google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0 google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

Un informe de años atrás describió la realidad de las muertes en las escuelas residenciales

El descubrimiento de cientos de tumbas sin nombre en los sitios de antiguas escuelas residenciales en Canadá ha provocado ira, dolor y reflexión; pero, lamentablemente, no debería haber sido una sorpresa.


Zapatos de niños en los escalones del Ayuntamiento de Calgary como parte de un memorial establecido tras el descubrimiento de 215 tumbas sin marcar en el sitio de una antigua escuela residencial en Kamloops, BC.
Zapatos de niños en los escalones del Ayuntamiento de Calgary como parte de un memorial establecido tras el descubrimiento de 215 tumbas sin marcar en el sitio de una antigua escuela residencial en Kamloops, BC.

Parte de un voluminoso informe final, publicado por la Comisión de la Verdad y la Reconciliación de Canadá en 2015, titulado "Escuelas residenciales de Canadá: niños desaparecidos y entierros sin marcar", dejó en claro el cruel destino colectivo de miles de niños indígenas que murieron en el anonimato.


El informe, que fue aceptado por el primer ministro Justin Trudeau, identificó 3.200 muertes entre estudiantes residenciales, al tiempo que reconocía que "el trabajo de identificar el número de estudiantes que murieron en escuelas residenciales recién había comenzado".


Entre las conclusiones de la Comisión estaban:

  • En poco menos de un tercio de estas muertes (32 por ciento), el gobierno y las escuelas no registraron el nombre del estudiante que falleció.

  • Para poco menos de una cuarta parte de estas muertes (23 por ciento), el gobierno y las escuelas no registraron el sexo del estudiante que murió.

  • En poco menos de la mitad de estas muertes (49 por ciento), el gobierno y las escuelas no registraron la causa de la muerte.


La Comisión también encontró que los niños en las escuelas residenciales morían a una "tasa mucho más alta" que los niños de la población en general, en parte porque el gobierno canadiense, en un intento por mantener bajos los costos, no logró establecer "un conjunto adecuado de normas y regulaciones para garantizar la salud y seguridad ”de los estudiantes.



“Durante la mayor parte de la historia de las escuelas, la práctica fue no enviar los cuerpos de los estudiantes que murieron en las escuelas a sus comunidades de origen”, escribió la Comisión. “En su mayor parte, los cementerios que la Comisión documentó están abandonados, en desuso y vulnerables a disturbios accidentales. La tragedia de la pérdida de niños se vio agravada por el hecho de que los lugares de enterramiento eran distantes o incluso desconocidos. Muchos aborígenes tienen preguntas sin respuesta sobre lo que les sucedió a sus hijos o familiares mientras asistían a estas escuelas".

De las causas conocidas de muerte entre los estudiantes residenciales, los brotes de tuberculosis provocaron la mayor pérdida de vidas, aunque la Comisión afirma que “muchos diagnósticos de la causa de la muerte pueden no haber sido precisos. La determinación de la causa de la muerte a menudo la habrían hecho personas sin formación médica".



Como se destacó en el álbum Secret Path del difunto Gord Downie, algunos estudiantes murieron mientras intentaban huir de los horrores de las escuelas residenciales.


El álbum Secret Path y la novela gráfica que lo acompaña contaban la triste historia de Chanie “Charlie” Wenjack, de 12 años, quien murió en el otoño de 1966 mientras intentaba caminar a casa a unas 400 millas de la escuela residencial indígena de Cecilia Jeffrey cerca de Kenora, Ontario.


Chanie no estaba sola. La Comisión dijo que al menos 33 estudiantes murieron mientras intentaban huir.


Los accidentes, los incendios y la exposición cobraron docenas de vidas más y al menos media docena murieron por suicidio, aunque esas cifras podrían ser mucho más altas después de que la Comisión concluyera que "no hay una causa conocida de muerte" para al menos la mitad de las muertes registradas.



ARTÍCULO POR: MICHAEL TALBOT

FOTOGRAFÍA: TOM ROSS EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ MÁS INFORMACIÓN NACIONAL

Recent Posts

See All

コメント


bottom of page