Aurelie Rivard y Greg Stewart ganan medallas de oro Paralímpicas para Canadá

En su tiro de apertura, el atleta de 35 años de Kamloops, BC, Greg stewart, logró un récord paralímpico de 16.75 metros en el evento de lanzamiento de peso, obteniendo una nueva medalla de oro en los Juegos Paralímpicos de Tokio.



En el mejor día de Canadá en los Juegos Paralímpicos, la nadadora Aurelie Rivard obtuvó su segunda medalla de oro de manera espectacular, rompiendo su propio récord mundial en los 400 metros de estilo libre por aproximadamente cinco segundos, y el corredor en silla de ruedas Brent Lakatos logró su tercera medalla de plata, en la categoría masculina de 100 metros.


Actualmente Canadá tiene 16 medallas en los ocho días que llevan los Juegos.


Aunque Stewart apenas está haciendo su debut paralímpico en Tokio, ha sido atleta la mayor parte de su vida. A pesar de haber nacido sin la parte inferior de su brazo izquierdo, jugó baloncesto en la Universidad Thomson Rivers y ganó el premio al jugador defensivo del año de la U Sport en 2011. También obtuvó tres títulos mundiales con el equipo de voleibol de pie masculino y ganó dos medallas de bronce de los Juegos Parapanamericanos en el equipo de voleibol sentado.


Pero la promesa de sobresalir en un deporte individual finalmente lo atrajo. Su tamaño dictaba que un evento de lanzamiento era probablemente su boleto a la cima del podio. Con 350 libras, es el lanzador de peso más alto del mundo según Armstrong y tiene palancas largas para igualar. Además es ágil para ser un tipo grande, gracias a sus años jugando baloncesto y voleibol.


“Soy una persona de equipo. Amo la camaradería, amo la química, todos trabajando hacia el mismo objetivo en común ”, dijo. "Sin embargo, creo que en el fondo, sabía que si quería lograr lo que sentía que era grandeza, o si quería llegar al siguiente nivel, sentía que lo haría por mi cuenta".

Empezó el lanzamiento de peso en 2018 y se conectó con Armstrong, medallista de bronce olímpico en lanzamiento de peso de Canadá en 2008.


“Es un entrenador increíble... y es único con nosotros, porque yo tengo 35 y él 40, así que somos similares en edad y tenemos una comprensión de lo que es el compromiso y quizás el trabajo duro y todo eso, por lo que no tuvo que tratarme como si fuera un niño pequeño. Pudimos tener una química en la que pudimos trabajar juntos y, en última instancia, construir un equipo ganador".

Si bien Armstrong no podía estar en Tokio (los protocolos COVID-19 significaban reducir drásticamente el número de personal que viajaba), sus palabras sonaron como una grabación en la mente de Stewart en el Estadio Nacional.


"Todo de lo que hablamos fue de confiar en el proceso, salir, divertirse y dejar que suceda", dijo Stewart.

Sobresaliendo en el escenario mundial en su tercer deporte, Stewart dijo que tenía un mensaje sobre la comunidad Paralímpica y la celebración de las diferencias.


“Todo lo que las personas con discapacidades quieren hacer es encajar. No me malinterpreten, creo que todos quieren encajar. Todos quieren ser amados y todos quieren ser parte de algo”, dijo. “Pero todos somos diferentes. Parecemos diferentes, actuamos diferente, nos sentimos diferentes, lo que sea; pero debido a que todos somos diferentes, esa es una similitud que todos compartimos. En realidad no estamos solos".

Rivard, mientras tanto, nadó hacia su segunda victoria en Tokio. Ha subido al podio cuatro veces en Japón por nueve medallas Paralímpicas en su carrera.


La joven de 25 años de Saint-Jean-sur-Richelieu, Que., tocó la pared en cuatro minutos 24.08 segundos, más de cinco segundos por debajo de su propia marca anterior de 4:29.27 que estableció en 2018.


