Ataque en Ucrania detiene las evacuaciones por segunda vez

Por segunda vez, los planes para evacuar a civiles de una ciudad portuaria sitiada en Ucrania no se materializaron el domingo junto con un esperado alto el fuego ruso, mientras los funcionarios intentaban persuadir a Rusia para que acordara establecer otras rutas de evacuación cerca de la capital de Ucrania.


Una fábrica y una tienda arden después de ser bombardeadas en Irpin, en las afueras de Kiev, Ucrania, el domingo 6 de marzo de 2022.
Una fábrica y una tienda arden después de ser bombardeadas en Irpin, en las afueras de Kiev, Ucrania, el domingo 6 de marzo de 2022.

Se esperaba que los residentes abandonaran la ciudad portuaria de Mariupol durante un alto el fuego local de 10 am a 9 pm, dijeron las autoridades militares ucranianas más temprano ese día. El asesor del Ministerio del Interior, Anton Gerashchenko, dijo que las evacuaciones planificadas se detuvieron debido a un ataque en curso de las tropas rusas.


“No puede haber 'corredores verdes' porque solo el cerebro enfermo de los rusos decide cuándo empezar a disparar y a quién”, dijo Gerashchenko en Telegram.

La noticia desvaneció las esperanzas de progreso en la relajación y fin de la guerra en Ucrania, que ahora está en su undécimo día y ha provocado que 1,5 millones de personas huyan del país. El jefe de la agencia de refugiados de la ONU calificó el domingo el éxodo como “la crisis de refugiados de más rápido crecimiento en Europa desde la Segunda Guerra Mundial”.


Los presidentes de Turquía y Francia, así como el Papa Francisco, apelaron al presidente ruso, Vladimir Putin, a negociar para poner fin al conflicto.


Por separado, el servicio de seguridad nacional de Ucrania dijo que las fuerzas rusas dispararon cohetes contra un instituto de física en la ciudad de Kharkiv que contiene material nuclear y un reactor. Las tropas rusas ya tomaron el control de la planta de Zaporizhzhia en Ucrania, así como de Chernobyl, el sitio del peor desastre nuclear del mundo.


El servicio de seguridad dijo que un ataque a la instalación nuclear en Kharkiv podría conducir a un "desastre ecológico a gran escala". El servicio dijo en Facebook el domingo que los rusos estaban disparando desde lanzadores Grad. Esos misiles no tienen un objetivo preciso, lo que genera preocupación de que uno se desvíe.


El presidente ucraniano, Voldymyr Zelenskyy, reiteró una solicitud de protectores extranjeros para imponer una zona de exclusión aérea sobre Ucrania, que la OTAN ha descartado hasta ahora debido a preocupaciones de que tal acción llevaría a Occidente a la guerra.


“El mundo es lo suficientemente fuerte como para cerrar nuestros cielos”, dijo Zelenskyy en un discurso en video el domingo.

Putin advirtió el sábado que Moscú consideraría una declaración de un tercero para cerrar el espacio aéreo ucraniano como un acto hostil.


La decepción para las mujeres, los niños y los adultos mayores que esperaron para abandonar Mariupol y la cercana ciudad de Volnovakha mientras hombres ucranianos capaces se quedaron atrás para luchar se produjo después de que un acuerdo similar de cese al fuego colapsara el sábado y los líderes extranjeros intentaran aplicar la diplomacia para poner fin a la guerra.


Putin le dijo al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que la invasión rusa de Ucrania solo podría detenerse "si Kiev cesa las hostilidades y cumple con las conocidas demandas de Rusia”, según la lectura del Kremlin de la llamada telefónica que los dos líderes sostuvieron el domingo.


Putin enumeró anteriormente la "desmilitarización" y la "desnazificación" de Ucrania, el reconocimiento de Crimea como parte de Rusia y las regiones separatistas en el este de Ucrania como estados independientes como las principales demandas del Kremlin.


