de los civiles yacen en el suelo mientras los residentes locales pasan junto a una parte destruida del Illich Iron & Steel Works Metallurgical Plant, la segunda empresa metalúrgica más grande de Ucrania, en un área controlada por las fuerzas separatistas respaldadas por Rusia en Mariupol, Ucrania, el sábado 16 de abril de 2022.

El ejército ruso estimó que 2.500 combatientes ucranianos resistían en una enorme planta siderúrgica con un laberinto de pasadizos subterráneos en el último foco de resistencia en Mariupol.


Las fuerzas de Moscú dieron como fecha límite el mediodía para su rendición, diciendo que aquellos que depusieron las armas tenían "garantía de mantener sus vidas"; pero los ucranianos no se sometieron, al igual que en ultimátum anteriores.


“Lucharemos absolutamente hasta el final, hasta la victoria, en esta guerra”, dijo el primer ministro ucraniano, Denys Shmyhal, en “This Week” de ABC. Dijo que Ucrania está preparada para poner fin a la guerra a través de la diplomacia, si es posible, “pero no tenemos intención de rendirnos”.

Tomar Mariupol liberaría a las fuerzas rusas para unirse a una esperada ofensiva total por el control de Donbas, la región industrial en el este del país donde el Kremlin ha centrado sus objetivos de guerra después de abandonar, al menos por ahora, cualquier intento de tomar Kiev, la capital.


El asedio y el bombardeo implacable de Mariupol han tenido un costo terrible, con gran parte de la ciudad en ruinas y funcionarios que estiman que los rusos han matado al menos a 21.000 personas. Se estima que 100.000 permanecen en la ciudad, de una población de antes de la guerra de 450.000, y están atrapados sin alimentos, agua, calefacción o electricidad.


“Todos aquellos que continúen resistiendo serán destruidos”, dijo el mayor general Igor Konashenkov, portavoz del Ministerio de Defensa ruso, al anunciar el último ultimátum.

Dijo que las comunicaciones interceptadas indicaban que había unos 400 mercenarios extranjeros junto con las tropas ucranianas en la acería de Azovstal, una afirmación que no pudo ser verificada de forma independiente.


La viceministra de Defensa de Ucrania, Hanna Malyar, describió a Mariupol como un "escudo que defiende a Ucrania" mientras las tropas rusas se preparan para la batalla en Donbas, donde los separatistas respaldados por Moscú ya controlan parte del territorio.


En un recordatorio de que ninguna parte de Ucrania está a salvo hasta que termine la guerra, las fuerzas rusas llevaron a cabo nuevos ataques con misiles el domingo cerca de Kiev y en otros lugares en un aparente esfuerzo por debilitar la capacidad militar de Ucrania antes del ataque anticipado en el este.


Después de la humillante pérdida del buque insignia de su Flota del Mar Negro en lo que los ucranianos dijeron que fue un ataque con misiles, el comando militar de Rusia prometió el viernes intensificar los ataques en la capital. Rusia dijo el domingo que había atacado una planta de municiones cerca de Kiev durante la noche con misiles guiados con precisión, el tercer ataque de este tipo en estos días.


El ejército ruso también afirmó haber destruido equipos de radar de defensa aérea ucranianos en el este, cerca de Sievierodonetsk, así como varios depósitos de municiones en otros lugares.


Se reportaron explosiones durante la noche en Kramatorsk, una ciudad del este donde los cohetes mataron a principios de este mes al menos a 57 personas en una estación de tren repleta de civiles que intentaban evacuar antes de la esperada ofensiva rusa.


Un funcionario regional en el este de Ucrania dijo que al menos dos personas murieron el domingo cuando las fuerzas rusas dispararon contra edificios residenciales en la ciudad de Zolote, cerca de la línea del frente en el Donbas.


Malyar, el viceministro de defensa, dijo que los rusos continuaron atacando Mariupol con ataques aéreos y que podrían estar preparándose para un desembarco anfibio para reforzar sus fuerzas terrestres.


Capturar la ciudad sería la mayor victoria de Rusia después de dos meses de costosos combates y podría ayudar a tranquilizar al público ruso en medio del empeoramiento de la situación económica por las sanciones occidentales. Esa victoria le permitiría a Rusia asegurar un corredor terrestre a la península de Crimea, que anexó de Ucrania en 2014, y privaría a Ucrania de un puerto importante y sus preciados activos industriales.


La incautación de Mariupol también pondría a disposición más tropas para la ofensiva en el este que, de tener éxito, le daría al presidente ruso, Vladimir Putin, una parte vital del país y una victoria muy necesaria que podría vender al pueblo ruso.


Los túneles en la planta siderúrgica Azovstal, que cubre un área de más de 11 kilómetros cuadrados (más de 4,2 millas cuadradas), han permitido que los defensores se escondan y resistan.


El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, dijo que la caída de Mariupol podría frustrar cualquier intento de negociar la paz.


“La destrucción de todos nuestros muchachos en Mariupol, lo que están haciendo ahora, puede poner fin a cualquier formato de negociación”, dijo Zelenskyy en una entrevista con periodistas ucranianos.

En su discurso nocturno a la nación, Zelenskyy pidió a Occidente que envíe más armas pesadas de inmediato si existe alguna posibilidad de salvar la ciudad, y agregó que Rusia está “tratando deliberadamente de destruir a todos los que están allí”.


El canciller austriaco Karl Nehammer, quien se reunió con Putin en Moscú esta semana —el primer líder europeo en hacerlo desde que comenzó la invasión el 24 de febrero— dijo que el presidente ruso está “en su propia lógica de guerra” con Ucrania.


En una entrevista en "Meet the Press" de NBC, Nehammer dijo que cree que Putin cree que está ganando la guerra, y "tenemos que mirarlo a los ojos y confrontarlo con eso, lo que vemos en Ucrania".


Al igual que Mariupol, la ciudad nororiental de Kharkiv ha sido blanco de ataques desde los primeros días de la invasión y ha visto cómo se deterioraban las condiciones antes de la ofensiva oriental.


Al menos cinco personas murieron y 13 resultaron heridas en el bombardeo ruso de Kharkiv, la segunda ciudad más grande de Ucrania, el domingo, dijeron funcionarios regionales.


El bombardeo impactó contra edificios de apartamentos y dejó vidrios rotos, escombros y parte de al menos un cohete esparcidos por la calle. Los bomberos y los residentes se apresuraron a apagar las llamas en varios apartamentos.


Zelenskyy estimó que entre 2.500 y 3.000 soldados ucranianos han muerto en la guerra y unos 10.000 han resultado heridos.


En medio de los combates, Zelenskyy habló en su discurso nocturno sobre los planes de Ucrania de un monumento “para recordar a todas las generaciones de nuestro pueblo la invasión brutal y sin sentido de la que Ucrania ha sido capaz de defenderse”.



FOTOGRAFÍA: ALEXEI ALEXANDROV

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL

20 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page