Así se sienten los canadienses con los resultados de las elecciones federales

Es posible que los canadienses no estén encantados con el resultado de las elecciones federales de la semana pasada; pero una nueva encuesta sugiere que pocos están inconformes porque produjo un resultado casi idéntico al de la votación nacional del 2019.


Los canadienses no están emocionados pero tampoco enojados por el resultado de las elecciones federales, según una nueva encuesta.
Los canadienses no están emocionados pero tampoco enojados por el resultado de las elecciones federales, según una nueva encuesta.

Solo el 10 por ciento de los que respondieron a la encuesta de Leger dijeron que están contentos con el resultado, que produjo otro gobierno de minoría liberal liderado por Justin Trudeau y solo cambios menores en el recuento de escaños de todos los partidos. Pero otro 24 por ciento dijo que se siente cómodo con el resultado, mientras que el nueve por ciento dijo que prefiere un gobierno minoritario en cualquier caso y el 14 por ciento restante dijo que es indiferente.

Por otro lado, el 12 por ciento dijo que está e inconforme por el resultado y el seis por ciento dijo que se siente incómodo con él. Otro 24 por ciento dijo que no está contento con ello "pero que la vida continúa".

El líder conservador Erin O'Toole ha criticado a Trudeau por convocar una elección innecesaria de $ 610 millones que no cambió nada, todo en medio de una cuarta ola mortal de la pandemia del COVID-19.

Sin embargo, la encuesta, realizada del 24 al 26 de septiembre, sugiere que los canadienses son más optimistas sobre el resultado, posiblemente porque no confían del todo en el liderazgo de O'Toole. No se puede asignar un margen de error a la encuesta en línea de 1.537 canadienses porque las encuestas realizadas en Internet no se consideran muestras aleatorias.

Los resultados de la encuesta también sugieren que O'Toole fue menos valioso para su partido que Trudeau o el líder del NDP, Jagmeet Singh. Solo el 23 por ciento de los que votaron por los conservadores dijeron que lo hicieron por el líder. El 49 por ciento dijo que votó por el partido en sí, mientras que el 28 por ciento dijo que votó por sus candidatos locales.

Entre los votantes liberales, el 34 por ciento votó por el líder, el 41 por ciento por el partido mismo y el 25 por ciento por sus candidatos locales.

Entre los nuevos demócratas, el 38 por ciento votó por el líder, el 38 por ciento por el partido y el 24 por ciento por sus candidatos locales. Tanto O'Toole como Singh se han enfrentado a algunas llamadas de sus propias filas para dimitir después del decepcionante final de sus respectivos partidos. Los conservadores perdieron dos escaños, aunque ganaron un poco más del votos populares que los liberales, mientras que el NDP ganó un escaño, permaneciendo firmemente estancado en el cuarto lugar.

Entre los conservadores encuestados, el 49 por ciento dijo que quiere que O'Toole permanezca al frente del Partido Conservador; pero la mayoría dijo que querían que se fuera (22 por ciento) o que no sabían si debía quedarse o irse (29 por ciento).

Por el contrario, el 82 por ciento de los encuestados del NDP dijeron que quieren que Jagmeet Singh permanezca como líder del Partido de los Nuevos Demócratas.

Entre los partidarios de los liberales, el 25 por ciento dijo que la principal razón por la que votaron por los liberales fue para evitar un gobierno conservador. El 23% dijo que pensaba que Trudeau era el mejor líder para dirigir el país y otro 23% dijo que pensaba que el partido representaba mejor sus valores.

Entre los partidarios de los conservadores, el 39 por ciento dijo que votó principalmente para deshacerse del gobierno liberal, el 21 por ciento apoyó al partido que creían que representaba mejor sus valores y solo el 14 por ciento eligió a los conservadores porque pensaban que O'Toole era el mejor líder. Entre los encuestados del NDP, el 48 por ciento dijo que votó principalmente por el partido que mejor representaba sus valores y solo el 14 por ciento lo hizo porque pensaba que Singh era el mejor líder del país.

En Quebec, el 35 por ciento de los partidarios del Bloc Quebecois dijeron que votaron por el partido que pensaban que estaba mejor posicionado para defender los intereses de Quebec. Otro 14 por ciento dijo que quería un partido de oposición fuerte en un gobierno minoritario, mientras que el 11 por ciento votó por el líder Yves-Francois Blanchet.

Solo el siete por ciento de los partidarios del Bloc Quebecois dijeron que respaldaban al partido debido a una pregunta planteada por el moderador del debate de líderes de habla inglesa, en la que Blanchet afirmó que sugería que los quebequenses eran racistas.

Aún así, la encuesta sugiere que el Bloque recibió un golpe en el debate inglés. El treinta por ciento de los partidarios del Bloc Quebecois dijeron que habían decidido cómo votar en los días posteriores a los debates, en comparación con solo el 15 por ciento o menos para los seguidores de los otros partidos principales.

En general, el 49 por ciento de los encuestados dijeron que tomaron una decisión antes de que comenzara la campaña, el 18 por ciento en las dos primeras semanas, el nueve por ciento durante el último fin de semana y el ocho por ciento el día de las elecciones. Solo el seis por ciento dijo que los debates cambiaron su opinión sobre por quién votar. El cincuenta y cinco por ciento dijo que no les prestó atención, mientras que el 39 por ciento dijo que los debates confirmaron su elección anterior.

El 83 por ciento dijo que finalmente votó de acuerdo con su elección original; el 17 por ciento dijo que cambió de partido en el transcurso de la campaña.

Al final, el 73 por ciento dijo que votó principalmente por el partido que más le gustaba; pero el 27 por ciento dijo que principalmente votó estratégicamente para detener a otro partido.

Entre los encuestados que no votaron, el 29 por ciento dijo que le eran indiferentes las elecciones y el 24 por ciento dijo que no creía que su voto cambiaría algo.

Otras razones dadas para no votar fueron incapacidad física o mental (13 por ciento), que el lugar de votación estaba demasiado lejos (10 por ciento), que los tiempos de espera eran demasiado largos (nueve por ciento), miedo a presentarse debido a la pandemia ( nueve por ciento) y que no sabían adónde ir a votar (seis por ciento).



ARTÍCULO POR: JOAN BRYDEN

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN NACIONAL

25 views0 comments