“Se expresó la esperanza de que durante la próxima ronda de negociaciones planificada, los representantes de Ucrania mostrarían un enfoque más constructivo, teniendo plenamente en cuenta las realidades emergentes”. La tercera ronda de conversaciones entre los negociadores rusos y ucranianos está programada para el lunes.

En una medida muy inusual, el Papa Francisco dijo el domingo que había enviado a dos cardenales a Ucrania y dijo que el Vaticano estaba dispuesto a hacer todo lo posible para lograr la paz y poner fin a un conflicto que comenzó el 24 de febrero cuando Rusia invadió Ucrania.


“En Ucrania fluyen ríos de sangre y lágrimas”, dijo el pontífice en su tradicional bendición dominical. “Esto no es solo una operación militar, sino una guerra que siembra muerte, destrucción y miseria”.

Mientras las fuerzas rusas rodeaban varias ciudades ucranianas y mantenían un convoy fuera de la capital, Kiev, Zelenskyy apareció en la televisión el sábado por la noche vistiendo lo que se ha convertido en una habitual camiseta verde militar e instó a su gente a permanecer desafiante.


“Ucranianos en todas nuestras ciudades en las que ha entrado el enemigo, ¡pasen a la ofensiva!” dijo Zelenskiy. “¡Deberían salir a la calle! ¡Deberían pelear! … Hay que salir y sacar este mal de nuestras ciudades, de nuestra tierra”.

Después de que el alto el fuego en Mariupol no se cumpliera el sábado, las fuerzas rusas intensificaron el bombardeo de la ciudad y lanzaron bombas masivas en áreas residenciales de Chernihiv, una ciudad al norte de Kiev, dijeron funcionarios ucranianos.


En Mariupol, las madres desconsoladas lloraron a los niños asesinados, los soldados heridos recibieron torniquetes y los médicos trabajaron a la luz de sus teléfonos celulares mientras la desolación y la desesperación los dominaban.


“La ciudad está en un estado de sitio muy, muy difícil”, dijo el alcalde de Mariupol, Vadym Boychenko, a la televisión ucraniana. “Continúan los bombardeos implacables de bloques residenciales, los aviones han estado lanzando bombas en áreas residenciales. Los ocupantes rusos están utilizando artillería pesada, incluidos los lanzacohetes múltiples Grad”.

El presidente ruso, Vladimir Putin, siguió culpando de la guerra a los líderes ucranianos, criticando su resistencia a las fuerzas rusas.


“Si continúan haciendo lo que están haciendo, están poniendo en duda el futuro del Estado ucraniano”, dijo Putin el sábado. “Y si esto sucede, estará enteramente en su conciencia”.

También criticó las sanciones occidentales que han paralizado la economía de Rusia y han hecho caer el valor de su moneda. Mientras tanto, más empresas están suspendiendo operaciones en Rusia, incluidas Mastercard y Visa.


“Estas sanciones que se están imponiendo son como declarar la guerra”, dijo durante una reunión televisada con asistentes de vuelo de la aerolínea rusa Aeroflot, que el sábado suspendió todos los vuelos internacionales excepto a Bielorrusia. “Pero gracias a Dios, todavía no hemos llegado al final”.

La Organización Mundial de la Salud condenó el domingo los ataques contra trabajadores de la salud en Ucrania y dijo que verificó al menos seis de esos ataques que mataron a seis personas e hirieron a otras 11. Los ataques a los trabajadores de la salud son una violación del derecho internacional humanitario, dijo el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en Twitter.

Funcionarios militares británicos compararon el domingo las tácticas de Rusia en Ucrania con las utilizadas en Chechenia y Siria, donde las ciudades rodeadas fueron golpeadas con ataques aéreos y de artillería después de que las fuerzas rusas enfrentaran una resistencia inesperada.


La fuerza de la resistencia ucraniana continúa sorprendiendo a las fuerzas rusas, y han respondido atacando áreas pobladas, incluidas las ciudades de Kharkiv, Chernihiv y Mariupol, dijo el Ministerio de Defensa del Reino Unido en su informe de inteligencia diario.


