Asociación de Policía de Toronto se opone a la política de vacunación obligatoria

El sindicato que representa a más de 8.000 oficiales de policía de Toronto se ha opuesto a una política presentada por el Servicio de Policía de Toronto (TPS) para hacer que las vacunas COVID-19 sean obligatorias para todos los miembros de la organización.


Asociación de Policía de Toronto se opone a la política de vacunación obligatoria .
Asociación de Policía de Toronto se opone a la política de vacunación obligatoria.
El TPS dijo que "tiene la obligación de garantizar un lugar de trabajo seguro para los miembros y el público", y agrega que las vacunas han sido "un compromiso principal para el servicio, como lo ha sido durante la pandemia".

Los oficiales y el personal deben revelar y proporcionar prueba del estado de vacunación antes del 13 de septiembre.


“La seguridad de nuestros miembros, nuestros lugares de trabajo y el público es de suma importancia para nosotros. Se requerirá que nuestros miembros estén completamente vacunados para protegerse unos a otros y a las comunidades a las que servimos ”, dijo el jefe de TPS, James Ramer, en un comunicado.

El servicio señaló que la política de vacunas se adheriría a las adaptaciones requeridas por el código de derechos humanos. No dijo de inmediato qué pasaría con aquellos que se nieguen a adherirse a la política.


La fuerza policial dijo que mantendrá medidas de salud pública como mascarillas y distanciamiento social, entre otras precauciones. La portavoz Allison Sparkes dijo que podría haber excepciones bajo el código por razones médicas o religiosas documentadas.


"Los detalles de nuestra política y su implementación están actualmente en desarrollo", dijo en un comunicado.

En una declaración separada, la Asociación de Policía de Toronto (TPA) rechazó el sistema de vacunación obligatorio aprobado por Ramer.



“Este anuncio, aunque preliminar, carece de detalles críticos que son fundamentales para comprender los impactos, los plazos o las opciones potencialmente alternativas disponibles para nuestros miembros”, dijo el presidente de la asociación, Jon Reid. "La TPA debe hacer todo lo posible para proteger a todos nuestros miembros y, por lo tanto, no respalda este anuncio de vacunación obligatoria o divulgación mandatoría".

Reid dijo que el anuncio "tiene toda nuestra atención", y agrega que la TPA trabajará en estrecha colaboración con "otras partes, sindicatos y asociaciones afectados para explorar nuestras opciones colectivas".


La política de vacunación de la fuerza policial sigue una serie de anuncios de la semana pasada sobre requisitos de vacunación más estrictos en varios sectores, incluidos los de salud, educación y servicios públicos.


El gobierno provincial dijo que requeriría que muchos trabajadores de la salud y la educación se vacunen contra el virus o se realicen pruebas periódicas; pero no llegó a exigir las vacunas para los trabajadores en entornos de alto riesgo.


El lunes, los Toronto Blue Jays anunciaron que los asistentes al Rogers Centre necesitarían proporcionar su estado de vacunación para los juegos en casa a partir del 13 de septiembre.

Mirvish Theatre y el Festival Internacional de Cine de Toronto introdujeron protocolos de vacunación obligatoria similares antes de sus respectivos eventos.


En un enfoque más radical, la University Health Network (UHN) dijo la semana pasada que el personal no vacunado sería despedido después de dos semanas de estar en licencia sin goce de sueldo si se niega a recibir la vacuna COVID-19.


El jueves pasado, la ciudad de Toronto dijo que se esperaba que su personal hubiera recibido ambas inyecciones de COVID-19 para el 30 de octubre, aunque el alcalde no dijo qué pasaría con quienes se negaran a cumplir con ese plazo.


La Comisión de Tránsito de Toronto (TTC), por su parte, dijo que los empleados, contratistas y estudiantes deberían vacunarse antes del 13 de septiembre, mientras que Metrolinx, la agencia de tránsito de Ontario que sirve a gran parte del área metropolitana de Toronto y Hamilton, dijo que también planea exigir que el personal se vacune. Sin embargo, los detalles finales de la política, incluidas las consecuencias para los trabajadores no vacunados, aún están en proceso.


Por otro lado, la directora de salud pública de Toronto ha aconsejado a todos los empleadores de la ciudad que desarrollen políticas de vacunación.


La unidad de salud pública de la ciudad también publicó una guía de recursos para los lugares de trabajo que redactan sus propias políticas y describe los estándares mínimos recomendados. Entre ellos se incluye exigir a los empleados que muestren un comprobante de vacunación o una evidencia por escrito de un médico o enfermero que describa una exención médica.


El desarrollo de políticas de vacunación se produce cuando las infecciones diarias de COVID-19 en Ontario han tenido una tendencia al alza y el principal médico de la provincia advirtió que sería una "caída difícil".


La provincia dijo que poco más del 82 por ciento de los habitantes de Ontario mayores de 12 años han recibido una dosis de la vacuna COVID-19, y poco más del 75 por ciento han recibido dos.



ARTÍCULO POR: MARK DOUGLAS Y LUCAS CASALETTO

FOTOGRAFÍA: TWITTER / @TPACA

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN LOCAL