Alberta prohíbe las protestas fuera de los centros de salud

Las protestas contra la vacunación y todas las demás manifestaciones fuera de los hospitales serán prohibidas en una medida para hacer que las instalaciones de atención médica de Alberta sean más seguras para el personal, los pacientes y las familias, dijo el martes el premier Jason Kenney.


El premier Jason Kenney y la Dra. Deena Hinshaw, directora médica de salud de Alberta, se unieron a los ministros de salud y justicia de la provincia en la actualización de COVID-19 del martes por la tarde.
El premier Jason Kenney y la Dra. Deena Hinshaw, directora médica de salud de Alberta, se unieron a los ministros de salud y justicia de la provincia en la actualización de COVID-19 del martes por la tarde.

Pero no se anunciaron nuevas restricciones para prevenir la propagación del COVID-19, a pesar de las recientes solicitudes de los profesionales médicos para que se promulguen medidas "cortafuegos" para proteger el sistema de salud en dificultades de la provincia.


Kenney dijo en una conferencia de prensa que la provincia todavía está monitoreando el impacto de las medidas de salud pública que entraron en vigencia el 20 de septiembre. Dijo que es poco probable que los habitantes de Alberta no vacunados llenen las camas de los hospitales si se cumple con las nuevas medidas.


"Es una paradoja y no hay una solución fácil", dijo.


En cambio, las regulaciones de la Ley de Defensa de Infraestructura Crítica se han enmendado para garantizar que las instalaciones de atención médica estén sujetas a la misma protección legal que los ferrocarriles, carreteras y tuberías, lo que conlleva castigos por entrar sin autorización, interferir con las operaciones y la construcción o causar daños.


La medida llegó en respuesta a las protestas de hace dos semanas en todo el país por parte de grupos anti-vacunación, dijo Kenney.


"Recientemente, los habitantes de Alberta vieron cómo los manifestantes contra las vacunas se paraban frente a nuestros hospitales, lanzando falsedades y desinformación sobre nuestro sistema de atención médica, nuestros médicos y nuestras enfermeras", dijo. "La gente se sorprendió al ver este comportamiento totalmente inapropiado por parte de una minoría".

Kenney y la ministra de Justicia, Kaycee Madu, reiteraron que la intención no era interferir con el derecho constitucional de ningún individuo a protestar legalmente.


"Los habitantes de Alberta deben tener la capacidad de acceder a la atención médica cuando la necesiten y los profesionales de la salud deben tener la capacidad de hacer su trabajo sin interferencias", dijo Madu.

La directora médica de salud de Alberta, la Dra. Deena Hinshaw, dijo que se identificaron 1.246 nuevos casos de COVID-19 entre las 11.100 pruebas realizadas en las 24 horas anteriores. La tasa de positividad fue del 11,5 por ciento.


Hasta el martes, hay 1.100 pacientes en el hospital, incluidos 263 que se encuentran en cuidados intensivos.



Se reportaron otras 18 muertes, elevando el total en la provincia a 2.663 desde el inicio de la pandemia.


Hinshaw señaló que durante los últimos 120 días, las personas que no están completamente vacunadas representaron el 80 por ciento de las personas hospitalizadas con COVID-19 y el 91 por ciento de las que estaban en las UCI.


"Estos números hablan por sí mismos: las vacunas son de importancia crítica", dijo.


FOTOGRAFÍA: JASON FRANSON

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN NACIONAL

14 views0 comments