Al menos 66 casos de subvariante de Ómicron han sido detectados en Canadá

Se han detectado al menos 66 casos de la subvariante BA.2 de Ómicron en Canadá, "principalmente de viajeros internacionales", dijeron funcionarios de salud pública.


Al menos 66 casos de subvariante de Ómicron han sido detectados en Canadá.
Al menos 66 casos de subvariante de Ómicron han sido detectados en Canadá.
“La parte preocupante es que está aumentando su prevalencia en un contexto en el que otros casos están disminuyendo”, dijo el Dr. Brad Wouters, vicepresidente ejecutivo de ciencia e investigación de la Red de Salud de la Universidad de Toronto. “Y eso significa que tiene una ventaja selectiva de algún tipo”.

La portavoz de PHAC, Anne Génier, dijo que sus científicos están trabajando en estrecha colaboración con expertos nacionales e internacionales para monitorear y evaluar BA.2; pero agregó que aún es demasiado pronto para determinar si se convertirá en una variante preocupante como la variante Ómicron BA.1 original que rápidamente se volvió dominante globalmente.


“BA.2 exhibe algunas diferencias con BA.1, incluidas algunas mutaciones que pueden afectar la transmisibilidad, la detección y posiblemente el escape inmunológico”, agregó Génier. "Actualmente, hay evidencia muy limitada para determinar qué tan impactantes pueden ser las diferencias entre BA.1 y BA.2, de ahí los esfuerzos continuos de los científicos de PHAC para monitorear los casos aquí en Canadá y rastrear los desarrollos a nivel internacional".

El Ministerio de Salud de BC dijo que si bien la forma variante BA.1 y BA.2 comparten muchas de las mismas mutaciones, “también hay mutaciones que son específicas de cada linaje.


Un portavoz de Public Health Ontario dijo que el laboratorio y el equipo de vigilancia están analizando los datos de esta semana y planean incluir un mayor desglose de los sublinajes de Ómicron en el informe del viernes.


Se han notificado alrededor de 10.000 casos de BA.2 en al menos 50 países de todo el mundo. Algunos lo han denominado "Ómicron sigiloso" debido a que es más difícil de detectar en las pruebas de PCR debido a su composición genética. Hasta ahora se han identificado un puñado de subvariantes de Ómicron con diferentes mutaciones; pero BA.2 está llamando la atención porque hay un aumento en los casos en Canadá.


“Como se hace con todas las variantes nuevas, los científicos de PHAC junto con expertos nacionales e internacionales están monitoreando y evaluando activamente esta variante y los estudios asociados, en busca de signos de que cambia la gravedad de la enfermedad, el cómo se propaga o si afecta la efectividad de las pruebas de diagnóstico, vacunas o tratamientos para el COVID-19”, dijo Génier.

Wouters dijo que la versión "sigilosa" de Ómicron es bastante diferente a la forma inicial.

Hay signos tempranos de que BA.2 puede ser más transmisible que la variante original de Ómicron; pero no está claro qué impacto podría tener en la ola actual de infecciones.

Desde mediados de noviembre, más de tres docenas de países han subido casi 15.000 secuencias genéticas de BA.2 a GISAID, una plataforma global para compartir datos de COVID-19. Hasta el martes por la mañana, 96 de esos casos secuenciados procedían de Estados Unidos.

La variante BA.2 parece mucho más común en Asia y Europa. En Dinamarca, representó el 45 por ciento de todos los casos de COVID-19 a mediados de enero, frente al 20 por ciento dos semanas antes, según Statens Serum Institut, que depende del Ministerio de Salud danés.

“En realidad, son bastante diferentes entre sí”, dijo Wouters. "BA.2 tiene alrededor de 28 mutaciones diferentes que no están presentes en BA.1".

Un análisis inicial realizado por científicos en Dinamarca no muestra diferencias en las hospitalizaciones para BA.2 en comparación con la variante de Ómicron original. Los científicos en ese país todavía están investigando la infecciosidad de esta versión y qué tan bien funcionan las vacunas actuales contra ella. Tampoco está claro qué tan bien funcionarán los tratamientos para prevenir enfermedades graves.

La Organización Mundial de la Salud ha pedido que se priorice la investigación de BA.2 sobre otras subvariantes de Ómicron. Los líderes mundiales de la salud podrían darle su propio nombre de letra griega si se considera una "variante de preocupación" de importancia mundial.

"Está creciendo. No hay ninguna razón por la que Canadá vaya a ser diferente al Reino Unido, Alemania, Dinamarca y otros lugares. Tiene una ventaja selectiva que es preocupante”, dijo Wouters. “Creo que es importante para nosotros seguir la aparición de variantes, estudiarlas y estar preparados para ellas. Así es como pinta nuestro futuro, hay muchas variantes que probablemente aparecerán con el tiempo, muchas de las cuales no serán muy importantes y otras sí”.


ARTÍCULO POR: LUCAS CASALETTO Y MICHAEL TALBOT

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN NACIONAL

54 views0 comments