Aurelie Rivard nada hacia la primera medalla de oro de Canadá en los Juegos Paralímpicos de Tokio

Como lo hicieron sus homólogos olímpicos con tanto éxito un mes antes que ellos, los atletas paralímpicos de Canadá están escribiendo sus propias historias de resiliencia en Tokio en medio de la pandemia del COVID-19.


La canadiense Aurelie Rivard se abre camino nadando hacia una medalla de plata para el SM10 (Para) 200m individual en la competencia femenina durante las finales de natación en los Juegos de la Commonwealth, el sábado 7 de abril de 2018, en Gold Coast, Australia.
La canadiense Aurelie Rivard se abre camino nadando hacia una medalla de plata para el SM10 (Para) 200m individual en la competencia femenina durante las finales de natación en los Juegos de la Commonwealth, el sábado 7 de abril de 2018, en Gold Coast, Australia.

El sábado, Rivard, que llegó a los Juegos con cero chances de competir en los últimos dos años, nadó hacia el primer oro paralímpico de Canadá de manera espectacular, rompiendo su propio récord mundial tanto en su eliminatoria como en la final de los 100 metros femeninos en estilo libre.


Fue un día en el que dos de los atletas paralímpicos más condecorados de Canadá brillaron, con el corredor en silla de ruedas Brent Lakatos ganando una medalla de plata en la pista en los 5.000 metros masculinos.


Canadá ya tiene ocho medallas en los cuatro días que llevan los juegos paralímpicos en Tokio.


Rivard, una joven de 25 años de Saint-Jean-sur-Richelieu, Que., se alejó en los últimos 50 metros el sábado, tocando la pared a los 58.14, más de un cuerpo por delante de Chantalle Zijderveld de Holanda. Superada por la emoción, Rivard se cubrió la cara con una mano antes de golpear el agua con ambos brazos con deleite.


"Técnicamente, es probablemente una de los mejores ciclos de natación de mi vida", dijo Rivard.

Rivard fue tercera en la competencia de 50 metros en estilo libre a principios de los Juegos, una distancia en la que ganó el oro en los Juegos Paralímpicos de Río 2016 y un evento en el que luchó contra las lágrimas en las entrevistas posteriores a la carrera ese día.


Rivard, quien nació con una mano izquierda subdesarrollada, tiene siete medallas paralímpicas y llevó la bandera de Canadá en la ceremonia de clausura en Río. Pero era difícil calcular cómo le iría en Tokio después de que las duras restricciones del COVID-19 en Canadá significaran que Rivard tenía que entrenar sola. Durante las primeras semanas después de su regreso a la piscina, ni siquiera su entrenador pudo subir a la cubierta.


"Hicimos tal vez cinco simulaciones de carreras (en total, durante la pandemia), pero en realidad no eran simulaciones de carreras", dijo. “Estaba yo contra yo misma, con mi entrenador mirando, nadie más. No pude bucear al mismo tiempo que los demás. Entonces, siempre se trató de mí, siempre una competencia conmigo misma. Entonces, no tuve más remedio que olvidar eso, porque por lo general, hay gente en la piscina junto a mí".

En cambio, Rivard se centró en pequeños objetivos orientados a los detalles, para mejorar técnicamente en un área en particular de una semana a la siguiente.


“Así es como pude mantenerme motivada, de lo contrario habría sido mucho más difícil mentalmente seguir adelante”, dijo.

Rivard habló recientemente sobre sus desafíos de salud mental en un video de Sport Canada, diciendo que fue intimidada en la escuela y luchó contra la ansiedad, los ataques de pánico y un trastorno alimentario. Su decisión de concentrarse en la natación es lo que la ayudó a salir adelante.


“El día en el que dejé… salir esta incomodidad, me concentré en nadar”, dijo Rivard en el video francés, con traducción al inglés. “Cuando me presenté a la práctica, ignoré todo lo que estaba pasando, de alguna manera dio forma a la personalidad y la persona que soy y también a la atleta en la que me he convertido. No creo que hubiera tenido esa fuerza de carácter, así que creo que sí, el deporte puede salvar vidas”.

Su nuevo enfoque la vio escalar rápidamente en la natación paralímpica.


Ganó una medalla de plata en su debut en los Juegos de 2012 en Londres cuando tenía solo 16 años.


Tiene cuatro carreras más en Tokio, un relevo el domingo y tres eventos individuales.



ARTÍCULO POR: LORI EWING

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN DEPORTIVA

5 views0 comments