Bolsonaro se enfrenta a una investigación

El fiscal general de Brasil abrió una investigación preliminar sobre el presidente y el ministro de Salud del país por posible negligencia en respuesta al brote de COVID-19 en la ciudad de Manaos, según un documento visto por la agencia de noticias Reuters.


La investigación sobre Bolsonaro y su ministro de Salud, Eduardo Pazuello, sigue las solicitudes de ocho congresistas federales del Partido Comunista de extrema izquierda de Brasil para que se inicie una investigación.
La investigación sobre Bolsonaro y su ministro de Salud, Eduardo Pazuello, sigue las solicitudes de ocho congresistas federales del Partido Comunista de extrema izquierda de Brasil para que se inicie una investigación.

Ubicada en lo profundo de la selva amazónica, Manaos ha sido duramente golpeada por una brutal segunda ola de casos que ha llevado a los servicios de emergencia al límite.


Los hospitales de la ciudad se quedaron sin oxígeno en enero, lo que llevó al gobierno federal a enviar suministros de todo el país en un intento por salvar a las personas de morir asfixiadas.


La región también es el lugar de nacimiento de una variante del coronavirus, con mutaciones similares a las de Gran Bretaña y Sudáfrica, que según los investigadores es más transmisible y puede estar empeorando la situación en la ciudad.


La investigación sobre el presidente Jair Bolsonaro y el ministro de Salud, Eduardo Pazuello, revelada por el fiscal general Augusto Aras en un documento enviado al juez de la Corte Suprema Ricardo Lewandowski, sigue las solicitudes de ocho congresistas federales del Partido Comunista de extrema izquierda de Brasil para una investigación.


En el documento, Aras dijo que había comenzado una "investigación inicial". Esto puede preceder a una investigación más formal conocida en Brasil como "inquerito", un tipo de investigación que requeriría la aprobación de la corte.


“Si, eventualmente, salen a la luz indicios razonables de posibles irregularidades… se presentará una solicitud para el inicio de un 'inquerito' a la Corte Suprema”, se lee en el documento.

La semana pasada, Lewandowski autorizó la apertura de un “inquerito” sobre la conducta de Pazuello en relación a la situación en Manaus, pero esa investigación no involucra a Bolsonaro.


La administración de Bolsonaro también ha sido acusada de actuar con lentitud en la adquisición de vacunas, retrasando así su despliegue de vacunación.

Las demoras dejan a los 210 millones de residentes de Brasil vulnerables a uno de los peores brotes de coronavirus en el planeta.


Hasta el viernes, Brasil ha reportado al menos 228.000 muertes por COVID-19, solo superado por Estados Unidos, según datos de la Universidad Johns Hopkins. Ha comenzado una campaña de vacunación; pero hasta ahora menos del 0,5 por ciento de la población ha recibido la vacuna.



FOTOGRAFÍA: ADRIANO MACHADO

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN SOBRE LATINOAMÉRICA