• Eliana González

Así dio inicio el alto al fuego entre Israel y Hamas

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, advirtió a los gobernantes militantes de Hamas de Gaza contra cualquier nuevo ataque con cohetes después de un alto el fuego.


Niños palestinos ondean las banderas verdes de Hamas y sus banderas nacionales parados sobre los escombros de un edificio destruido mientras celebran el acuerdo de alto el fuego entre Israel y Hamas en la ciudad de Gaza, la madrugada del viernes 21 de mayo de 2021.
Niños palestinos ondean las banderas verdes de Hamas y sus banderas nacionales parados sobre los escombros de un edificio destruido mientras celebran el acuerdo de alto el fuego entre Israel y Hamas en la ciudad de Gaza, la madrugada del viernes 21 de mayo de 2021.

En un discurso horas después de que la tregua entrara en vigor el viernes, dijo, "si Hamas cree que toleraremos una llovizna de cohetes, están mal". Prometió responder con "un nuevo nivel de fuerza contra cualquier expresión de agresión contra las comunidades alrededor de Gaza y cualquier otra parte de Israel".


Israel y Hamas libraron una guerra de 11 días, la cuarta desde que el grupo militante islámico tomó el poder en Gaza de manos de las fuerzas palestinas rivales en 2007.


Los palestinos se congregaron por miles el viernes temprano después de que entró en vigencia un alto el fuego en la última guerra de Gaza y muchos lo vieron como una victoria costosa pero clara para el grupo militante islámico Hamas sobre un Israel mucho más poderoso.


La guerra de 11 días dejó más de 200 muertos, la gran mayoría palestinos, y provocó una devastación generalizada en la ya empobrecida Franja de Gaza gobernada por Hamas. Pero los bombardeos de cohetes que paralizaron la vida en gran parte de Israel fueron vistos por muchos palestinos como una respuesta audaz a los abusos israelíes percibidos en Jerusalén, el corazón emocional del conflicto.


Miles de personas salieron a las calles de Gaza cuando se estableció el alto el fuego a las 2 am. Hombres jóvenes ondearon banderas palestinas y de Hamas, repartieron dulces, tocaron bocinas y encendieron fuegos artificiales. También estallaron celebraciones espontáneas en Jerusalén oriental y en toda la Cisjordania ocupada.


Se reabrió un mercado al aire libre en la ciudad de Gaza que estuvo cerrado durante la guerra y se pudo ver a los compradores abastecerse de tomates frescos, repollo y sandías. Los trabajadores con chalecos de tráfico naranja barrieron los escombros de las carreteras circundantes.


"La vida volverá, porque esta no es la primera guerra y no será la última guerra", dijo el dueño de la tienda Ashraf Abu Mohammad. “El corazón está dolorido, ha habido desastres, familias borradas del registro civil y esto nos entristece. Pero este es nuestro destino en esta tierra, debemos ser pacientes".

Había poco que celebrar en la ciudad norteña de Beit Hanoun, donde los residentes, muchos de los cuales habían perdido a sus seres queridos, inspeccionaron los escombros de sus casas.


“Vemos una destrucción muy tan grande aquí, es la primera vez en la historia que vemos esto”, dijo Azhar Nsair. “El alto el fuego es para las personas que no sufrieron, que no perdieron a sus seres queridos, cuyas casas no fueron bombardeadas”.

El ambiente también era sombrío en Israel, donde el primer ministro Benjamin Netanyahu enfrentó airadas acusaciones por parte de su base de derecha de que había detenido la guerra demasiado pronto.


Al igual que las tres guerras anteriores entre los enemigos acérrimos, la última ronda de combates terminó de manera inconclusa. Israel afirmó haber infligido graves daños a Hamas con cientos de contundentes ataques aéreos; pero una vez más no pudo detener los cohetes.


Hamás también reclamó la victoria, a pesar del terrible número de víctimas que la guerra tuvo en innumerables familias palestinas que perdieron a sus seres queridos, hogares y negocios. Ahora se enfrenta al enorme desafío de reconstruir un territorio que ya sufre un alto nivel de desempleo y un brote de coronavirus.


Al menos 243 palestinos murieron, incluidos 66 niños y 39 mujeres, con 1.910 personas heridas, según el Ministerio de Salud de Gaza, que no desglosa las cifras en combatientes y civiles. Doce personas en Israel, incluidos un niño de 5 años y una niña de 16, murieron.



ARTÍCULO POR: FARES AKRAM Y JOSEPH KRAUSS

FOTOGRAFÍA: ADEL HANA

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL