• Eliana González

Ambicioso plan de vivienda para personas sin hogar

Toronto está considerando un nuevo plan ambicioso para combatir la falta de vivienda mientras la pandemia de COVID-19 continúa exacerbando el problema.



En un informe preliminar desarrollado por la Administración de Vivienda, Apoyo y Vivienda en conjunto con United Way, los funcionarios de la ciudad han presentado una serie de estrategias potenciales para sacar a la gente de la calle y mantenerla alojada.


Una de las ideas principales sugeridas en el informe es que la ciudad arriende y compre edificios antiguos y espacios de oficinas para convertirlos en viviendas permanentes.


Otras propuestas incluyen la transformación de los espacios de refugio de emergencia existentes en unidades de vivienda permanentes; la rápida construcción de viviendas modulares; y la creación de una red más sólida de recursos para la reducción de daños y la adicción.


El informe no da una idea de cuánto dinero se necesitaría para hacer realidad el plan, pero el diputado de Toronto, Adam Vaughan, dice que probablemente costaría cientos de millones de dólares al año.


Vaughan, un defensor de un mayor gasto público en vivienda, reconoce que el precio puede molestar a los residentes preocupados por impuestos más altos, pero dice que el resultado final reduciría significativamente los costos ya asignados para tratar los síntomas de la falta de vivienda, así como mejorar la sociedad en su conjunto.


En el apogeo de la pandemia, los riesgos para la salud pública planteados por la falta de vivienda hicieron que la ciudad comenzara a probar la estrategia principal presentada en el informe de la SSHA: el arrendamiento de edificios para ser utilizados como viviendas temporales.


La medida se produjo después de que los campamentos en el centro de la ciudad se expandieran rápidamente, impulsados ​​por brotes de COVID-19 que se extendieron por el sistema de refugios de la ciudad y empujaron a muchas personas sin hogar a la calle.


De todas las propiedades arrendadas, las más polémicas han sido tres edificios situados en un barrio de clase media alta en el centro de la ciudad.


Aunque dos de los tres edificios arrendados en el área ahora están vacíos, el único sitio restante, el Hotel Roehampton, ha sido blanco de protestas de algunos residentes locales.


Rob Dods, un ex residente sin hogar que vivía en uno de los edificios ahora vacíos, dijo que comprende las preocupaciones que tienen los residentes en el área y señala que no solo ellos se han sentido inseguros alrededor de los edificios arrendados.


Dods, que ahora vive en un edificio subsidiado más cerca del centro de la ciudad, dijo que el problema radica en el hecho de que las personas sin hogar a menudo se alojan juntas en un solo espacio sin tener en cuenta sus necesidades individuales o el potencial de conflicto.


“Permanecer en refugios no es divertido”, dijo Dods. “Hay muchos problemas de salud mental, problemas de adicción, problemas de agresión. No es culpa de una persona, pero se complica cuando todos se juntan así ".

Crowe y Vaughan están de acuerdo, argumentando que una estrategia exitosa en la lucha contra la falta de vivienda será aquella que extienda las viviendas asequibles por toda la ciudad, en lugar de centralizarlas en un pequeño puñado de edificios.


Usando la tensión actual sobre el hotel Roehampton como ejemplo, los dos dijeron que la ciudad no anticipó el retroceso de trasladar a cientos de personas sin hogar de la ciudad al vecindario tan rápido, lo que podría poner en peligro los intentos futuros de convertir edificios en viviendas permanentes.


La ciudad ha confirmado que la versión final del informe de SSHA se presentará al Comité de Planificación y Vivienda el 22 de septiembre.



ARTÍCULO POR: JAKE KIVANÇ

FOTOGRAFÍA: GRAHAM HUGHES

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN LOCAL

43 views

Contact Us

  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

©2020 by OndasFM. All Rights Reserved.

4950 Yonge Street  Unit C8   Toronto, ON

 

info@ondasfm.ca

+1(416) 700-8889