Aplicaciones de rescate de alimentos para reducir costos de los comestibles y el desperdicio

Los usuarios de aplicaciones como Too Good To Go, Flashfood, Feedback y Olio dicen que han pagado entre $3 y $10 por almuerzos o cenas preparadas, verduras y frutas para una semana, varias hogazas de pan, cajas de pasteles e incluso pizzas enteras o tortas.


Flashfood es una aplicación móvil que ayuda a reducir el desperdicio de alimentos generado en las tiendas al permitir que los clientes compren productos a punto de caducar a precios reducidos.
Flashfood es una aplicación móvil que ayuda a reducir el desperdicio de alimentos generado en las tiendas al permitir que los clientes compren productos a punto de caducar a precios reducidos.

Los ahorros a menudo son muy útiles, dijo Eric Tribe, director de mercado de Flashfood.

“Durante las vacaciones, tuvimos un padre que nos escribió y nos agradeció porque lo habían despedido de su trabajo debido al COVID-19 y usó el dinero ahorrado en Flashfood para comprar calcetines para sus hijos”, dijo Tribe.

La aplicación, que es utilizada por el conglomerado de supermercados Loblaw Corp., fue iniciada por el empresario de Toronto Josh Domingues en 2016, luego de que su hermana chef tirara $4.000 en comida después de un evento.

La aplicación ofrece productos agrícolas, carne, pescado, pan, productos lácteos y productos básicos de la despensa que se acercan a su fecha de caducidad y, a menudo, tienen un descuento de al menos un 50 por ciento. Algunos artículos duran semanas, si se congelan o se cocinan. A otros les queda uno o dos días.

Los pedidos se recuperan en los supermercados, que normalmente marcan los artículos que se acercan a su mejor momento antes de la fecha límite o los donan a organizaciones benéficas, bancos de alimentos y granjas para alimentación animal. Pero esos métodos todavía hacen que las tiendas de comestibles sean responsables de una cuarta parte del desperdicio de alimentos del país, por lo que Flashfood apuntó exclusivamente a esa porción, dijo Tribe. (La aplicación no desvía alimentos de organizaciones benéficas, agregó).

Hasta la fecha, Flashfood ha evitado que más de 13,5 millones de kilogramos de alimentos acaben en los vertederos y ha ahorrado a los usuarios una suma colectiva de 90 millones de dólares.

Sin embargo, Second Harvest, una organización benéfica que redistribuye artículos no vendidos a personas necesitadas, estima que casi el 60 por ciento o 35,5 millones de toneladas de alimentos producidos en Canadá se desperdician anualmente. Alrededor del 32 por ciento o 11,2 millones de toneladas de esos alimentos perdidos son comestibles y podrían redirigirse a las personas necesitadas.

“Algunas personas afirman que este desperdicio de alimentos se puede resolver descargando una aplicación”, dijo Maria Corradini, profesora de la cátedra de Calidad Alimentaria de la Universidad de Guelph. "Probablemente eso no sea cierto; pero es cierto que pueden contribuir a reducir esta carga".

Ella cree que una mejor planificación del inventario y el uso de la inteligencia artificial irían aún más lejos para abordar el desperdicio de alimentos.

El gerente de la aplicación Too Good To Go en Canadá está de acuerdo en que la gestión de inventario es clave; pero dijo que "hacer coincidir la oferta y la demanda es muy complejo" y ningún restaurante quiere producir menos solo para descubrir que no puede atender a los clientes que llegan a última hora.

Too Good To Go se ocupa principalmente de restaurantes, panaderías y carnicerías; pero también se asocia con supermercados y tiendas de conveniencia.

Los usuarios de la aplicación, que se fundó en Copenhague en 2016 y se expandió a Canadá en julio pasado, ordenan con anticipación antes de buscar artículos en los horarios designados. Lo que recogen es un misterio porque las empresas venden "bolsas sorpresa" y mientras algunas ofrecen pistas sobre su contenido, otras no.

Por ejemplo, el proveedor de alimentos italiano Eataly anuncia que algunas bolsas de $ 8 tienen ingredientes de charcutería, pero McEwan Foods, el supermercado del famoso chef Mark McEwan, no comparte pistas sobre sus bolsas de $ 8.

Las bolsas de la panadería de Toronto Daan Go Cake Lab han presentado rebanadas de pastel o sus famosos macarons de personajes. Algunos simplemente no se vendieron ese día; pero otros tienen grietas o imperfecciones que la clientela elegante de la panadería no aceptaría.

Inscribirse en Too Good To Go fue una obviedad, dijo el director de operaciones James Canedo.

“Como chefs, uno nunca quiere ver comida desperdiciada. Es casi sagrado para nosotros”, dijo. “Tanta gente por ahí no tiene los mismos privilegios, por lo que el desperdicio de alimentos es algo que estamos tratando de prevenir”.

Corradini elogia esos sentimientos y dijo que los objetivos de reducción de desperdicios de las aplicaciones son nobles; pero que existen numerosos riesgos.

Si bien algunas aplicaciones solo tratan con proveedores de confianza que cuentan con empleados capacitados en el manejo de alimentos, otras como Olio permiten que cualquiera prepare comida en casa u oferte artículos que no pudo terminar de vender o terminar.

“Nunca compraría algo que se ha abierto porque nunca se sabe lo que pasó allí”, dijo Corradini.

Agregó que incluso los alimentos de las tiendas de comestibles y los restaurantes deben examinarse de cerca antes de comerlos y los clientes deben cocinar, congelar, preparar o consumir cualquier cosa que compren y que esté a punto de vencerse muy rápidamente.



ARTÍCULO POR: TARA DESCHAMPS EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ MÁS INFORMACIÓN NACIONAL

14 views0 comments