Banda ucraniana, "Kalush Orchestra", gana el festival de la canción de Eurovisión

La banda ucraniana "Kalush Orchestra" ganó el Festival de la Canción de Eurovisión en la madrugada del domingo en una clara muestra de apoyo popular a la nación devastada por la guerra que fue más allá de la música.


La Orquesta Kalush de Ucrania presentandose durante la Gran Final del Festival de la Canción de Eurovisión en el estadio Palaolimpico de Turín, Italia, el sábado 14 de mayo de 2022.
La Orquesta Kalush de Ucrania presentandose durante la Gran Final del Festival de la Canción de Eurovisión en el estadio Palaolimpico de Turín, Italia, el sábado 14 de mayo de 2022.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskyy, celebró la victoria, la tercera de Ucrania desde su debut en Eurovisión en 2003, y dijo que “haremos todo lo posible” para organizar el concurso del próximo año en la ciudad portuaria de Mariupol y agregó: “¡Una ciudad libre, pacífica y reconstruida!”.


“¡Gracias por la victoria, a Kalush Orchestra y todos los que votaron por nosotros!”, dijo Zelenskyy en una publicación en la aplicación de mensajería Telegram. “Estoy seguro de que nuestro acorde victorioso en la batalla con el enemigo no está lejos”.

El líder de Kalush Orchestra, Oleh Psiuk, aprovechó la enorme audiencia mundial, que el año pasado ascendió a más de 180 millones, para hacer un llamado apasionado a los luchadores libres que siguen atrapados bajo una planta siderúrgica en expansión en Mariupol después de su actuación.


La canción de Kalush Orchestra, “Stefania”, fue la interpretación favorita de las puestas en escena entre los 25 artistas que compitieron en la gran final. El voto público desde casa, a través de mensajes de texto o la aplicación de Eurovisión, resultó decisivo, elevándolos por encima de la estrella británica de Tik Tok Sam Ryder, quien lideró después de que los jurados nacionales de 40 países emitieran sus votos.


“Stefania” fue escrita por Psiuk como tributo a su madre; pero desde la invasión de Rusia el 24 de febrero se ha convertido en un himno a la madre patria, con letras que prometen: “Siempre encontraré mi camino a casa, incluso si todos los caminos están destruido".


Kalush Orchestra en sí es un proyecto cultural que incluye expertos en folclore y mezcla melodías folclóricas tradicionales y hip hop contemporáneo en una defensa decidida de la cultura ucraniana. Eso se ha convertido en un punto aún más destacado ya que Rusia, a través de su invasión, ha tratado de afirmar falsamente que Ucrania no tiene su propia cultura.


La petición de liberar a los combatientes ucranianos restantes atrapados debajo de la planta de Azovstal por parte de los rusos sirvió como un sombrío recordatorio de que el muy popular y, en ocasiones, extravagante concurso de canciones de Eurovisión se desarrollaba en el contexto de una guerra en el flanco oriental de Europa.


“¡Ayuden a Azovstal!, imploró Psiuk vistiendo un sombrero de pescador brillante que se ha convertido en la marca registrada de la banda entre los fans.

El batallón Azov, que se encuentra entre los últimos 1.000 defensores de la planta, envió su agradecimiento desde el laberinto de túneles debajo de la planta, publicando en Telegram: “¡Gracias a Kalush Orchestra por su apoyo! ¡Gloria a Ucrania!"


La ciudad en sí ha sido escenario de algunas de las peores atrocidades en los dos meses y medio que lleva la guerra; ya que Rusia busca asegurar un puente terrestre entre Donbas, controlado por los separatistas, y Crimea, que anexó en 2014.


La banda de seis miembros, compuesta exclusivamente por hombres, recibió un permiso especial para salir del país y representar a Ucrania y a la cultura ucraniana en el concurso de música. Uno de los miembros originales se quedó para pelear y los demás planean regresar tan pronto como termine la competencia.


Antes del concurso, Psiuk dijo que regresará a una organización de voluntarios que creó a principios de la guerra y que utiliza las redes sociales para ayudar a encontrar transporte y refugio para las personas necesitadas.


Si bien el apoyo a Ucrania en el concurso de canciones fue finalmente abrumador, el concurso permaneció abierto hasta que se contaron los votos populares finales. Con guerra o sin ella, los aficionados de España, Gran Bretaña y otros lugares que entraban en la sede del PalaOlímpico desde toda Europa animaban a su propio país a ganar.


Aún así, la aficionada a la música ucraniana Iryna Lasiy dijo que sentía un apoyo mundial por su país en la guerra y “no solo por la música”.


Rusia fue excluida este año después de su invasión de Ucrania el 24 de febrero, una medida que, según los organizadores, busca mantener la política fuera de la contienda que promueve la diversidad y la amistad entre las naciones.


De vuelta en Ucrania, en la maltratada ciudad nororiental de Kharkiv, se considera que la participación de Kalush Orchestra en el concurso le da a la nación otra plataforma para obtener apoyo internacional.


Los ucranianos en Italia también utilizaron el evento de Eurovisión como telón de fondo para un flashmob esta semana para pedir ayuda para Mariupol. Unos 30 ucranianos se reunieron en un bar de Milán para ver la transmisión, muchos de ellos con un sombrero de pescador brillante como el que luce Psiuk, en apoyo de la banda.


“Estamos muy contentos de que haya llamado para ayudar a salvar a la gente de Mariupol”, dijo la abogada Zoia Stankovska durante el espectáculo. “Y estamos bastante seguros de que van a ganar”.

El ganador se lleva a casa un trofeo de micrófono de cristal y un posible impulso profesional, aunque la primera preocupación de Kalush Orchestra es la paz.


El evento fue organizado por Italia después de que la banda de rock local Maneskin ganara el año pasado en Róterdam. La victoria lanzó a la banda con sede en Roma a la fama internacional, abriendo para los Rolling Stones y apareciendo en Saturday Night Live y en numerosas portadas de revistas con su código de vestuario típicamente sin género.


Veinte bandas fueron elegidas en dos semifinales esta semana y competían junto con los Cinco Grandes de Italia, Gran Bretaña, Francia, Alemania y España, que tienen plazas permanentes debido a su apoyo financiero al concurso.


El comentarista ucraniano Timur Miroshnichenko, quien hace la voz en off en vivo para la transmisión de Eurovisión en Ucrania, estaba participando desde un sótano en un lugar no revelado, en lugar de desde su estudio de televisión habitual.


“En el quinto o cuarto día de la guerra, dispararon contra nuestra torre de televisión en Kiev”, dijo. Para seguir transmitiendo, “tuvimos que mudarnos bajo tierra en algún lugar de Ucrania”.

Transmitir el programa de Eurovisión en Ucrania fue importante, tanto en línea como en la televisión, dijo.


“Este año, creo que es más simbólico que nunca”, dijo Miroshnichenko. Ucrania pudo participar en el concurso de música “gracias a las Fuerzas Armadas de Ucrania y la resistencia de nuestro pueblo”, dijo.


ARTÍCULO POR: PAOLO SANTALUCIA Y COLLEEN BARRY

FOTOGRAFÍA: LUCA BRUNO

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL

8 views0 comments