• Eliana González

Alerta máxima antes de posesión de Biden

El complejo del Capitolio de EE. UU. se cerró temporalmente durante un ensayo para la toma de posesión del presidente electo Joe Biden después de que un incendio en un campamento para personas sin hogar a aproximadamente una milla de distancia envió una columna de humo al aire y causó problemas de seguridad en una ciudad ya nerviosa.


La Estatua de bronce de la Libertad, de Thomas Crawford, es la característica principal de la cúpula del Capitolio de los Estados Unidos, que se muestra antes de la toma de posesión del presidente electo Joe Biden y la vicepresidenta electa Kamala Harris, el domingo 17 de enero de 2021, en Washington.
La Estatua de bronce de la Libertad, de Thomas Crawford, es la característica principal de la cúpula del Capitolio de los Estados Unidos, que se muestra antes de la toma de posesión del presidente electo Joe Biden y la vicepresidenta electa Kamala Harris, el domingo 17 de enero de 2021, en Washington.

La falsa alarma interrumpió brevemente el ensayo del lunes para la ceremonia de inauguración del miércoles, un ejercicio cuatrienal en el que los suplentes asumen los roles de Biden y otros VIP y la Banda de la Marina de los Estados Unidos hace todo lo posible, incluida la práctica de "The Star-Spangled Banner" para la actuación del miércoles por Lady Gaga. El ensayo se reanudó poco después, acompañado de frecuentes pases de un helicóptero que patrullaba los cielos sobre el Capitolio.


Los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley dijeron que no había ninguna amenaza para el público y no se creía que el incendio fuera una amenaza para la inauguración. Los bomberos locales apagaron el fuego rápidamente. La evacuación de algunos participantes y el encierro fueron ordenados por el jefe interino de la Policía del Capitolio con mucha precaución, dijeron las autoridades.


Pero la rápida decisión de cerrar el país subraya el miedo que se ha apoderado de Washington desde la letal insurrección del 6 de enero en el Capitolio de los Estados Unidos por parte de alborotadores pro-Trump y provocó medidas extraordinarias antes de la inauguración. Las protestas armadas planeadas para el pasado fin de semana en todo el país fueron en su mayoría un fracaso, pero la ansiedad aún se dispara.


El servicio secreto de EE. UU. reforzó la seguridad en el Capitolio y sus alrededores una semana antes en preparación y el centro de la ciudad está esencialmente cerrado con calles bloqueadas, cercas altas instaladas y decenas de miles de agentes de la Guardia Nacional y otros agentes del orden estacionados alrededor del área.


Pero los funcionarios de defensa de EE. UU., preocupados por un posible ataque interno u otra amenaza de los miembros del servicio involucrados en la seguridad del evento, presionaron al FBI para que investigara a los 25.000 soldados de la Guardia Nacional que ingresaban al área. El secretario de Defensa interino, Christopher Miller, dijo en un comunicado el lunes que la investigación de antecedentes de las tropas de la Guardia Nacional continúa y que el Pentágono no ha encontrado información de inteligencia hasta ahora que indique una amenaza interna.


Aún así, el Servicio Secreto emitió un boletín durante el fin de semana sobre lo que ve como un "repunte" en las tropas de la Guardia Nacional que publican fotos y detalles de sus operaciones en línea.


El presidente Donald Trump se ha negado a asistir a la inauguración, la primera vez que un presidente en funciones no ha asistido desde Andrew Johnson, aunque el vicepresidente Mike Pence estará allí, así como otros ex presidentes.



ARTÍCULO POR: ANDREW TAYLOR, COLLEEN LONG Y ERIC TUCKER

FOTOGRAFÍA: JULIO CORTEZ

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ

MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL