"Aunque las infecciones por COVID-19 estén aumentando no hay necesidad de entrar en pánico"

Los casos de COVID-19 están aumentando nuevamente en Ontario en una tendencia que los expertos atribuyen a las temperaturas más frías, el aumento de los límites de capacidad y las precauciones menos estrictas entre el público.


La tendencia actual en cuanto al número de casos nuevos de COVID-19 marca el final de una meseta en las infecciones que se produjo después de un golpe anterior en julio, el comienzo de la cuarta ola, cuando la reapertura económica de la provincia se aceleró y la gente comenzó a interactuar en mayor número.
La tendencia actual en cuanto al número de casos nuevos de COVID-19 marca el final de una meseta en las infecciones que se produjo después de un golpe anterior en julio, el comienzo de la cuarta ola, cuando la reapertura económica de la provincia se aceleró y la gente comenzó a interactuar en mayor número.

"Definitivamente estamos fuera de la fase de luna de miel y volvemos a la cuarta ola", dijo el Dr. Peter Juni, director científico de la Junta de Asesoramiento Científico COVID-19 de Ontario.

El promedio de siete días de infecciones ha aumentado a 476 en comparación con los 362 casos del promedio de hace una semana, con recuentos diarios que van desde mediados de 400 hasta mediados de 600 desde fines de la semana pasada.


La provincia también ha visto un aumento en su número de reproducción efectiva R (t), que corresponde al número promedio de infecciones adicionales causadas por 1 infección. Una R (t) mayor que 1 indica un crecimiento exponencial. Desde el lunes, el R (t) de Ontario se encuentra en 1,04 en comparación con el 0,90 de hace poco más de una semana.


Juni dijo que la tendencia marca el final de una meseta en las infecciones que se produjo después de un golpe anterior en julio, el comienzo de la cuarta ola, cuando la reapertura económica de la provincia se aceleró y la gente comenzó a interactuar en mayor número.


Millones de habitantes de Ontario se vacunaron contra el virus durante el verano, dijo Juni, y el comportamiento de las personas se mantuvo en un nivel constante, lo que provocó una disminución de las infecciones en el otoño.


Pero las cosas empezaron a cambiar a mediados de octubre cuando la provincia comenzó a levantar los límites de capacidad en las instalaciones deportivas y más tarde en los restaurantes, dijo Juni. Luego, el clima comenzó a refrescarse, lo que llevó las reuniones al interior. La gente también podría haber comenzado a tomar menos precauciones a la luz de esos cambios y la alta cobertura de vacunación en la provincia, dijo.


Más del 85 por ciento de los residentes de 12 años o más han recibido dos dosis de la vacuna COVID-19, aunque hay algunas variaciones según la edad y las regiones.


Los casos nuevos han sido más altos entre los jóvenes, que tienen tasas generales de vacunación ligeramente más bajas, y el aumento reciente ha afectado a algunas regiones con más fuerza que a otras.


Funcionarios de salud pública del área de Sudbury, Ontario, dijeron el lunes que reintroducirían límites de capacidad, requerirían enmascaramiento en eventos públicos organizados y que la prueba de vacunación para deportes juveniles sería obligatoria en medio de un "número récord" de brotes del virus y un aumento "alarmante" que no está vinculado a ningún entorno en particular.


El principal médico de la región dijo que el aumento en las pruebas positivas se alinea con el levantamiento de algunas reglas de salud pública por parte de la provincia a mediados de octubre y dijo que las medidas locales son necesarias para corregir el rumbo.


"Obviamente, nadie quiere escuchar esta noticia, pero tenemos que retroceder el tiempo y proteger a las personas y al sistema de salud", dijo la Dra. Penny Sutcliffe en un comunicado. "Estamos implementando estas medidas como un 'disyuntor', en un esfuerzo por interrumpir las cadenas de transmisión dentro de la comunidad y proteger a las empresas y trabajadores locales, procurando evitar cualquier necesidad de medidas más drásticas".

La región de Waterloo dijo el lunes que el recuento diario de casos se había duplicado en la región, siendo las personas no vacunadas las más afectadas y los grupos en eventos sociales privados con medidas limitadas de salud pública como un factor contribuyente significativo. Waterloo informó de 49 casos nuevos el lunes justo detrás de Toronto (53).


El Dr. Hsiu-Li Wang, el principal médico de la región, dijo que el cambio no es inesperado ya que la gente socializa más y pasa más tiempo adentro.


"Sin embargo, es un recordatorio de que la variante Delta se propagará rápidamente cuando se le dé la oportunidad, y que vacunarse y seguir practicando las precauciones de salud pública en nuestras interacciones con los demás es de suma importancia", dijo en un comunicado.

El profesor de salud pública de la Universidad de Toronto, Barry Pakes, señaló factores similares a los de junio: un clima más fresco y medidas de salud pública relajadas que pueden haber alentado a la gente a bajar la guardia.


Pakes dijo que la tendencia es preocupante pero no lo es tanto todavía, aunque señaló que podría significar que los casos sean aún más altos el próximo mes cuando la gente comience a congregarse para las vacaciones.


“Cualquiera que esté considerando reunirse con familiares o amigos durante las vacaciones de invierno, que se encuentre entre ese 10 por ciento que no está vacunado, este es el momento de vacunarse”, dijo. "Creo que estamos en una coyuntura muy importante con respecto a eso".

Agregó que la aprobación de vacunas para niños pequeños pendiente - esperada en las próximas semanas - y eventuales dosis de refuerzo para más personas también pueden ayudar a mantener la situación manejable en el nuevo año.


La vacunación también puede marcar la diferencia entre "una tendencia ascendente persistente" en los casos o una "pendiente gradual" sostenida, dijo Pakes.


Juni dijo que reintroducir los límites de capacidad puede ayudar con la situación y agregó que las personas tienen el poder de ayudar a estabilizar el rumbo a través de cambios de comportamiento como evitar multitudes, usar máscaras en interiores y trabajar desde casa si es posible.


"No hay absolutamente ninguna necesidad de entrar en pánico", dijo. “Nuestro destino está en nuestras propias manos”.


ARTÍCULO POR: HOLLY MCKENZIE-SUTTER

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN LOCAL

17 views0 comments