• Eliana González

Accidente aéreo en Filipinas deja 45 muertos

Un avión C-130 de la fuerza aérea filipina, que transportaba tropas de combate asignadas para luchar contra militantes musulmanes, se estrelló y explotó mientras aterrizaba en el sur el domingo, matando al menos a 42 soldados del ejército a bordo y tres civiles en tierra, en uno de los peores desastres en la historia de la fuerza aérea.


En esta foto publicada por la Fuerza de Tarea Conjunta - Sulu, los rescatistas llevan un cuerpo del lugar donde un avión militar filipino C-130 se estrelló en la ciudad de Patikul, provincia de Sulu, en el sur de Filipinas el domingo 4 de julio de 2021.
En esta foto publicada por la Fuerza de Tarea Conjunta - Sulu, los rescatistas llevan un cuerpo del lugar donde un avión militar filipino C-130 se estrelló en la ciudad de Patikul, provincia de Sulu, en el sur de Filipinas el domingo 4 de julio de 2021.

Al menos otros 49 soldados fueron rescatados con heridas y sobrevivieron al ardiente choque del mediodía en una zona cocotera en las afueras del aeropuerto de Jolo, en la provincia de Sulu, incluidos algunos que lograron saltar del avión antes de que explotara y fuera destruido por el fuego, dijeron oficiales militares. Tres de los siete civiles que fueron golpeados en tierra murieron.


La aeronave tenía 96 personas a bordo, incluidos tres pilotos y cinco tripulantes, mientras que el resto era personal del ejército. Solo cinco soldados permanecieron desaparecidos hasta el domingo por la noche. Los pilotos sobrevivieron pero resultaron gravemente heridos, dijeron las autoridades.


El Hercules Lockheed C-130 fue uno de los dos ex-aviones de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos entregados a Filipinas como parte de la asistencia militar este año.


Las autoridades dijeron que el personal herido fue trasladado a un hospital en Sulu o trasladado en avión a la ciudad de Zamboanga y las tropas continúan buscando a los desaparecidos. "Se vio a varios soldados saltando de la aeronave antes de que golpeara el suelo, librándolos de la explosión causada por el accidente", dijo un comunicado militar, citando testigos.


Las imágenes iniciales publicadas por los militares mostraron la sección de cola del avión de carga relativamente intacta. Las otras partes del avión fueron quemadas o esparcidas en pedazos en un claro rodeado de cocoteros. Se vio a soldados y otros rescatistas con camillas corriendo hacia y desde el lugar del accidente cubierto de humo, donde un humo gris oscuro se elevó poco después del impacto.


El avión transportaba tropas, muchos de ellos nuevos soldados que acababan de recibir entrenamiento básico, desde la ciudad sureña de Cagayán de Oro para su despliegue en Sulu, dijeron las autoridades.


"Se suponía que se unirían a nosotros en nuestra lucha contra el terrorismo", dijo el comandante militar de Sulu, mayor general William Gonzales. Las fuerzas gubernamentales han estado luchando contra los militantes de Abu Sayyaf en la provincia predominantemente musulmana de Sulu durante décadas.

No está claro qué causó el accidente. El comandante militar regional, el teniente general Corleto Vinluan, dijo que era poco probable que la aeronave recibiera fuego hostil y citó a testigos que dijeron que parecía haber sobrepasado la pista y luego se estrelló en la periferia del aeropuerto.


"Es muy lamentable", dijo a los periodistas el jefe de estado mayor militar, general Cirilito Sobejana. "El avión perdió la pista y estaba tratando de recuperar energía, pero falló y se estrelló".

Un funcionario de la fuerza aérea dijo que la pista de Jolo es más corta que la mayoría de las demás en el país, lo que dificulta que los pilotos se ajusten si un avión no alcanza el lugar de aterrizaje. El funcionario, que ha volado en aviones militares desde y hacia Jolo varias veces, habló bajo condición de anonimato debido a la falta de autoridad para hablar en público.


Las imágenes iniciales mostraron que el clima aparentemente era bueno en Sulu, aunque otras partes de Filipinas estaban experimentando lluvias debido a la inminente depresión tropical. El aeropuerto de la ciudad principal de Sulu, Jolo, se encuentra a pocos kilómetros (millas) de una zona montañosa donde las tropas han luchado contra los militantes de Abu Sayyaf.


El accidente del domingo se produce cuando el número limitado de aviones militares se ha disminuido aún más; ya que la fuerza aérea ayudó a transportar suministros médicos, vacunas y equipo de protección a provincias insulares remotas en medio de picos por las infecciones del COVID-19.


La fuerza aérea filipina tiene un historial de trágicos desastres. Uno de sus aviones se estrelló en un campo de arroz al norte de Manila en 1971, matando a 40 militares. Un helicóptero S-701 Blackhawk entregado recientemente se estrelló hace más de una semana cerca del puerto libre de Clark, una antigua base aérea de EE. UU., y mató a los seis miembros del personal de la fuerza aérea a bordo.


El gobierno filipino ha luchado durante años para modernizar su ejército, uno de los menos equipados de Asia; ya que lidiaba con insurgencias musulmanas y comunistas desde hace décadas y divisiones territoriales con China y otros países demandantes en el Mar de China Meridional.




ARTÍCULO POR: JIM GOMEZ

FOTOGRAFÍA : FUERZA DE TAREA CONJUNTA-SULU

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL