Así es como la inflación está afectando las opciones en las tiendas de comestibles

Si está buscando una bolsa de papas fritas Frito-Lay, es probable que no las encuentre en las tiendas de comestibles Loblaws. Este es el último ejemplo de cómo la inflación está afectando a la industria alimentaria, y ahora Retail Council of Canada (RCC) dijo que ha recibido una cantidad sin precedentes de llamadas de minoristas de comestibles que notan lo que describen como una avalancha de aumento de los precios.


La inflación está afectando las opciones en las tiendas de comestibles.
La inflación está afectando las opciones en las tiendas de comestibles.
“El RCC ha recibido una cantidad sin precedentes de llamadas de pequeños, medianos y grandes minoristas de comestibles en todo el país que notaron una avalancha de aumentos de precios en enero por parte de los proveedores, muchos de los cuales son grandes empresas globales”, afirmó la organización en un correo electrónico.

“Esto sigue a un número ya alarmante de aumentos de precios en el trimestre anterior (2021). En muchos casos, los aumentos no tienen precedentes y superan con creces los niveles típicos de inflación de los alimentos. Los tenderos continúan haciendo todo lo que está a su alcance para garantizar que los canadienses tengan acceso a alimentos, opciones variadas y precios competitivos”, se lee en el comunicado.

La fricción entre Frito-Lay y Loblaws es un ejemplo de cómo los vendedores están tratando de recuperar costos más altos cobrando más a los minoristas por llevar sus artículos. Sin embargo, los expertos sugieren que esto podría ser una señal de tensión en la industria alimentaria de Canadá, que según algunos podría empeorar a medida que continúen los problemas de la cadena de suministro.


“No me sorprendería ver que otras empresas hagan lo mismo afectando otras partes de las tienda de comestibles. Incluso las partes más esenciales de las tienda de comestibles, como la de los productos lácteos, por ejemplo, podrían dejar de vender esa clase de alimentos y sería desastroso porque, como resultado, se podría ver a los productores lecheros tirando leche por todos lados”, dijo Sylvain Charlebois, Director de Agroalimentación del Laboratorio de análisis de la Universidad de Dalhousie.

Según un informe de Statistics Canada publicado la semana pasada, el precio de los alimentos en las tiendas de comestibles aumentó un 6,5 % en enero de 2022, un aumento que el país no había visto desde 2009.


Si los consumidores ven más enfrentamientos de precios, como con Frito-Lay y Loblaws, la pregunta sigue siendo, ¿quién debería absorber los costos?

“Honestamente, hay una nueva normalidad por ahí. Creo que es importante que la gente se dé cuenta de que ha sido difícil”, dijo Charlebois. “Los precios en realidad están subiendo y no bajarán a corto plazo. Hemos sido mimados como consumidores durante las últimas décadas; pero las cosas están cambiando rápidamente en este momento. Y creo que, lamentablemente, se esperará que las familias canadienses paguen más por los alimentos en el futuro”.


Charlebois dijo que lo que podría ayudar a nivelar los precios antes de que empeore es la implementación de un código de práctica por parte del gobierno federal que luego podría ofrecer "un árbitro" para resolver este tipo de disputas.



ARTÍCULO POR: MELISA NAKHAVOLY

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN NACIONAL

20 views0 comments