Alto diplomático ruso advierte a Ucrania que no provoque la Tercera Guerra Mundial

El principal diplomático de Rusia advirtió a Ucrania que no provoque la Tercera Guerra Mundial y dijo que la amenaza de un conflicto nuclear “no debe subestimarse”; ya que su país desató ataques contra instalaciones ferroviarias y de combustible lejos del frente de la nueva ofensiva oriental de Moscú.


Un militar ucraniano camina en un edificio cerca de una posición de primera línea en Kharkiv, Ucrania, el lunes 25 de abril de 2022.
Un militar ucraniano camina en un edificio cerca de una posición de primera línea en Kharkiv, Ucrania, el lunes 25 de abril de 2022.

Mientras tanto, el Ministerio de Defensa británico dijo el martes que las fuerzas rusas habían tomado la ciudad ucraniana de Kreminna en la región de Lugansk después de días de lucha callejera.


“Se informa que la ciudad de Kreminna ha caído y se registran intensos combates al sur de Izium mientras las fuerzas rusas intentan avanzar hacia las ciudades de Sloviansk y Kramatorsk desde el norte y el este”, dijo el ejército británico en un tuit. No dijo cómo sabía que la ciudad, 575 kilómetros (355 millas) al sureste de la capital ucraniana, Kiev, había caído.


El Estado Mayor de Ucrania dijo que las fuerzas rusas estaban bombardeando Kharkiv, la segunda ciudad más grande del país, mientras luchaban por tomar el control total de las regiones de Donetsk y Lugansk, que comprenden Donbas en el corazón industrial de Ucrania, y establecer un corredor terrestre hacia Crimea.


En el área de Velyka Oleksandrivka, una aldea en la región de Kherson controlada en gran parte por los rusos, las fuerzas ucranianas destruyeron un depósito de municiones y “eliminaron” a más de 70 soldados rusos, dijo el Estado Mayor.


El gobernador de la región de Luhansk, Serhiy Haidai, dijo en la aplicación de mensajería Telegram que los rusos habían bombardeado a civiles 17 veces en las 24 horas anteriores, siendo las ciudades de Popasna, Lysychansk y Girske las que más sufrieron.


Cuatro personas murieron y nueve más resultaron heridas el lunes en el bombardeo ruso de la región de Donetsk, dijo su gobernador Pavlo Kyrylenko en Telegram. Dijo que una niña de 9 años y un niño de 14 años estaban entre los muertos.


Estados Unidos ha estado enviando más armamento a Ucrania y dijo que la asistencia de los aliados occidentales está marcando la diferencia en la guerra que ya lleva dos meses.


“Rusia está fallando. Ucrania está teniendo éxito”, declaró el lunes el secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, después de que él y el secretario de Defensa de EE. UU. hicieran una audaz visita a Kiev para reunirse con el presidente Volodymyr Zelenskyy.

Blinken dijo que Washington aprobó una venta de municiones por 165 millones de dólares —municiones no estadounidenses, principalmente, si no en su totalidad, para las armas de la era soviética de Ucrania— y también proporcionará más de 300 millones de dólares en financiamiento para comprar más suministros.


El secretario de Defensa de EE. UU., Lloyd Austin, fue más allá y dijo que EE. UU. quiere que Ucrania siga siendo un país soberano y democrático; pero que también quiere “ver a Rusia debilitada hasta el punto en que no pueda hacer cosas como invadir Ucrania”.


Los comentarios de Austin parecieron representar un cambio en los objetivos estratégicos de Estados Unidos, ya que Washington dijo anteriormente que el objetivo de la ayuda militar estadounidense era ayudar a Ucrania a ganar y defender a los vecinos de la OTAN, Ucrania, contra las amenazas rusas.


En una aparente respuesta a Austin, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, dijo que Rusia tiene “la sensación de que Occidente quiere que Ucrania continúe luchando para desgastar, agotar al ejército ruso y al complejo de guerra industrial militar ruso; pero que eso es una ilusión”.


Las armas suministradas por los países occidentales “serán un objetivo legítimo”, dijo Lavrov, quien acusó a los líderes ucranianos de provocar a Rusia al pedirle a la OTAN que se involucre en el conflicto. Las fuerzas de la OTAN están “echando leña al fuego”, dijo Lavrov, según una transcripción en el sitio web del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia.


“Todo el mundo está afirmando que en ningún caso podemos permitir la Tercera Guerra Mundial”, dijo en una entrevista en la televisión rusa.

Lavrov dijo que no querría ver riesgos de una confrontación nuclear “inflados artificialmente ahora, cuando los riesgos son bastante significativos”.

“El peligro es serio”, dijo. "Es real. No debe subestimarse”.


El ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, dijo en Twitter que los comentarios de Lavrov subrayan la necesidad de Ucrania de ayuda occidental: “Rusia pierde la última esperanza de asustar al mundo para que no apoye a Ucrania. De ahí la charla de un peligro 'real' de la Tercera Guerra Mundial. Esto solo significa que Moscú siente la derrota en Ucrania”.


Cuando Rusia invadió Ucrania el 24 de febrero, su objetivo aparente era apoderarse de Kiev, la capital. Pero los ucranianos, ayudados por las armas occidentales, obligaron a las tropas del presidente Vladimir Putin a retirarse.

Moscú ahora dice que su objetivo es tomar el Donbas, la región industrial de habla mayoritariamente rusa en el este de Ucrania, donde los residentes luchan por sobrevivir sin muchos de los elementos básicos, recolectan agua de lluvia para limpiar y lavar y esperan fervientemente el fin de los combates. .

El lunes, Rusia estaba enfocando su potencia de fuego más allá del Donbas, con misiles y aviones de combate atacando muy por detrás de las líneas del frente para tratar de frustrar los esfuerzos de suministro de Ucrania.



FOTOGRAFÍA: FELIPE DANA

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL

10 views0 comments