• Eliana González

Afecciones neurológicas o psiquiátricas a causa del COVID-19

Un estudio, de más de 236.000 personas en los Estados Unidos que contrajeron COVID-19 el año pasado, encontró que una de cada tres desarrolló una condición neurológica o psiquiátrica y una de cada 50 de las que se enfermaron gravemente recibió su primer diagnóstico de demencia en seis meses.


Uno de cada tres pacientes con COVID-19 en EE. UU. desarrolló una afección neurológica o psiquiátrica, encuentra un estudio.

Las afecciones más comunes fueron la ansiedad y los trastornos del estado de ánimo, que ocurrieron en el 17% y el 14%, respectivamente, de los estudiados. Entre los pacientes ingresados ​​en cuidados intensivos, los investigadores encontraron que el 7 por ciento sufrió un accidente cerebrovascular y casi el 2 por ciento desarrolló demencia, que podría haber estado presente antes del COVID-19 pero no fue diagnosticada. Agregaron que se necesitan más estudios para establecer completamente el vínculo entre el COVID-19 y la demencia.


"Creo que podemos tener más confianza en que existe un mayor riesgo de accidente cerebrovascular y un mayor riesgo de al menos descubrir la demencia con el COVID-19 y eso realmente va de la mano con la gravedad de la enfermedad", dijo Masud Husain, profesor de neurología. y neurociencia cognitiva en la Universidad de Oxford, coautor del estudio.

La investigación, publicada el martes en The Lancet Psychiatry, también comparó a las personas que habían contraído COVID-19 con las que tenían gripe u otra enfermedad respiratoria, como neumonía o bronquitis aguda. Los investigadores encontraron un riesgo 44% mayor de diagnósticos neurológicos y de salud mental después de la infección por COVID-19 que con la gripe y un riesgo 16% mayor que con otras enfermedades respiratorias.


El estudio es el más grande de su tipo y los investigadores dijeron que los resultados podrían tener un efecto profundo en la demanda de servicios de salud mental y otra atención médica una vez que la pandemia disminuya.


"Lo que esperamos es que nuestros datos puedan proporcionar algunos de los mejores hallazgos sobre los cuales las personas pueden comenzar a contemplar las implicaciones para la salud pública y los servicios de salud en general", dijo Paul Harrison, profesor de psiquiatría en Oxford que también se encuentra entre los co- autores del estudio.

Los investigadores utilizaron un conjunto de datos de la red de análisis TriNetX, que incluye 62 organizaciones de atención médica, principalmente en los EE. UU., que comprenden 81 millones de pacientes. Dieron seguimiento a 236.379 pacientes con COVID-19 durante 2020 y los compararon con 236.000 personas que tenían gripe u otras enfermedades respiratorias durante el mismo período.


En general, los investigadores encontraron que al 34 por ciento de los pacientes con COVID-19 se les diagnosticó un trastorno neurológico o de salud mental dentro de los seis meses posteriores a la infección.


El estudio también encontró que la cifra aumentó junto con la gravedad de la infección, al 39 por ciento entre los que habían sido hospitalizados y al 46 por ciento entre los ingresados ​​en cuidados intensivos. Uno de cada 50 de todos los pacientes con COVID-19 sufrió un accidente cerebrovascular; pero eso aumentó a uno de cada 25 entre los que fueron hospitalizados y uno de cada 14 entre los que estaban en las UCI. Y aunque una de cada 50 personas en cuidados intensivos desarrolló demencia, esa cifra aumentó a una de cada 20 entre las que se enfermaron gravemente y desarrollaron encefalopatía.


“Nuestra opinión es que muchas de las consecuencias para la salud mental a causa del COVID-19 tienen que ver con el estrés de saber que uno tiene el virus y todas las implicaciones que conlleva, en lugar de ser un efecto directo del virus en el cerebro o de la respuesta inmune al virus en el cerebro”, dijo el Dr. Harrison. Con respecto a las afecciones neurológicas, como el accidente cerebrovascular y la demencia, dijo que "hay más razones para pensar que es probable que esté mediado, al menos en parte, por alguna consecuencia directa de la infección por COVID-19".

El Dr. Husain dijo que el número de casos de demencia era considerable y que la pandemia podría estar acelerando la detección de la afección. "Probablemente estemos descubriendo personas que podrían haberlo desarrollado de todos modos en los próximos años", dijo.


"Podría ser que durante el próximo año veamos a muchos más pacientes con demencia; pero ese grupo de personas podría haber acudido a nosotros de todos modos dentro de dos años".

Dijo que varios estudios han demostrado que el virus que causa COVID-19 puede ingresar al cerebro pero no parece atacar las neuronas. "Pero puede causar inflamación y puede activar las células inflamatorias del cerebro y las células de los vasos sanguíneos del cerebro", lo que puede provocar la coagulación.


“Este es un tema muy importante; ya que ha habido una consternación considerable con respecto a COVID-19 como una 'enfermedad cerebral'”, dijo Musa Sami, profesor asociado de psiquiatría en la Universidad de Nottingham. “Estos datos brindan información muy importante para que los servicios y los responsables políticos estimen la carga de enfermedades neurológicas y psiquiátricas causadas por el COVID-19”.


ARTÍCULO POR: PAUL WALDIE

FOTOGRAFÍA: FREEPIK

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL COVID-19

Contact Us

  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

©2020 by OndasFM. All Rights Reserved.

4950 Yonge Street  Unit C8   Toronto, ON

 

info@ondasfm.ca

+1(416) 700-8889