google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0 google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

Western University está tratando de abordar la violencia sexual y de cambiar la cultura en el campus

Western University planea reevaluar por completo su semana de orientación y reforzar la seguridad del campus luego de dos revisiones de la cultura de la escuela que encontraron evidencia de al menos una agresión sexual durante las festividades del año pasado.


Estudiantes de Western University marchan durante una huelga en apoyo de sobrevivientes de agresión sexual en London, Ontario, el viernes 17 de septiembre de 2021.
Estudiantes de Western University marchan durante una huelga en apoyo delas víctimas de agresión sexual en London, Ontario, el viernes 17 de septiembre de 2021.

Los informes, publicados el jueves, se llevaron a cabo a raíz de las denuncias de violencia sexual y de género que surgieron en las redes sociales durante la semana de orientación de Western en septiembre pasado.


Los documentos contenían varias recomendaciones para la universidad con sede en London, Ontario, y sugerían un "proceso complejo" necesario para comenzar a hacer que la cultura occidental deje de ser una "escuela dividida".


La universidad dijo el jueves que abordar los problemas planteados por las dos revisiones era una prioridad.


“Este es un gran problema social”, dijo el presidente de Western University, Alan Shepard, en una entrevista. “Es algo que lamentablemente sucede en todas partes y Western quiere hacer su parte para evitarlo siempre que (nosotros) podamos. Además, pensamos que es una parte importante de la educación universitaria en el siglo XXI”.

Además de evaluar su semana de orientación, la universidad también designará un asesor especial para abordar la cultura y la seguridad y exigirá a todos los nuevos estudiantes que completen una capacitación sobre prevención y concientización sobre la violencia sexual y de género antes de llegar al campus.


Además, se está asociando con un hospital local para ofrecer apoyo las 24 horas del día, los 7 días de la semana, a los estudiantes que han sufrido violencia sexual y de género.


La universidad dijo que también se está basando en iniciativas que ya están en marcha, como medidas de seguridad adicionales en el campus, incluida la contratación de seis agentes especiales adicionales y 15 nuevos guardias de seguridad, realizando más patrullas de seguridad y mejorando el equipo de seguridad.


Las denuncias de drogas masivas y agresiones sexuales en la residencia de Western en Medway-Sydenham Hall surgieron en las redes sociales en septiembre pasado. Días después, cientos de estudiantes abandonaron las clases para exigir un cambio en lo que describieron como una cultura de campus tóxico en la universidad .


La policía dijo más tarde que no había recibido denuncias formales de violencia sexual en la residencia; pero que su investigación sobre las denuncias sigue abierta.


Una de las revisiones encontró que "hubo al menos un caso de agresión sexual en Medway-Sydenham Hall" durante el fin de semana del 10 al 12 de septiembre y que "algunas mujeres sintieron que las habían drogado y no sabían cómo".


También encontró que la seguridad del campus, el personal occidental, los líderes estudiantiles y los equipos de apoyo médico “actuaron de acuerdo con las políticas occidentales existentes”, y aunque hubo brechas en la comunicación y el personal, “la mayoría de los actores respondieron lo mejor que pudieron en una situación muy caótica”


En un comunicado el jueves, la policía de London dijo que no había actualizaciones sobre su investigación; pero señaló que permanecía abierta si alguna víctima o sobreviviente deseaba hacer un informe con la fuerza.


El análisis independiente fue realizado por la abogada Nathalie Des Rosiers, directora del Massey College de la Universidad de Toronto, y Sonya Nigam, coordinadora ejecutiva de la Asociación Canadiense para la Prevención de la Discriminación y el Acoso en la Educación Superior. Entrevistaron a líderes estudiantiles occidentales, profesores, personal y administradores universitarios, así como al personal de respuesta a emergencias de London.


La otra revisión fue realizada por el comité de acción interno de la universidad sobre violencia sexual y de género. El comité consultó a aproximadamente 900 miembros del campus y 60 miembros del Comité Coordinador de Londres para Acabar con el Abuso de la Mujer.


Descubrió que una "preocupación clave" de los eventos de septiembre de 2021 era que los líderes estudiantiles "no estaban bien preparados para responder cuando los eventos se intensificaron", lo que se debió en parte a los protocolos de COVID-19 y la comunicación fragmentada. También descubrió que algunos líderes estudiantiles, que a menudo no eran mucho mayores que los estudiantes de primer año que supervisaban, eran "inadecuados y/o mal preparados para el tipo de responsabilidad involucrada".


Las revisiones incluyeron varias recomendaciones, como garantizar que los servicios para hacer frente a la violencia sexual y de género fueran bien conocidos por toda la comunidad del campus y de fácil acceso, al mismo tiempo que no estuvieran estigmatizados.


Las revisiones también recomendaron frenar la cultura del consumo excesivo (inducido, manipulado o voluntario) de alcohol y drogas y crear un tablero de informes para la violencia sexual y de género con indicadores para demostrar el progreso en la prevención y la mejora de las respuestas.


Western University dijo que su "enfoque centrado en las víctimas" del problema brinda opciones a los sobrevivientes, incluida la divulgación, la presentación de un informe o queja y/o la solicitud de apoyo.


“Decidir si presentar un informe/queja formal es un derecho de la sobreviviente. Acceder a apoyo y recursos no requiere la presentación de un informe/queja formal”, dijo en un comunicado.

Cuando se le preguntó qué hará la universidad para cambiar su reputación de "escuela dividida", Shepard respondió que "era un tema complejo".


“Queremos preservar lo que es realmente bueno de Western, que es un lugar muy social, y debemos recordar que… no todo lo que aprendes en la universidad es en un salón de clases, aprendes de tus compañeros, de eventos sociales, de clubes, actividades extracurriculares, etcétera”, dijo. “Nos gusta la diversión; pero queremos asegurarnos de que la diversión sea segura. Por eso estamos introduciendo todas las medidas que ven en la respuesta”.

Reconoció que cambiar la cultura occidental para crear un espacio seguro y acogedor para todos llevará tiempo, y agregó que está "agradecido" por los informes y las recomendaciones que surgieron de ellos.


“El cambio cultural siempre es complejo y toma más tiempo de lo que se espera”, dijo Shepard. “Creo que algunas de las medidas inmediatas que hemos tomado ahora contribuirán en cierta medida a afectar la cultura, pero es un proyecto a largo plazo y realmente requiere que todos participen. Y eso es importante y algo bueno”.


ARTÍCULO POR: NOUSHIN ZIAFATI

FOTOGRAFÍA: NICOLE OSBORNE EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ MÁS INFORMACIÓN LOCAL

12 views0 comments

Recent Posts

See All

Comentarios


bottom of page