“Es probable que esto represente un esfuerzo por romper la moral ucraniana”, dijo el ministerio. “Rusia ha utilizado tácticas similares en Chechenia en 1999 y Siria en 2016, empleando municiones tanto aéreas como terrestres”.

La oficina de derechos humanos de la ONU dijo que ha confirmado la muerte de 364 civiles en Ucrania desde que comenzó la invasión rusa el 24 de febrero. y agregó que otros 759 civiles habían resultado heridos hasta la medianoche del sábado. La oficina de derechos utiliza una metodología estricta y solo informa sobre las bajas que ha confirmado.


Dijo que cree que las cifras reales son considerablemente más altas, “especialmente en territorio controlado por el gobierno y especialmente en los últimos días”. Eso se debe a que el flujo de información se ha retrasado en medio de los enfrentamientos y todavía es necesario corroborar muchos informes.


Los funcionarios ucranianos han presentado números mucho más altos.

Ni los funcionarios de defensa rusos, ni los ucranianos han proporcionado información sobre sus bajas militares.


El ejército de Ucrania es ampliamente superado por el de Rusia; pero sus fuerzas profesionales y voluntarias han contraatacado con una tenacidad feroz. En Kiev, los voluntarios hicieron fila el sábado para unirse al ejército.

Incluso en las ciudades que han caído, hubo signos de la resistencia que pidió Zelenskyy.


Los espectadores en Chernihiv vitorearon al ver cómo un avión militar ruso caía del cielo y se estrellaba, según un video publicado por el gobierno ucraniano. En Kherson, cientos de manifestantes ondearon banderas ucranianas azules y amarillas y gritaron: “Váyanse a casa”.


Pero la lucha para hacer cumplir los altos el fuego temporales en Mariupol y Volnovakha el sábado mostró la fragilidad de los esfuerzos para detener los combates en Ucrania.


Rusia ha logrado avances significativos en el sur de Ucrania mientras busca bloquear el acceso al Mar de Avrov. La captura de Mariupol podría permitir a Moscú establecer un corredor terrestre hacia Crimea, que Rusia anexó de Ucrania en 2014 en un movimiento que la mayoría de los demás países consideraron ilegal.


Mientras tanto, el jefe de la región de Chernihiv dijo que Rusia ha lanzado potentes bombas sobre áreas residenciales de la ciudad del mismo nombre, que tiene una población de 290.000 habitantes. Vyacheslav Chaus publicó una foto en línea de lo que dijo que era un FAB-500 sin detonar, una bomba de 1.100 libras (500 kilogramos).


“Por lo general, esta arma se usa contra instalaciones militares industriales y estructuras fortificadas”, dijo Chaus.

Occidente ha respaldado ampliamente a Ucrania, ofreciendo ayuda y envíos de armas y abofeteando a Rusia con grandes sanciones; pero no se han enviado tropas de la OTAN a Ucrania, dejando a los ucranianos solos para luchar contra las tropas rusas.


“Ucrania está sangrando, pero no ha caído”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores, Dmytro Kuleba, en un video publicado el sábado.

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, llamó a Zelenskyy la madrugada del domingo, hora de Kiev, para discutir las sanciones a Rusia y acelerar la asistencia de los Estados Unidos a Ucrania. La Casa Blanca dijo que la conversación también cubrió las conversaciones entre Rusia y Ucrania, pero no dio detalles.


El secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, pasó el fin de semana visitando países miembros de la OTAN en Europa del Este que han recibido refugiados de Ucrania. El domingo en Moldavia, prometió apoyo a la ex república soviética de tendencia occidental que observa con cautela los movimientos de Rusia en Ucrania.


La ONU dijo que incrementaría sus operaciones humanitarias tanto dentro como fuera de Ucrania y el Consejo de Seguridad programó una reunión para el lunes sobre el empeoramiento de la situación.


El Programa Mundial de Alimentos de la ONU advirtió sobre una inminente crisis de hambre en Ucrania, un importante proveedor mundial de trigo, y dijo que millones necesitarán ayuda alimentaria "inmediatamente".


FOTOGRAFÍA: EMILIO MORENATTI

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL

23 views0 comments