• Eliana González

Agencia de la UE confirma que la vacuna COVID-19 de AstraZeneca es segura

La agencia reguladora de medicamentos de la Unión Europea (UE) dijo el jueves que la vacuna AstraZeneca no está vinculada a un aumento general en el riesgo de coágulos sanguíneos y que los beneficios del uso superan los riesgos, despejando el camino para que los países europeos reanuden la administración de las inyecciones.


Agencia de la UE confirma que la vacuna COVID-19 de AstraZeneca es segura.
Agencia de la UE confirma que la vacuna COVID-19 de AstraZeneca es segura.

Varios países europeos habían suspendido el uso de la vacuna durante la semana pasada luego de informes de tipos raros de coágulos sanguíneos que ocurrían en un pequeño número de los millones de personas que habían recibido la vacuna en todo el continente.


Alemania, Francia y otros habían dicho que querían esperar la determinación de la Agencia Europea de Medicamentos antes de decidir si reanudarían el uso de la vacuna.


“Nuestra posición científica es que esta vacuna es una opción segura y eficaz para proteger a los ciudadanos contra el COVID-19”, dijo la directora de la EMA, Emer Cooke. Ella agregó: "Si fuera yo, me vacunarían mañana mismo con esta vacuna".

Sin embargo, dijo que la agencia "no puede descartar definitivamente un vínculo" entre los tipos raros de coágulos de sangre y la vacuna. La EMA recomendó agregar una descripción de estos casos a los folletos de las vacunas para que los trabajadores de salud y los pacientes estén al tanto.


Los coágulos que se forman en los brazos, las piernas o en cualquier otro lugar pueden desprenderse y viajar al corazón, el cerebro o los pulmones, provocando derrames cerebrales, ataques cardíacos u otros bloqueos mortales.


Si bien muchos países han seguido utilizando la vacuna AstraZeneca, existe la preocupación de que el debate pueda socavar gravemente la confianza en la inyección, que es clave en los esfuerzos para vacunar a la población mundial, especialmente en los países más pobres.


En Europa, donde hay una variedad de vacunas, las cuestiones de seguridad han complicado un lanzamiento ya lento en los 27 países de la UE en un momento crítico en el que las infecciones están aumentando a un ritmo alarmante nuevamente en muchos países, en parte debido a las variantes del coronavirus.


Se han informado coágulos de sangre en al menos 37 personas y se han registrado al menos cuatro muertes entre ellas, de los 17 millones que han recibido al menos una dosis de la vacuna AstraZeneca en Europa.


La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha dicho que no hay evidencia que sugiera que la vacuna fue la responsable y que los beneficios de la inmunización superan con creces el riesgo potencialmente pequeño. El fabricante de medicamentos también dijo que no encontró un mayor riesgo de coágulos.


Se espera que AstraZeneca solicite en las próximas semanas la autorización de Estados Unidos para su vacuna. Estados Unidos ahora depende de las vacunas de Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson.


El jueves, antes del anuncio de la EMA, la agencia reguladora de medicamentos de Gran Bretaña dijo que no había evidencia de que la vacuna de AstraZeneca cause coágulos e instó a las personas a continuar recibiendo la inyección. Gran Bretaña no estuvo entre los países que suspendieron el uso de la vacuna.


La pausa en las vacunas con la fórmula de AstraZeneca se produce cuando decenas de miles de nuevos casos diarios han provocado nuevas medidas de bloqueo en Italia, provocado un aumento de las hospitalizaciones en Francia y llevado a los funcionarios alemanes a anunciar que ha comenzado el tercer aumento del COVID-19.


Adicionalmente, los funcionarios británicos dijeron el jueves que el país enfrenta un déficit en las entregas de vacunas que puede retrasar el inicio de las inyecciones para personas menores de 50 años en las próximas semanas.


Las cifras de los Centros Europeos para la Prevención y el Control de Enfermedades de esta semana muestran que hay alrededor de 7 millones de dosis de AstraZeneca sin usar en toda la UE.




ARTÍCULO POR: MARIA CHENG Y FRANK JORDANS

FOTOGRAFÍA: MAKSIM GONCHARENOK

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL COVID-19