Rivard ha dominado la competencia de los 400 metros en estilo libre durante años. Una sola derrota hace dos años la motivó aún más.


“Odiaba la sensación... Odiaba la sensación de perder un evento que he estado ganando durante tanto tiempo”, dijo Rivard. “Me prometí a mí misma que nunca volvería a suceder. Durante los últimos dos años, el 95 por ciento de mi trabajo se ha destinado a esta carrera".

A Rivard todavía le quedan dos carreras en Tokio, la 100 metros de espalda y la de 200 metros combinada individual. Mientras tanto, Lakatos fue el campeón paralímpico defensor en los 100 metros; pero ha estado entrenando para más eventos de distancia en esta temporada, por lo que no estaba del todo sorprendido por su derrota ante Pongsakorn Paeyo de Tailandia, quien se adelantó en los últimos 50 metros.


“Mi tiempo estuvo bien. Es lo que esperaría ahora mismo ”, dijo Lakatos. "El mundo se ha vuelto mucho más rápido y con el tiempo que hice ya no se puede obtener una medalla de oro".

Después de quedarse sin una medalla en los Juegos Paralímpicos de 2004 y 2008, Lakatos casi se retira; pero después de tomar el 2009 para reflexionar sobre su futuro, decidió seguir adelante. El jugador de 41 años de Dorval, Que., tiene 10 medallas paralímpicas y aún le quedan dos eventos en Tokio, la competencia de los 800 metros y el maratón.


En otro lugar el miércoles, Charlotte Bolton, una joven de 18 años de Tillsonburg, Ontario, quedo sexta en la competencia de disco femenino.


En la piscina, Alec Elliot de Kitchener, Ontario, fue quinto en el evento de estilo libre de 400 metros mientras que Morgan Bird de Calgary fue sexto en la competencia de estilo libre femenina de 50 metros.


El equipo de voleibol sentado de Canadá garantizó su mejor resultado en los Juegos Paralímpicos después de una victoria por 3-0 sobre Japón. Terminaron la acción preliminar 2-1, asegurando un lugar en las semifinales donde se enfrentarán a China.


“Llegar a las semifinales de los Juegos Paralímpicos comenzó como un sueño en el 2016 en Río después de nuestro séptimo lugar”, dijo la capitana del equipo Danielle Ellis de White Rock, BC “Y después de cinco años de arduo trabajo y dedicaciónpor parte de todos los miembros de este equipo, lo logramos. Creo en cada mujer aquí y sé cuánto han invertido en competir en los Juegos Paralímpicos y estoy muy orgullosa de sentarme junto a ellas en la cancha".

El equipo de baloncesto masculino en silla de ruedas de Canadá vio desaparecer su sueño de una medalla con una derrota 66-52 ante Gran Bretaña en los cuartos de final.


El cinco veces paralímpico Patrick Anderson de Fergus, Ontario, anotó 22 puntos y 17 rebotes para los canadienses, que se aferraron a una ventaja de 10 puntos en el tercer cuarto; pero fueron superados 24-9 en los últimos 10 minutos del juego.


“No es fácil cerrar un partido contra Gran Bretaña. Lo teníamos. Pero estoy orgulloso de los muchachos, orgulloso de las mejoras, orgulloso de cómo hemos estado jugando”, dijo el entrenador Matteo Feriani. “Estoy orgulloso porque peleamos. Luchamos hasta el final. Estábamos ahí. Se los pusimos muy difícil".

Canadá juegará contra Alemania en un juego de clasificación por el séptimo lugar el viernes.


En ciclismo, Joey Desjardins de Hawkesbury, Ontario, fue octavo en la carrera de ruta masculina. Charles Moreau de Victoriaville, Que., medallista de bronce en los Juegos de Río 2016, fue décimo, mientras que Alex Hyndman de Morpeth, Ontario, finalizó undécimo.



ARTÍCULO POR: LORI EWING

FOTOGRAFÍA: HO - CANADIAN PARALYMPIC COMMITTE - SCOTT GRANT

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN DEPORTIVA