Alcalde de Ottawa declara estado de emergencia debido a las protestas

El alcalde de Ottawa, Jim Watson, declaró un estado de emergencia en su ciudad el domingo ante las continuas protestas que han desbordado los recursos locales y puesto a prueba la fe de los residentes locales que esperan que se ponga fin a esta situación.


Alcalde de Ottawa declara estado de emergencia debido a las protestas.
Alcalde de Ottawa declara estado de emergencia debido a las protestas.

En un breve comunicado, la ciudad dijo que la decisión refleja el “grave peligro y amenaza para la seguridad de los residentes” a causa de los manifestantes asentados en gran parte del centro de la ciudad.


La medida le da a la ciudad cierta flexibilidad para adquirir suministros más rápidamente, algunos de los cuales, señaló el breve comunicado, podrían ayudar a comprar el equipo requerido por los trabajadores de primera línea y los socorristas.



Pero nada más allá de eso está claro, dado que el personal legal de la ciudad le dijo el sábado a la junta de servicios policiales que una declaración de emergencia, más allá de su valor simbólico, no otorga a la policía ni a la ciudad nuevos poderes legales.


La declaración de Watson marcó el final del segundo fin de semana del llamado "Convoy de la Libertad" que se apoderó de gran parte del centro de la capital, con camiones obstruyendo calles y manifestantes ocupando aceras frente a Parliament Hill y áreas residenciales cercanas.


El comunicado también dice que la decisión subraya la necesidad de apoyo de los niveles superiores de los gobiernos.


Más temprano el domingo, el procurador general de Ontario reiteró el compromiso de la provincia de ayudar a la capital de la nación a mantener la ley y el orden durante las protestas.


Sylvia Jones dijo que más de 1.500 oficiales de la Policía Provincial de Ontario (OPP) han estado en Ottawa, así como oficiales de la RCMP y oficiales de los servicios de policía municipal en todo Ontario.


“Quiero enfatizar que vigilar las protestas es una responsabilidad que llevan a cabo los servicios de policía locales en todo Ontario, quienes tienen los recursos y la autoridad para garantizar que sus comunidades permanezcan seguras”, dijo Jones. “Los políticos de todos los niveles no pueden dirigir a la policía”.

Una oleada de 250 oficiales de RCMP reforzó la presencia policial en Ottawa el domingo.


El domingo por la noche, la policía de Ottawa comenzó a tomar medidas enérgicas contra los manifestantes malintencionados, allanando un estacionamiento utilizado por los organizadores como centro logístico para incautar litros de combustible y arrestando a dos personas por actos delictivos.


Otros cinco protestantes más fueron arrestados, incluidos dos en el centro de la ciudad, donde la policía también apareció el domingo por la noche para llevarse el combustible utilizado para mantener los autos encendidos en el intenso frío de Ottawa. La policía había amenazado con arrestar a cualquiera que trajera artículos como gasolina o suministros a los manifestantes y a los 500 vehículos estacionados en el centro.


La policía dijo que inició más de 60 investigaciones criminales relacionadas con la protesta y emitió más de 100 multas solo el domingo, incluso por “tocar la bocina en exceso”. El sábado se emitieron cientos de multas más por infracciones de semáforo en rojo, conducir un vehículo en una acera y encender fuegos artificiales, entre otras infracciones.


Se emitieron más de 450 multas entre la mañana del sábado 5 y el domingo 6 de febrero a las 11 am.


La policía dijo que ha respondido a más de 650 llamadas en relación con las manifestaciones desde que iniciaron el fin de semana pasado.



EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN NACIONAL

41 views0 comments