Atentado con una bomba en mezquita afgana deja al menos 100 muertos

Una bomba estalló el viernes en una mezquita llena de fieles musulmanes chiítas en el norte de Afganistán, matando o hiriendo al menos a 100 personas, dijo un funcionario talibán de la policía .


Hombres afganos junto a una ambulancia después de un ataque con una bomba en una mezquita en Kunduz el 8 de octubre de 2021.
Hombres afganos junto a una ambulancia después de un ataque con una bomba en una mezquita en Kunduz el 8 de octubre de 2021.

No hubo un reclamo inmediato de responsabilidad por la explosión, que tuvo lugar en Kunduz, la capital de la provincia de Kunduz; pero los integrantes del grupo del Estado Islámico tienen una larga historia de ataques a la minoría chií de Afganistán.


Dost Mohammad Obaida, subjefe de policía de la provincia de Kunduz, dijo que "la mayoría de ellos han sido asesinados", en referencia a las víctimas. Dijo que el ataque pudo haber sido llevado a cabo por un atacante suicida que se había mezclado entre los fieles dentro de la mezquita.


"Les aseguro a nuestros hermanos chiítas que los talibanes están preparados para garantizar su seguridad", dijo Obaida, y agregó que se estaba llevando a cabo una investigación.

Si se confirma, la cifra de decenas de muertos sería la más alta desde que las fuerzas estadounidenses y de la OTAN abandonaron Afganistán a fines de agosto y los talibanes tomaron el control del país.


Los talibanes han sido blanco de una serie de ataques mortales por parte de militantes rivales del Estado Islámico, que incluyen disparos de emboscadas y una explosión en una mezquita en la capital de Kabul.


La explosión de Kunduz se dio durante el rezo de la oración semanal del viernes en la mezquita Gozar-e-Sayed Abad. La oración del mediodía del viernes es el punto culminante de la semana religiosa musulmana y las mezquitas suelen estar abarrotadas. El testigo Ali Reza dijo que estaba rezando en el momento de la explosión e informó haber visto muchas víctimas.


El viernes temprano, el portavoz principal de los talibanes, Zabihullah Mujahid, dijo que el objetivo era la mezquita chiíta y que un "gran número" de fieles habían muerto y resultaron heridos. Dijo que las fuerzas especiales de los talibanes habían llegado al lugar y que estaban investigando el incidente.


El liderazgo de los talibanes ha estado lidiando con una creciente amenaza del afiliado local del Estado Islámico, conocido como Estado Islámico en Khorasan. Los militantes del EI han intensificado los ataques para atacar a sus rivales, incluidos dos atentados mortales recientes en Kabul.


El Estado Islámico también ha declarado la guerra a la minoría chií de Afganistán y se ha hecho responsable de algunos de los peores ataques contra la comunidad, incluidos los ataques a sus mezquitas en Kabul y la provincia occidental de Herat.


La misión de las Naciones Unidas en Afganistán condenó el ataque del viernes y dijo que era "parte de un patrón perturbador de violencia" contra las instituciones religiosas.


Anteriormente, ISIS había denunciado un atentado con una bomba el domingo, frente a la mezquita Eid Gah de Kabul, que mató al menos a cinco civiles. Otro ataque a una madraza (Escuela religiosa) en la provincia de Khost el pasado miércoles, no fue denunciado.


El afiliado local del Estado Islámico también se atribuyó la responsabilidad del horrible atentado del 26 de agosto que mató al menos a 169 afganos y 13 militares estadounidenses fuera del aeropuerto de Kabul en los últimos días de la caótica retirada estadounidense de Afganistán.


Desde la retirada de Estados Unidos, los ataques del EI se han producido principalmente en el este de Afganistán, la base regional del afiliado del EI, y en Kabul.


En la provincia norteña de Kunduz, los hazaras étnicos, en su mayoría chiítas, representan alrededor del 6% de la población de la provincia de casi 1 millón de personas. La provincia también tiene una gran población de la etnia uzbeka que ha sido objeto de reclutamiento por parte del EI, que está estrechamente alineado con el Movimiento Islámico militar de Uzbekistán.


El ataque del viernes es reclamado por el EI, el asunto también será relevante para los vecinos del norte de Asia central de Afganistán y para Rusia, que se han insinuado a los talibanes como aliados contra el EI durante años.



ARTÍCULO POR: SAMYA KULLAB Y TAMEEM AKHGAR EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL

13 views0 comments